Search

Bienvenid@s a la Web Paseando a Miss Cultura. Web que nació el 15 de mayo de 2009 y que quizás muchos de vosotr@s la seguíais por Soycazadoradesombrasylibros. En el 2016 decidí cambiar el nombre, pero con la misma identidad, cariño y amor a la cultura.
En la web estamos la escritora Inés Diaz Arriero y servidora Miss_Cultura o María.
Nos guste o no...un libro,película,serie...lo tratamos con todo el respeto y educación. Somos conscientes de que detrás de ese proyecto y trabajo hay mucho esfuerzo, dedicación y tiempo detrás.
Larga vida a la Cultura.

Send me a hello :)

OPINIÓN DE EL SÍNDROME DE BERGERAC DE PABLO GUTIÉRREZ

Yo era una chica tan común como cualquier otra. Iba a clase, discutía con mis padres, amaba incondicionalmente a mis amigos y, de vez en cuando, me enamoraba de quien no debía, como le pasa a todo el mundo. No había nada novelesco en mí, nada heroico que mereciera un puñado de páginas, y por eso esta historia no tratará de mis padres ni de mis colegas ni de mis enamorados; no tratará sobre la rutina de una estudiante de Bachillerato que se aburre en el instituto... Esta historia tendrá una sola protagonista y esa protagonista será una nariz. Una nariz célebre, desproporcionada. La nariz de un héroe nacido en Bergerac y de nombre Cyrano.

 




Velia es una adolescente bastante común, un poco ingenua, muy Potterhead y que se siente abrumada por todo lo que se le ha venido encima de repente: asignaturas optativas que elegir, planes de futuro que trazar, nuevos sentimientos con los que lidiar, problemas a los que no sabe cómo enfrentarse… Vamos, todo eso que en resumen significa hacerse mayor.

Y es precisamente en una de esas asignaturas optativas, Literatura Universal, esa que casi nadie elige porque «no mola» o «no es útil», donde su vida parecerá descarrilar por completo, pero también donde aprenderá eso de que a veces hay que perderse para poder encontrarse. Sin saber muy bien cómo ha ocurrido, los alumnos de Literatura, conducidos por los métodos de enseñanza de Lupe, se verán inmersos en la aventura de representar una versión adaptada por ellos mismos del Cyrano de Bergerac de Edmond Rostand.

El montaje de la obra será muy duro. Ya se lo dice Lupe: «El teatro es una sucesión de obstáculos que conduce irremediablemente al desastre pero que siempre acaba bien». Pero durante el proceso, estos jóvenes no solo aprenderán a colaborar y a buscar soluciones para las dificultades, sino que se conocerán mucho mejor a ellos mismos y a los demás, experimentarán lo que significa la amistad de verdad, harán frente a sus inseguridades más profundas e incluso descubrirán talentos e intereses que no sabían que tenían.

Durante las primeras páginas, mientras conocía a Lupe, la nueva profesora, pensé que me había metido en una novela de misterio, con un enigma central que los personajes tendrían que descifrar. Luego me di cuenta de que no tenía nada que ver con eso. Y al final recuperé esa idea inicial, solo que tomada desde una perspectiva totalmente distinta. Sí había un misterio que los personajes tenían que descifrar: ¿cómo se hace para pasar de ser un niño a ser un adulto?

La verdad es que, a pesar de los años que nos separan, he empatizado muy bien con Velia, pues me ha recordado muchísimo a mi yo adolescente y me ha hecho rememorar esa etapa de inseguridades llevadas al extremo, de no saber dónde encajar y de ver cómo algunos de tus amigos crecen más rápido mientras tú te quedas atrás, refugiada en las páginas de los libros como lugar seguro. Y por si esto fuera poco, todas las referencias sobre Harry Potter que aplica a la vida real hacen que la protagonista se vuelva todavía más cercana.

En general, todos los personajes son totalmente creíbles, humanos, reales como la vida misma. Aunque la trama es ficción, sí que está inspirada por una experiencia real de Pablo Gutiérrez como docente y se nota que conoce bien lo que está contando. Me ha gustado mucho que el autor presente a los adolescentes sin estigmatizar, libres de estereotipos y prejuicios tradicionalmente asociados a esa edad, ofreciendo una visión positiva, reivindicativa y, sobre todo, empática.

También me ha parecido muy inteligente el paralelismo con el Síndrome de Bergerac, un trastorno que, por falta de confianza o visión distorsionada de la imagen, obliga a quien lo padece a esconder sus méritos detrás de otra persona.

Ganador del Premio Edebé de Literatura Juvenil 2021, El síndrome de Bergerac es una lectura sobre la magia del teatro, el amor por la literatura, el poder de las palabras y la fuerza de la imaginación, pero también sobre crecimiento personal, las dificultades que van surgiendo a medida que te haces adulto, las dudas, las decisiones que abruman y sobre la necesidad de autoafirmación continua que creo que todos experimentamos durante esa etapa tan decisiva y tan complicada que es la adolescencia.

La he disfrutado mucho.

Y como siempre que leo novelas de este tipo... ¡ojalá haber tenido una profesora de literatura como Lupe! O como Pablo.


Opinión de Inés Díaz Arriero