Search

Bienvenid@s a la Web Paseando a Miss Cultura. Web que nació el 15 de mayo de 2009 y que quizás muchos de vosotr@s la seguíais por Soycazadoradesombrasylibros. En el 2016 decidí cambiar el nombre, pero con la misma identidad, cariño y amor a la cultura.
En la web estamos la escritora Inés Diaz Arriero y servidora Miss_Cultura o María.
Nos guste o no...un libro,película,serie...lo tratamos con todo el respeto y educación. Somos conscientes de que detrás de ese proyecto y trabajo hay mucho esfuerzo, dedicación y tiempo detrás.
Larga vida a la Cultura.

Send me a hello :)

OPINIÓN DE ME DESPERTARÉ EN SHIBUYA DE ANNA CIMA

Cuando Jana, de diecisiete años, llega a su soñada Tokio, desea quedarse para siempre. Pronto se convence de las consecuencias imprevisibles de su deseo: se verá encerrada siete años en el círculo mágico del bullicioso barrio de Shibuya. Mientras la versión joven de Jana deambula por la ciudad, vive situaciones extraordinarias y busca su camino de vuelta a casa, la Jana de veinticuatro años estudia Japonología en Praga. Aspira a conseguir una beca en Tokio y, junto con un compañero de estudios, se rompe la cabeza con la traducción de un cuento japonés. Escrita con una lengua amena, fresca y coloquial, la primera novela de la joven japonóloga Anna Cima trata de la búsqueda de un camino hacia una cultura distinta, de la ambigüedad del mundo real y de la trampa de un sueño cumplido.

*Traducción de Kepa Uharte.

 


Jana es una joven de Praga, apasionada de la cultura y la literatura japonesa. Desde pequeña comenzó a aprender el idioma y en la actualidad estudia Japonología en la universidad. Solo ha visitado Japón una vez, con diecisiete años, y parece que, de algún modo, su deseo de quedarse allí para siempre se cumplió.

La novela está escrita en dos tiempos. O, en tres, mejor dicho.

En primero lugar nos encontramos con la Jana del presente, que tiene veinticuatro años y estudia en Praga, su ciudad natal. Es una chica activa, inteligente, dedicada a sus obligaciones y que comparte sus ratos libres con dos amigas bastante peculiares. Además de estudiar, trabaja en la biblioteca de la facultad y ha comenzado a investigar a un autor japonés bastante desconocido, con el que se topó por casualidad gracias a un cuento publicado en una revista checa hace años. A partir de ese hallazgo, la protagonista comienza a buscar información sobre Kawashita, mientras pone todo su empeño en conseguir traducir otro de sus escritos. Sin embargo, la labor no será fácil y necesitará la ayuda de un compañero de la universidad… y de ella misma.

En segundo lugar tenemos a la Jana de diecisiete años, atrapada en las calles de Tokio, en el barrio de Shibuya. Como no puede hacer nada, porque ni siquiera puede alejarse demasiado de la famosa estatua de Hachikō, se dedica a aprender el idioma, a leer, a escuchar conversaciones y a observar la vida de los japoneses que pasan cada día por allí. A través de ella (y gracias a los conocimientos y las propias experiencias de Anna Cima, que vive en Japón), el lector puede apreciar el modo de vida y la cultura japonesa desde una visión europea.

El tercer componente de la novela son los fragmentos que Jana va traduciendo del cuento escrito por Kawashita, a través de los cuales podemos echar un vistazo a la vida del misterioso autor que ha cautivado a la protagonista.

Debo reconocer que, cuando apareció por primera vez esta parte del texto, tuve un pequeño tropiezo y me tocó leer la misma página tres veces hasta que entendí de lo que se trataba, pues la única diferencia de maquetación es una pequeña línea horizontal al inicio, que me pasó desapercibida. Una vez me di cuenta, la lectura siguió fluyendo sin ningún problema más.

«El cuento, que presenta a un escritor cuya alma se desdobla, me impresionó. He vivido algo así en mi propia piel. Un desdoblamiento parecido debe de sucederle a cualquiera que se sumerja en algo sin conseguir tener éxito.»

Junto a la protagonista, tenemos a sus dos mejores amigas, que aparecen brevemente en algunos momentos para sacar a Jana de la vida de Kawashita y devolverla a la suya propia. Y también nos encontramos con dos chicos, uno checo y uno japonés, que tendrán muchísima importancia en el progreso de las investigaciones de Jana.

La novela está escrita con un lenguaje sencillo y directo, con un ritmo muy ágil que hace que la trama avance de un modo muy ameno. Está dividida en diez partes y cada una de ellas en pequeños capítulos. Para mí ha sido uno de esos libros que me apetecía coger en cualquier ratito libre, incluso si apenas disponía de diez minutos para relajarme leyendo dos o tres capítulos. Y es que, además, el ambiente que ha creado la autora, para mi gusto, destila belleza y me transmitió una calma maravillosa, a pesar de que la vida alrededor de los personajes se moviera al ritmo frenético propio de las ciudades. Confieso que me puse triste cuando me di cuenta de que lo estaba terminando.

La portada me fascinó desde le primera vez que la vi y cuál fue mi sorpresa al encontrarme salpicadas por el interior algunas ilustraciones más en blanco y negro, todas ellas hechas por la autora y su hermano Igor Cimovi.

En este año en el que tanto echo de menos viajar, ha sido una especie de desahogo poder visitar Praga y Tokio de la mano de Jana. ¡Gracias que tenemos los libros!

Me despertaré en Shibuya es una lectura que te recomiendo mucho si te gustan las novelas que transmiten paz, las historias bellas… si te apasiona el mundo que rodea a la literatura y si amas la cultura japonesa.


Opinión de Inés Díaz Arriero

Comentarios

  1. Pues pensaba que no me ibas a convencer, pero al final lo has hecho. Apuntadita me la llevo.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado este libro, buena crítica!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

La nueva politica de privacidad donde encontrarás información acerca de comentarios, entradas...https://blog.paseandoamisscultura.com/2010/09/Contactme.html