Web cultural desde hace 11 años. Administrada por María Cabal e Inés Díaz Arriero. Hace 5 años se cambió el nombre de este humilde espacio y se mudó todo el contenido a la web actual. Sabemos que todo cuesta tiempo, trabajo y esfuerzo, así que encontrarás opiniones realizadas con todo el respeto y educación del mundo, entrevistas realizadas a personas de diversos ámbitos culturales, crónicas de eventos, etc. Somos un altavoz y colaboramos con diversas editoriales, productoras, instituciones, etc. No cobramos nada y todo lo hacemos por amor al arte y a la cultura, así que ¡Gracias por pasarte por nuestro humilde espacio y seguir Paseando a Miss Cultura
Send me a hello :)
Write to
paseandoamisscultura@gmail.com
or use the form below:

OPINIÓN DE MI ABUELO TENÍA UN HOTEL DE DANIEL NESQUENS

En un hotel suelen suceder cosas de todo tipo. Pero el hotel Eloísa, además, tiene un magnetismo especial para atraer a huéspedes muy singulares: hombres, mujeres, niños, niñas irán alojándose en este sorprendente lugar. Desde un hombre disfrazado de salchicha a un distinguido caballero dispuesto a alquilar todas las habitaciones, una para cada noche.

El hotel del abuelo tiene una clientela tan peculiar que en él se dan las situaciones más estrambóticas.













Mi abuelo tenía un hotel de Daniel Nesquens me ha resultado una lectura nostálgica, divertida y con recuerdos originales. El hotel es el protagonista junto a los huéspedes y las vivencias de estos.
Esta novela personalmente me ha removido mucho, ya que mis abuelos tenían un hotel y aunque sigue operativo y sigue en pie, como que no es lo mismo.
Todas las historias del hotel de mi abuelo las conozco por la memoria de mi madre y de otras personas, pero leer este libro, creo que ha sido una vuelta a la memoria familiar.

Daniel Nesquens con una narración ágil, pero llena de descripciones da vida al hotel, a sus inquilinos y a sus dueños.
Es un libro tan visual que el lector se sentirá parte de esta historia tan especial y es que en mi abuelo tenía un hotel todo es tan mágico que abruma.
La vida esta llena de personas que entran y salen de nuestras vidas dejando recuerdos inolvidables o no. Creo que el autor lo que ha querido hacer es un paseo por la memoria de nuestros mayores, por sus recuerdos y por todo lo que ahora se sabe o se siente nostálgico con el paso del tiempo.


Las ilustraciones de Bea Enríquez son el complemento perfecto a la lectura de este libro.
Hay unos versos que el abuelo escribe a lo largo y ancho de la historia y aportan frescura a la historia, además de unir dos géneros literarios en un sólo libro.

Creo que lo que quería hacer el autor es ponernos en la piel de los abuelos, pero también en la diversidad de los clientes.
Cada persona somos de nuestra madre y nuestro padre: somos distintos y plurales, así que el autor ha querido dar voz a personas peculiares que harán nuestras delicias.


Me ha hecho ilusión leer otra novela con abuelos como protagonistas y como voces de la historia, también me he enamorado del estilo narrativo y de las fotografías que el lector va capturando mientras lee.
Hay algunas metáforas en mi abuelo tenía un hotel, pero están camufladas en pájaros disecados, en pasteles de manzana y otras cosas...


Comentarios