Web cultural desde hace 11 años. Administrada por María Cabal e Inés Díaz Arriero. Hace 5 años se cambió el nombre de este humilde espacio y se mudó todo el contenido a la web actual. Sabemos que todo cuesta tiempo, trabajo y esfuerzo, así que encontrarás opiniones realizadas con todo el respeto y educación del mundo, entrevistas realizadas a personas de diversos ámbitos culturales, crónicas de eventos, etc. Somos un altavoz y colaboramos con diversas editoriales, productoras, instituciones, etc. No cobramos nada y todo lo hacemos por amor al arte y a la cultura, así que ¡Gracias por pasarte por nuestro humilde espacio y seguir Paseando a Miss Cultura
Send me a hello :)
Write to
paseandoamisscultura@gmail.com
or use the form below:

OPINIÓN DE LA CHICA DE LA TORMENTA DE MEGAN MIRANDA

La rescataron, pero jamás ha estado a salvo. Arden Maynor era solo una niña cuando desapareció durante días en una noche de tormenta mientras caminaba sonámbula. Todo el pueblo se movilizó en su búsqueda. Se organizaron grupos de rescate y se realizaron vigilias. La gente rezaba para que regresara sana y salva. Contra todo pronóstico, la encontraron viva dentro de una alcantarilla.“La chica de Widow Hills” pasó a ser un milagro viviente. Su caso se hizo famoso. Aficionados y acosadores la seguían, por eso cuando Arden tuvo la edad suficiente, cambió su nombre por Olivia y huyó. Se acerca el vigésimo aniversario de su rescate y otra vez es noticia. Olivia siente que alguien la sigue. Vuelve a caminar dormida, tal y como lo hacía cuando era niña. Una noche se despierta en su jardín y a sus pies está el cadáver de un hombre. Lo conoce de su vida anterior. Ha llegado la hora de saber lo que realmente le pasó aquella noche. El peligro no ha desaparecido.

TRADUCCIÓN: Graciela Rapaport 




La chica de la tormenta de Megan Miranda no es la primera novela que leo de esta autora, ya que hace unos tres años leí otra historia de ella y me gustó bastante.
En mi nuevo acercamiento a la pluma de Megan me he encontrado con una ambientación y unas descripciones sublimes en las que no podía parar de contener el aliento constantemente.
Es una novela tenebrosa, oscura, sombría en la que la mente es el principal personaje, pero muchos me diréis ¿cómo puede ser protagonista la mente? si, porque la memoria, los recuerdos y el pasado son importantes para que Olivia avance o no, pero también lo son para que el lector conozca lo que está ocurriendo ahora  y lo que sucedió hace 20 años.
El secuestro de Olivia y el lugar de la aparición de esta joven me parecen sobrecogedores por no hablar de las cicatrices que tiene, pero que no recuerda. 

Olivia trabaja en el hospital e incluso este edifico anodino y que todos hemos visto o estado en muchas ocasiones para aterrador visto bajo la mirada de nuestra protagonista.
Nuestro hogar que tiene que ser un lugar seguro, pues es capaz de hacer que temblemos con tan sólo poner un pie. 
La trama empieza de una forma abrupta y hasta que te ubicas puede tardar una página o dos en ofrecer algo de luz, pero una vez que terminas de leer el libro sabes el motivo de Megan Miranda para comenzar de esta forma.

Si algo admiro de los autores de novela negra, policiaca o thrillers es la forma en la que nos lían a los lectores y cómo van sacando otras nuevas tramas de la chistera.
Empezar una nueva vida y esconderte del resto del mundo puede ser una idea fabulosa y más en Estados Unidos que es un país enorme, pero Olivia está en un momento de su vida un poco caótico, ya que su madre ha muerto y empiezan a pasar cosas extrañas.
Tengo que hablaros de los personajes secundarios, puesto que tengo sensaciones encontradas con ellos, ya que aportan frescura a la trama y momentos de alta tensión, pero realmente el único que me ha llamado la atención ha sido el vecino de Olivia, ya que en muchos momentos esa tensión de la noche, de la que os hablaba antes, pues se concentra en su persona.

La chica de la tormenta es una historia ágil, adictiva y se lee en un abrir y cerrar de ojos, pero también es un libro que no sabes como acabará, ya que el final sucede muy deprisa, pero no es nada malo, puesto que es necesario que pase todo corriendo y deprisa para que el lector no se de cuenta de que ocurre hasta que se desvela todo.
Creo que este final es redondo y todavía ando pensando en ¿cómo es posible? 
¡Ganas de volver a leer a Megan Miranda!

Comentarios