Web cultural desde hace 11 años. Administrada por María Cabal e Inés Díaz Arriero. Hace 5 años se cambió el nombre de este humilde espacio y se mudó todo el contenido a la web actual. Sabemos que todo cuesta tiempo, trabajo y esfuerzo, así que encontrarás opiniones realizadas con todo el respeto y educación del mundo, entrevistas realizadas a personas de diversos ámbitos culturales, crónicas de eventos, etc. Somos un altavoz y colaboramos con diversas editoriales, productoras, instituciones, etc. No cobramos nada y todo lo hacemos por amor al arte y a la cultura, así que ¡Gracias por pasarte por nuestro humilde espacio y seguir Paseando a Miss Cultura
Send me a hello :)
Write to
paseandoamisscultura@gmail.com
or use the form below:

OPINIÓN DE EL BUEN PADRE DE SANTIAGO DÍAZ (Inspectora Indira Ramos #1)

Después de recibir una llamada de alarma, la policía encuentra en un chalé de una urbanización madrileña a un hombre manchado de sangre y un cuchillo con sus huellas junto al cadáver de su mujer.


Un año más tarde, un anciano se entrega a la policía afirmando ser el secuestrador de tres personas desaparecidas: el abogado defensor de su hijo, la jueza que le condenó y una joven estudiante que testificó en su contra en el juicio. Convencido de que los tres fueron sobornados, el hombre asegura que morirán uno cada semana hasta que detengan al verdadero asesino de su nuera y su hijo sea liberado.

La inspectora Indira Ramos, de una ética tan inquebrantable como su fobia a los microbios, solo tiene tres semanas para resolver el caso antes de que "el buen padre" lleve a cabo su macabro plan.




 

Todo el mundo hablaba de el buen padre de Santiago Díaz en el 2021, pero no me gusta seguir las modas, a la marabunta y adoro que los libros me susurren el momento exacto para leerlos.
El tiempo es el personaje principal de la novela y es un personaje hipnótico, fascinante y cautivador, aunque en algunos instantes juegue con el lector de un modo un tanto infantil, pero sin este tiempo que vuela entre las manos de los protagonistas, como que la novela estaría vacía o no hubiese tenido el sentido que tiene.
La forma en la que Santiago Díaz nos ha presentado el caso, los personajes, la trama y la historia es harina de otro costal, ya que en muchos otros libros, como que tenemos que terminar casi de leerlo para conocer los secretos de los protagonistas, pero en esta ocasión todo nos lo ha dejado claro. Sabemos el problema de Indira, lo que ocurre con el inspector Moreno, con María, etc. Aunque es una comisaria un tanto peculiar por lo que hizo India y su TOC, digamos que ninguno tiene doble cara y todos se habitúan a trabajar con Indira. Este personaje por un lado es todo ternura, es entrañable, pero me di cuenta de que es de armas tomar y conforme avanza la novela su lado más maniático, la que la impide ser feliz y hacer que los demás la descubran se va cayendo.
Dejemos de hablar de Indira y del resto de personajes de la comisaria para poner el punto de mira en la familia Fonseca: padre e hijo. ¡Tela marinera! el autor no es que se haya metido en una camisa de once varas, sino que abre un melón y siembra un montón de preguntas ante el lector ¿habríais hecho lo mismo que Gonzalo (padre)? ¿Creéis que todo vale para llamar la atención y reabrir un caso?

Otra cosa que destacaría de el buen padre son las diferentes nacionalidades y profesiones que tenemos entre manos, y es que para dar vida a todo el entramado necesitábamos diferentes personajes y puntos de vista, pero tan concienzudamente lo ha querido dejar todo Santiago Díaz que cuando hablaba Walter (de Colombia) o alguno de los italianos o de los rumanos, me daba la sensación de estar escuchándoles en mi cabeza.
Se nota que el autor es guionista, ya que la forma en la que esta narrada, los personajes, la forma en la que sucede todo es muy visual y Santiago sabe en que momento pisar el freno y cuando debe parar un poco y hacer recapacitar el lector.
No es una novela que lees rápido y adiós, personalmente, me ha dejado con muchos interrogantes y algún poso esta en mi cabeza esperando leer el segundo libro.
La corrupción está a la orden del día en este país y en muchos, pero en el buen padre me doy cuenta de que los que están en las altas esferas sociales son los que pueden manipular, tocar teclas y hacer lo que les plazca, por eso estoy feliz de que Indira Ramos , sea una aguja en un pajar, sea una persona que no se deje manipular y que por mucho que les pese al resto, sea integra y lleve hasta las últimas consecuencias todo.

He tenido una sensación un tanto curiosa mientras leía el libro y es que Santiago Díaz sólo nos nombra algunas calles, algunos lugares de Madrid y de las afueras, pero no nos describe demasiado por los lugares en los que se mueve Noelia, donde vive Indira, etc. El autor nos traza un mapa indicando zonas, pero no se para en esos detalles nimios, prefiere pararse en describirnos la cárcel, los diálogos que tiene  Gonzalo con Walter, etc.
En muchos libros me agobian los giros que se meten con calzador y sin motivo, pero he adorado esos giros insospechados, inesperados que aparecen de la nada y que nos dejan alucinando. El autor no da puntada sin hilo y todo lo deja atado ¿o no? 
Deja el primer libro abierto y con incógnitas que supongo que iremos conociendo en la segunda parte de la inspectora Indira Ramos.
El buen padre me ha gustado por la crudeza de la historia, de las narraciones y de las voces que me han acompañado en este libro, también me ha cautivado por unos personajes que se salen de lo común, se hacen preguntas e intentan mejorar, aunque para algunos la idea de la justicia y de la rectitud no se basa en delatar. Esta novela no se para a regodearse en los detalles macabros o duros, sino que golpea con las palabras, con lo que los protagonistas van descubriendo. Uno de mis mejores libros del 2022.

Comentarios