8 dic. 2018

OPINIÓN DE LLÉVAME AL CIELO DE CARLA GUELFENBEIN

Los sueños de Emilia Agostini, la piloto de aviones más joven de Chile, se derrumban cuando pierde a su padre en un accidente aéreo. Después de un intento de suicidio, su familia la envía a Las Flores, un lugar donde «los chicos a quienes la vida ha puesto una prueba difícil pueden refugiarse». Allí Emilia encontrará no solo la esperanza que había perdido, sino también la amistad de Gogo, Clara y Domi, un chico sensible, una poeta y una exmodelo. Pero, sobre todo, encontrará el amor de Gabriel, un joven tan intrigante como atractivo que desaparece un día sin dejar rastro.









Emilia no solo acaba de perder a su padre, sino que además se siente responsable del accidente que acabó con su vida. Tras un intento de suicidio, su familia la interna en un centro de rehabilitación para jóvenes que sufren trastornos mentales. Allí conocerá a otras personas que cargan con sentimientos similares a los suyos y con los que poco a poco trabará amistad. También experimentará un instalove con Gabriel, el chico más guapo del centro. A partir de ese momento, ambos se obsesionarán con el otro hasta el punto de que sus recuperaciones se basarán únicamente en la meta de hacer juntos su viaje soñado. Hasta que una serie de sucesos llevan a que los padres de Gabriel lo saquen de Las Flores, sin dejar rastro posible para que Emilia le pueda localizar. Una vez fuera, Emi se centrará en buscar pistas y hacer todo lo que está en su mano para reencontrarse con su enamorado.

La novela está narrada en primera persona por Emilia y da saltos desde el presente al pasado, mientras nos describe algunas nubes que surcan el cielo.

En general, he tenido sentimientos encontrados con esta novela. La primera parte me ha gustado bastante, pero a medida que la trama se iba alejando del proceso de duelo y se iba centrando más en la historia amorosa, para mí empezó a decaer. Quizá por la sinopsis, tenía una idea equivocada de lo que me iba a encontrar y ese ha sido el principal problema, que me esperaba otra cosa muy diferente.

Dentro de la trama romántica, lo que más me ha gustado han sido las especulaciones sobre la existencia de Lemuria y la desaparición de Amelia Earhart. Me ha parecido muy interesante, aunque no creo que se haya aprovechado del todo.

También me han gustado los personajes, especialmente los secundarios, porque todos son diferentes, con sus propias preocupaciones, problemas y formas de resolver lo que la vida les pone por delante.

El final me ha dejado muy fría porque acaba de una manera tan brusca que casi me dio la sensación de que a mi ejemplar le faltaban páginas o algo así, pero no.

A pesar de todo, Llévame al cielo es una novela muy fácil de leer, entretenida y con alguna que otra reflexión profunda. Una historia juvenil sin muchas pretensiones, en la que se tratan muchos temas de forma superficial (trastornos mentales, duelo, amor, amistad, sentimiento de culpa, esperanza, la presión por no defraudar a los otros…), sin ahondar demasiado en ninguno de ellos.

—Opinión de Inés Díaz Arriero—

5 dic. 2018

ENTREVISTA A JESÚS CAÑADAS


Berlín 1912. Cuando la madre de Athenea von Hammerstein desaparece en una excavación en Egipto, su padre parte en su busca. Pronto Athenea descubrirá que también este está en peligro. Para salvar a sus padres, partirá con Mehdi, el hijo de su institutriz turca en un alocado viaje. Se tendrán que enfrentar a piratas, saqueadores, poderes mágicos, contrabandistas, espíritus antiguos, tumbas subterráneas, ejecuciones en alta mar y, por fin, a la enemiga más peligrosa de todos: Cornelia von Hammerstein, su pérfida abuela.

La entrevista contiene spoilers*




-Fotografía de mi autoría
4 dic. 2018

OPINIÓN DEL 32º CERTAMEN COREOGRÁFICO DE MADRID


El 32º Certamen Coreográfico de Madrid se ha celebrado la semana pasada y ha sido mi primera incursión en un evento de tales magnitudes.
No soy una erudita en la danza y me muevo un poco por lo que me hace sentir lo que estoy viendo en vivo y en directo y aunque tuve el honor de ver a 12 talentosos creadores/as os voy a contar los que más me dejaron una huella o las sensaciones que tuve con esas coreografías se me han quedado en la mente.

Empezaré hablando de los favoritos del público y de mis favoritos y Arnau Pérez de la Fuente, con el trío Young Blood se metió a la gente en el bolsillo por la música tan original y por los movimientos y la energía que transmitía. Un trío que con movimientos de dance street como yo llamo a hip-hop, break dance...movimientos latinos e incluso con algún paso de baile de moda se atrevieron a contar una historia en donde se veían subidas, caídas, a los amigos todo un sin fin de cosas que a lo mejor pasaron desapercibidos o la gente se fijaba en otros aspectos.
Me fije en algo que me encanto en los pantalones color sangre y camiseta negra y en un momento en el que el escenario se empezó a oscurecer y como resaltaban ellos y los pantalones el color y fue espectacular.
Me gustó el hecho de que el trío a veces hacia movimientos en cadena y otras veces alguien del trío tomaba la voz cantante y el resto le seguía, los tres como que contaron su historia al público.
Las sirenas que en algún momento sonaron durante la coreografía intuías algunas cosas que estaban sucediendo pero sinceramente la música original fue una buena elección creo que se me iban los pies y me hizo introducirme en esta coreografía de lleno.

Alberto Almazán Tavero, de la Compañía La mínima con el trío Quiénes es otro claro ejemplo de que con una buena canción me tienen ganada, ya os comento que otros críticos más entendidos que yo se fijarán en otros aspectos de la coreografía pero a mí me gano la música elegida y como ellos cuentan con frescura y soltura se movían por el escenario y también al igual que en la coreografía anterior que podéis ver la foto tengo recuerdos de algunas figuras, pasos que han creado , con esta pieza me encantaron todos los momentos el hecho de ver a los tres bailarines ir uno a uno poniéndose en fila y empezar a levantar la mano al compás de la música uno tras otro...a mí particularmente me invitaban a bailar, a sumarme al escenario. Particularmente me gusto la frescura y el buen rollo que crearon en torno a su pieza.
Otra de las cosas que me llamó la atención y me gusto mucho es como a veces en "Quienes" vemos al trío juntos y en otras ocasiones por separado, como algunas cosas las hacen juntos y otras sin el grupo. Por lo que me transmitieron tienen gestos de amigos, creo que habla sobre la amistad, relaciones humanas que de algún modo van y vienen...
Me encanto la sencillez pero a la vez la frescura que transmitían.

La tercera pieza que me gustó mucho y disfrute fue la de la Cia de Silvia Batet con Pas de Carla, Iris, Cristina y María.
Cuatro bailarinas que utilizaron mucho los brazos y manos como un enganche al espectador a su coreografía, además la percepción mía, no se si me equivoco parecía que en algunos momentos hacían figuras de cisnes, también como formaban figuras geométricas y como utilizan el suelo como segunda piel de su coreografía, la segunda parte es cuando se levantan y empiezan a utilizar como decía anteriormente las manos y brazos.
Es una coreografía con tintes clásicos dentro de lo moderno y me gustaron los movimientos simples y al mismo complejos que hicieron. Por lo que percibí eran cuatro bailarinas y cada una en algunos instantes tenía su propia forma distinta de moverse que la otra y que la otra, como si formasen un grupo pero al mismo tiempo estas cuatro personas fuesen distintas.

La penúltima coreografía que me llamó la atención y me gusto mucho fue Paloma Muñoz Luengo, de la Compañía Siberia, con el quinteto La piel vacía la unión perfecta de utilizar un vestuario que se acoplase a la obra como si fuese una segunda piel y además que al tocarla emitiese como si esta piel emitiese sonidos, aparte que ellas también introdujesen a la obra sonidos de ladridos realizados por ellas me pareció una obra coreográfica muy completa y compleja en mi percepción o forma de verla porque además es que la unión de todo era perfecta y podría a lo mejor por algún detalle no acoplarse o no bien y poderla liar pero fue algo que llamó mi atención.
Algunos momentos fueron hipnóticos y pensabas ¿Y después que seguirá? y otros pensaba ¿a qué viene ese ladrido? ¿es metafórico? pero de algún modo llamaba la atención del espectador porque esta bien sacar a esa persona que esta en la butaca viendo danza de su ensoñación y hacerles despertar y que se hagan preguntas respecto a lo que ven.

Belén Bouzas, Diego M. Buceta, Fran Martínez, de la Compañía Prácido domingo, con el trio No hay que ser una casa para tener fantasmas. Os confesaré que de mis cinco piezas favoritas de este certamen esta es la que más me ha descolocado y todavía me persigue. Estéticamente es fascinante y metafóricamente hablando porque ya el título te deja perpleja y te hace pensar ¿Qué nos mostrarán? Las melodías de lluvia, de niños riéndose, de quietud y calma te sumergen en una especie de trance, te quedas mirando la obra como hipnotizado y vas viendo como el suelo se convierte en otro personaje más, como si el suelo o la imitación a la tierra te atrape.
Todos tenemos cargas y fantasmas del pasado, presente y del futuro pero personalmente me parecía todo tan metafórico que me seducía y todavía me seduce la idea de averiguar más cosas de la pieza, es de esas veces que vas al cine, teatro o escuchas una canción y se te queda en la retina porque la imagen o la idea es tan potente que dices ¡Madre mía! pues todavía ando dándole al coco.


Tuve la ocasión de ver piezas en estado de germen como la ganadora este año del  ‘Me, Myself and I’
que fue Jeta de David Vilarinyo , la cual ha ido creciendo de como la conocí a como la he visto finalmente en estos días o la de Julia Zaccagnini Kn0w y0ur 4ngl3s- 1Post-Internet’ que su pieza en estado de germen o de creación me ha gustado mucho al igual que la de David por su frescura y por saber jugar en la danza junto al internet y las dos realidades y la pieza de David me gustó mucho por su frescura por su jeta no se si llamarlo así pero si por su improvisación, por llevar al espectador a su terreno de ¿Esta de broma o no? 

Sin desmerecer al resto de piezas y al resto de creadores/as, bailarines/as creo que estas representan algo que me encantaría y es que la danza contemporánea fuese para todos los públicos y que todos se acercaran/ acercasen alguna vez a ver muestras, piezas en estado de creación....que la danza no es aburrida y la danza es algo que culturalmente hablando se debería de ir inculcando en colegios, institutos como algo obligatorio y me consta que hay varios proyectos que trabajan con adolescentes en horas lectivas y a estos chicos/as la danza les cambia la vida, es igual eso de que ojala pusieran un cortometraje antes de un largometraje...lo mismo con la danza.



-Fotografías de mi autoria
3 dic. 2018

OPINIÓN DE YELLOW PLACE DE LA KOR'SIA


Dentro del Certamen Coreográfico de Madrid y como compañía invitada el 30 de noviembre pude ver Yellow Place de la compañía de danza K´orsia y os diré que me dejo fascinada, maravillada y feliz de haber podido comprobar "in situ" lo que había escuchado de esta talentosa compañía.
Al salir lo comentaba con una amiga y es que K´orsia es una compañía muy completa, en donde la delicadeza de sus movimientos, el verles jugar con la expresión de su rostro y unir todo esto a como nos cuentan contar una historia me encantó.
K´orsia es una unión perfecta entre el ballet clásico y la danza contemporánea , la elegancia de lo clásico y el desparpajo de lo moderno unido de forma increíble, como si estuvieras viendo un cuadro del renacimiento cobrar vida.

Llevo poco más de un año, poco a poco dejándome seducir por el mundo de la danza, cada compañía es un mundo y todas son distintas, con su sello de identidad propio, pero luego llega la K´orsia y te empiezan a narrar sin palabras cosas y solo puedes quedarte embobada mirándoles.
Cuando están sobre el escenario y caminan es como si estuviesen flotando, además como decía antes su expresividad o su trabajo con la dramaturgia que seguramente habrán hecho es una delicia y admirable.

El color amarillo o el "Yellow place" destaca y al principio cuando Antonio de Rosa aparece sumergido en la niebla llama mucho la atención, realmente no sabes a donde mirar, y es que K´orsia juega mucho con el poder de las imágenes o de las formas que tanto Antonio de Rosa como Mattia Russo realizan juntos o por separado.
Otra de las cosas que más me gustan siempre que veo un espectáculo de danza observar o mirar es el uso de una música que sea capaz también de transportarte dentro de la historia o al baile con solo cerrar los ojos, y es que cerrabas los ojos un segundo y ya estabas viajando con la mente al escenario, como si fueses un personaje que lo ve todo desde la cercanía pero siendo invisible.

El carro de la compra y como en un primer instante piensas ¿Qué pasará con él? ¿Cómo será utilizado en Yellow Place?
Pues os diré desde mi humilde opinión que es un elemento que si no estuviese en escena lo extrañaría, porque cuando lo utilizan es como si fuese otro personaje más que cobrase vida de alguna forma.

Hablo de interpretación muchas veces porque entiendo que muchas otras compañías de danza no tienen esa cualidad, no saben como explotarla o no han tenido a profesores de dramaturgia que les enseñen a transmitir.
Tengo ganas de conocer más obras de K´orsia, te dejan con ganas de saber como afrontan el reto de unir teatro, danza... y como van tejiendo a esos personajes y creándolos porque tiene que haber sido de lo más enriquecedor.
Por lo que percibí de esta obra nos habla de mirar al otro, de ver a la otra persona, de crecer junto a esa otra persona y los personajes van pasando por situaciones o etapas de la vida.
Pero desde mi humilde opinión si queréis empezar o estrenaros en el mundo de la danza K´orsia es vuestra oportunidad perfecta.



-Fotografías de mi autoría
28 nov. 2018

OPINIÓN DE TIZA DIRIGIDA POR BLANCA OTEYZA


Un matrimonio feliz elige colegio con ilusión para su pequeño vástago porque están convencidos que es un genio y hará grandes cosas en la vida. Tres años de preescolar y seis de primaria terminarán pasando factura al matrimonio. Tiza es una obra que habla de profesores, de padres, de amor, desamor, frustración, colegios privados y públicos, extraescolares, deporte, deberes, mano dura, imaginación y sobre todo… de un pobre niño que no pronuncia la “r” y tiene la mala suerte de llamarse Roberto Revuelta Romo.


Tiza con un humor mordaz, sarcástico y muy actual enganchará desde el segundo uno al espectador y le cautivará.
Es una obra muy actual donde profesores y padres por separado van narrando sus problemas, sus pesares, sus alegrías, sus preocupaciones e inquietudes y como todo esto se dice en voz alta y sin pelos en la lengua padres, profesores y alumnos que vayan de nuevo a la escuela se sentirán identificados con miles de cosas que se cuentan en esta obra de teatro.
Me ha encantado como el punto de vista de profesores y padres se ven por separado y como el espectador va sin apenas pestañear viendo como opinan unos y otros y a veces se queda sin respiración pensando ¿Y ahora como sigue?

Me encanta también el punto de vista que en esta obra se puede observar como es el de una profesora con experiencia, un profesor recién salido de la universidad y que empieza a dar clases en un colegio privado de esos con mil actividades....y unos padres primerizos que quieren lo mejor para su hijo, que miran en su futuro y le inscriben en ese colegio trilingüe, con mil actividades... Por lo que en tiza
podremos ver la obra desde varios prismas y es fabuloso, original y está muy bien pensado.
En tiza se tocan todos los palos o mejor dicho no es una obra contra "x" o contra "y" es una obra en en donde los padres opinan, profesores opinan y se habla de los examenes de los alumnos/as, de los deberes, de lo que se estudia....de todo un poco y sin dejarse nada por el camino pero el encanto de tiza reside en que es una obra de teatro actual, fresca y original.

Álvaro Sotos, Clara Galán, Marcos Orengo y Cayetana Oteyza son el alma de este colegio no tan ficticio como muchos pensaréis, cada uno en su rol son capaces de cautivar al público y llevarles a su terreno, el público se pone en la piel de cada uno de ellos pero Doña Covadonga para mí sin duda ha sido el personaje que más me ha atrapado, la que deseábamos que hablase porque con su experiencia, sus años en la enseñanza y su forma de ser, se disfrutaba cada vez que hablaba.
Para mí tiza ha sido un verdadero descubrimiento , de esas obras de teatro que volvería a ver cuantas veces hiciese falta y que he recomendado nada más salir de los teatros Luchana , porque es única.
Ya sabéis que cuando algún libro, película, exposición...me encanta tengo la impresión de quedarme corta expresando mi humilde opinión.
Pero yo que vosotros me iría a verla arreando que es gerundio porque es una pequeña gran sorpresa de la cartelera teatral de Madrid.