Web cultural desde hace 11 años. Administrada por María Cabal e Inés Díaz Arriero. Hace 5 años se cambió el nombre de este humilde espacio y se mudó todo el contenido a la web actual. Sabemos que todo cuesta tiempo, trabajo y esfuerzo, así que encontrarás opiniones realizadas con todo el respeto y educación del mundo, entrevistas realizadas a personas de diversos ámbitos culturales, crónicas de eventos, etc. Somos un altavoz y colaboramos con diversas editoriales, productoras, instituciones, etc. No cobramos nada y todo lo hacemos por amor al arte y a la cultura, así que ¡Gracias por pasarte por nuestro humilde espacio y seguir Paseando a Miss Cultura
Send me a hello :)
Write to
paseandoamisscultura@gmail.com
or use the form below:

OPINIÓN DE LA PARÁBOLA DE LOS TALENTOS DE OCTAVIA BUTLER

Publicada originalmente en 1998, el mensaje de esperanza y resistencia frente al fanatismo de esta profética novela es más relevante que nunca. En 2032, tras perder su hogar y su familia, Lauren Olamina estableció una pacífica comunidad en el norte de California, basada en su fe recién fundada: Semilla Terrestre. En ella ofrece refugio a los marginados y perseguidos por la administración de Jarret, un presidente ultraconservador que promete «hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande». En una nación cada vez más peligrosa y dividida, la subversiva colonia de Lauren, una facción religiosa minoritaria dirigida por una joven mujer negra, se convierte en un objetivo del reinado de terror y opresión de Jarret. Años después, Asha Vere lee los diarios de su madre, Lauren, a la que nunca conoció. Buscando respuestas sobre su propio pasado, trata de reconciliarse con el legado de una madre atrapada entre la familia y la vocación de guiar a la humanidad hacia un futuro mejor. Con el trasfondo de un continente devastado por la guerra y un cruzado religioso de extrema derecha en la presidencia, la novela explora temas como la alienación y la trascendencia, la violencia y la espiritualidad, la esclavitud y la libertad, la separación y la comunidad en el quebrado —y escandalosamente familiar— mundo de 2032.

· Traducción de Silvia Moreno Parrado.

 

[Puede contener spoilers de La parábola del sembrador]

 

En este segundo tomo de la serie Parábolas, Octavia Butler nos sitúa a principios de la década de los años treinta del siglo XXI. Un futuro que quizá todavía parece lo bastante lejano, pero que en realidad no lo está tanto. De hecho, muchas de las calamidades que plantea ya están pasando: cambio climático, crisis energéticas, fascismo totalmente aceptado en los discursos políticos…

Mientras el mundo sigue destruido, la comunidad de Bellota, que nació con el final del anterior libro, ya está asentada. Se presenta como un lugar más o menos seguro, donde todas las personas dispuestas a convivir en armonía son bienvenidas. Quienes viven allí cooperan para educar a los niños, cultivar la comida, cocinar, mantener las casas en buen estado e incluso comenzar a comerciar con los pueblos vecinos. Cada miembro de la comunidad contribuye de un modo u otro para mantener el bienestar de todos.

Y en el centro de todo está Semilla Terrestre, la religión fundada por Lauren Olamina, en la que dios es cambio, colaboración, enseñanza, progreso… y todo ello es a su vez moldeable y está en manos de todos. Olamina sigue considerando que la misión de Semilla a largo plazo es conseguir que los seres humanos enraícen en las estrellas. Ella está convencida de lo que está haciendo, de aquello en lo que cree, pero a la vez deja ver las dudas que le rondan por la cabeza y las posibles fisuras de su credo.

Fuera de la comunidad de Bellota, el discurso fascista del candidato de ultra derecha que parece que será elegido nuevo presidente de los EEUU está ganando terreno a marchas forzadas. En torno a él han surgido grupos de «Cruzados» que se dedican a reeducar a todo aquel que consideran que se ha salido del rebaño de la «religión verdadera», construyendo campamentos que no son más que campos de concentración y esclavización. Y, por supuesto, Semilla Terrestre, como secta pagana, estará en su punto de mira.

La parábola de los talentos está planteado como un libro creado por Asha Vere, la hija de Lauren Olamina, en el que recopila amplios fragmentos de los diarios de su madre de los años 2032 a 2035, además de pequeños textos escritos por su padre, y añade breves anotaciones propias, a través de las que analiza, puntualiza y reflexiona acerca de lo que fueron sus vidas y de lo que para ella significa el legado familiar de Semilla Terrestre.

Como ya sabíamos porque la conocimos de adolescente, Lauren Olamina es de todo menos un personaje perfecto. Es compleja, tiene un montón de contradicciones que no oculta, es vulnerable y es fuerte, es compasiva, es egoísta, es inteligente y comete errores, es segura y está llena de dudas. Es un personaje complejísimo y ahora su hija trata de comprenderla, de encontrar en ella las respuestas a tantas preguntas que se ha planteado a lo largo de su vida y de, quizá, en última instancia, reconciliarse con su pasado.

Aunque parece ser que Octavia E. Butler había planteado estos libros como una trilogía, murió antes de poder escribir el tercer tomo, por lo que la historia de Lauren Olamina y Semilla Terrestre acaba aquí. De todos modos, la trama queda perfectamente cerrada.

Con La parábola de los talentos, Octavia Butler me ha vuelto a dejar con la cabeza funcionando a mil por hora. Me resulta terrorífico reconocer tantos aspectos de actualidad en una novela catalogada como distopía futurista. Es una lectura que mete el dedo en la llaga, que provoca, que hace reflexionar, que duele por dentro. No es una lectura fácil, ni cómoda, aunque sí por completo apasionante.


Opinión de Inés Díaz Arriero

Comentarios

  1. Tengo claro que tengo que leer a esta autora, que veo muy buenas reseñas de sus obras. Me gusta el aspecto crítico que señalas. Tendré que buscar el anterior libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

La nueva politica de privacidad donde encontrarás información acerca de comentarios, entradas...https://blog.paseandoamisscultura.com/2010/09/Contactme.html