Web cultural desde hace 11 años. Administrada por María Cabal e Inés Díaz Arriero. Hace 5 años se cambió el nombre de este humilde espacio y se mudó todo el contenido a la web actual. Sabemos que todo cuesta tiempo, trabajo y esfuerzo, así que encontrarás opiniones realizadas con todo el respeto y educación del mundo, entrevistas realizadas a personas de diversos ámbitos culturales, crónicas de eventos, etc. Somos un altavoz y colaboramos con diversas editoriales, productoras, instituciones, etc. No cobramos nada y todo lo hacemos por amor al arte y a la cultura, así que ¡Gracias por pasarte por nuestro humilde espacio y seguir Paseando a Miss Cultura
Send me a hello :)
Write to
paseandoamisscultura@gmail.com
or use the form below:

OPINIÓN DE LA NIÑA CUERVO DE JOSEPH ELLIOTT

Incluso en un mundo de sombras, se puede hallar la esperanza…

Agatha y Jaime consiguen rescatar a su clan y regresar a Skye como héroes, pero lo que allí les aguarda no es lo que esperan, y cuando ella descubre una amenaza para su pueblo, libera involuntariamente un poder terrible que podría acabar con todos los seres vivos de la isla. En ese momento, Agatha y Jaime habrán de recurrir a viejos y nuevos aliados, y a una antigua magia arcana que podría ser su única posibilidad de supervivencia.

Mientras tanto, Sigrid, una chica norvega dotada de una memoria prodigiosa, viaja a la corte de Ingland, donde se está formando una alianza peligrosa que pronto dirigirá sus vengativos planes hacia Skye. Sigrid tendrá que arriesgarlo todo para hacer frente a un amenazador ejército de sombras.

Acompaña a Agatha, Jaime y Sigrid en esta extraordinaria continuación de la épica trilogía Sombras sobre Skye.

 

· Traducción de Mercedes Guhl

 

[CONTIENE SPOILERS DE LA NIÑA HALCÓN]

 

Agatha y Jaime consiguieron rescatar y llevar a su clan de vuelta a la Isla de Skye, pero su enclave sigue ocupado por las gentes de Raasay, así que no les ha quedado más remedio que instalarse en el enclave del Clann-na-Bruthaich, mucho más al sur al de la isla. Y, aunque en principio son bienvenidos, las tensiones propias de la convivencia y la escasez de recursos están empezando a crear ciertas tensiones entre algunos de los anfitriones y los huéspedes.

Por si esto fuera poco problema, todo se transforma en una locura cuando un plan trazado con las mejores intenciones termina con un accidente que libera a los temibles sgáilean o, como los llama Agatha, las cosas de sombra.

A partir de entonces, ambos clanes deberán unir fuerzas para proteger los límites del enclave y buscar un modo de acabar con estas terribles criaturas que aprovechan la oscuridad para atacar a cualquiera que se ponga en su camino. Mientras tanto, Jaime tendrá que regresar a tierra firme en busca de la única persona capaz de ayudarlos a liberarse de los oscuros ataques.

A la vez que todo esto sucede, desde Norvega se está preparando una nueva amenaza que pretende acabar con todos los habitantes de Scotia y en especial de la isla de Skye. La pequeña Sigrid será comprada para hacer de lazarillo del rey de Norvega y emprenderá junto a él y su séquito un viaje hacia Ingland, donde esperan aliarse con el gobierno para hacer que el ataque sea letal. Conocedora de todo el plan, Sigrid tendrá que encontrar la manera de avisar para salvar a toda la isla. Pero el trayecto no es nada fácil y alguien le pisa los talones.

Igual que en primer tomo, Joseph Elliot reparte la narración entre los protagonistas, en este caso tres, que se van alternando los capítulos para ir contando su historia. En este libro, además, al vivir cada uno de ellos su propia aventura, este recurso resulta incluso más efectivo, pues convierte el libro en una novela coral, en la que cada uno de los héroes está viviendo su propio viaje, creciendo y conociéndose mejor a sí mismo, hasta terminar por volverse a reunir en la trama central.

Los tres personajes principales son maravillosos, verdaderos héroes, cada uno a su manera, aprovechando sus habilidades e incluso lo que, a primera vista, son sus debilidades.

Agatha sigue siendo esa heroína fuerte, valiente, ingeniosa, sensible y tierna. Y, por supuesto, mantiene su temperamento tan inquebrantable como siempre. Aunque tras su gran hazaña las personas de su alrededor la tienen más en cuenta, todavía hay quien la considera más débil y menos valiosa que el resto debido a que es una niña con diversidad funcional. Pero Agatha sabe que vale tanto como los demás, por supuesto. Ella quiere ayudar, quiere ser útil y luchar al lado del resto del clan. Pero no todos los héroes llevan espada y Agatha aprenderá que su astucia, su bondad y su generosidad pueden ser mucho más poderosas que el filo de un arma.

A Jaime le he adorado muchísimo en este segundo libro. Se ha hecho mayor y está aprendiendo a lidiar con una maraña de sentimientos que todavía no es capaz de gestionar, pero que aun así sabe que están ahí. Poco a poco está ganando valentía y confianza en sí mismo, aceptando que él también puede aportar cosas valiosas a su sociedad e incluso descubrirá algo de sí mismo que desde luego no se esperaba nadie. Su viaje a tierra firme es un viaje físico, con una misión material, en el que tendrá que enfrentar peligros reales y luchar contra unas criaturas aterradoras, pero al mismo tiempo es un viaje por su interior, en el que se planteará preguntas a sí mismo y se cuestionará quién es, hacia dónde se dirige y qué es todo eso que siente por dentro.

Por último, pero no menos importante, tenemos a Sigrid. Una niña de apenas doce años que vive en Norvega bajo el techo de una madre alcohólica que la trata como una esclava y que no dudará en venderla por unas pocas monedas para gastarse en bebida. A partir de ese momento Sigrid se convertirá en los ojos del mayor villano del país, pero todo lo que ha aprendido durante su vida la ha preparado para eso y mucho más, pues en sus manos está el futuro de Scotia y de todos los habitantes de Skye. Me ha gustado su descaro, su inteligencia y su sensibilidad, todas ellas cultivadas en un ambiente que podría haberla echado a perder fácilmente.

También ha sido muy bonito reencontrarse con los jinetes de bó y conocer mejor a Aileen, sobre todo al verla desde los ojos de Agatha.

La niña cuervo es la continuación perfecta para Sombras sobre Skye. No es en absoluto el típico libro de transición del que pecan a veces las trilogías, sino que mantiene la misma carga narrativa del primero, funcionando por sí solo de maravilla, exactamente igual que pasaba con La niña halcón. Tenemos tensión, aventura, acción, magia, pasajes oscuros, momentos tiernos entre los personajes, altas dosis de fantasía, una ambientación que me encanta y unos héroes a los que no quieres soltar nunca porque es imposible no quererlos.

Ya me gustó mucho con el primer acercamiento, pero con este segundo puedo confirmar que Joseph Elliott me parece un escritor extraordinario, que sabe dosificar los picos de tensión para mantener el ritmo de la narración durante todo el libro, salpicando momentos entrañables e incluso divertidos para dejarnos tomar aire cuando lo necesitamos y que entiende perfectamente lo que sienten sus personajes.

Sombras sobre Skye se ha convertido ya en una de mis trilogías favoritas de fantasía juvenil. La ambientación, la trama y los personajes empastan tan bien que confío plenamente en que, cuando llegue el momento de leer el último tomo, será el cierre que la historia necesita. Han quedado muchos frentes abiertos, los personajes todavía van a crecer más y a nosotros nos quedan muchas emociones que vivir con ellos.

Opinión de Inés Díaz Arriero

Comentarios