Search

Bienvenid@s a la Web Paseando a Miss Cultura. Web que nació el 15 de mayo de 2009 y que quizás muchos de vosotr@s la seguíais por Soycazadoradesombrasylibros. En el 2016 decidí cambiar el nombre, pero con la misma identidad, cariño y amor a la cultura.
En la web estamos la escritora Inés Diaz Arriero y servidora Miss_Cultura o María.
Nos guste o no...un libro,película,serie...lo tratamos con todo el respeto y educación. Somos conscientes de que detrás de ese proyecto y trabajo hay mucho esfuerzo, dedicación y tiempo detrás.
Larga vida a la Cultura.

Send me a hello :)

ENTREVISTA A JAVIER SIERRA (POR EL SECRETO DE PANDORA)

© Carlos Ruiz


Hace veinticinco años Javier Sierra (Teruel, 1971) decidió buscar respuestas a grandes preguntas a través de la escritura. Desde entonces ha dado a imprenta once obras. Esta, la duodécima, asegura que es la más especial de todas.  
Tras merecer el Premio Planeta con El fuego invisible y convertirse en el único autor español cuyas novelas han llegado al top ten de los más vendidos en Estados Unidos, Javier Sierra se enfrenta ahora al gran desafío del origen de la vida. El mensaje de Pandora se lee como una revelación. Un relámpago en mitad de la noche. 
Autor de obras tan populares como La cena secreta, El maestro del Prado, La dama azul o El ángel perdido, su literatura se lee hoy en 44 países. Es hijo predilecto de su ciudad natal y la Biblioteca Pública de Teruel -en la que se custodia su legado como escritor, periodista y director de series de televisión recientes como Otros mundos- lleva su nombre. 

El día que Arys cumplió dieciocho años recibió esta extraña carta. Le llegó desde Atenas envuelta en papel de estraza con el apremio de que debía leerla de inmediato. Escrita en circunstancias excepcionales, en ella su tía evoca el último viaje que hicieron juntas por el sur de Europa y le confía un secreto que llevaba eones guardándose: que los antiguos mitos esconden la clave para comprender el origen de la vida, las enfermedades e incluso nuestro futuro.
Basándose en investigaciones de importantes científicos y premios Nobel, Javier Sierra ha escrito una fábula lúcida, deslumbrante, que expandirá nuestro punto de vista sobre las cuestiones que de verdad están llamadas a alterar el equilibro de nuestra civilización.
Estamos ante un relato que es a la vez apasionante, tierno y oportuno. Uno que nos adentra de forma esperanzadora en la historia de nuestra civilización a través de sus cambios más críticos y que nos recuerda las soluciones que la humanidad siempre encontró para sortearlos. «Es la carta que todos necesitamos leer para ponernos en marcha, para no rendirnos ante la adversidad. Su mensaje está lleno de intriga, pero también de futuro», asegura Javier Sierra.
El mensaje de Pandora encierra, en forma de novela, toda la sabiduría que la actual crisis nos puede reportar, ya que ofrece claves que hasta ahora nadie ha barajado y que no perderán actualidad, pues los personajes hablan de prosperidad, de florecimiento, de oportunidad, de vida. 


- Los dioses Osiris, Enlil, Oannes, Viracocha o Deméter mostraron a los humanos qué cultivar. ¿Qué dioses nos deberían mostrar las cosas hoy?

---Tengo la sensación de que esos dioses hace tiempo que se han olvidado de nosotros. Muchos antiguos mitos nos explican que nos desconectamos de ellos después de que la inteligencia se instalara en nosotros. Zeus trató de destruirnos enviándonos la caja de Pandora cuando supo que Prometeo robó el fuego (léase la razón, la conciencia) y nos la entregó. Y en el Paraíso del Génesis nos expulsaron cuando ingerimos la fruta del árbol prohibido, ese que llama el texto también “de la ciencia, del bien y del mal”. Así que, solos, no nos queda otro remedio que sustituir a esos dioses por la razón y el ingenio.

- Me gustó mucho el mito de Io, había escuchado la primera parte, pero no su vinculación a Egipto ¿por qué crees que este mito y otros se pierden en el olvido?

---Contra lo que se piensa habitualmente, los mitos son historias vivas. No nacieron como palabra escrita. Surgieron en tiempos anteriores a la invención de la escritura y fueron adaptándose con cada nuevo narrador, con cada nueva generación. Eso explica su permeabilidad, que se modifiquen en función de los lugares o los pueblos. Cuando llegó la escritura se fijaron sobre un soporte, pero perdieron esa virtud de enriquecerse que les daba la oralidad. Y al fijarse, nos relajamos. Empezamos a confiar en que esas historias estaban en los libros y que ya no hacía falta memorizarlas o transmitirlas… ¡y hemos terminado por olvidarlas! ¿Quién lee hoy a los clásicos? Muy pocos, créame.

- ¿Qué pasaría en el mundo si el miedo no existiese?

---El miedo es un mecanismo de supervivencia. Tiene que ver con el instinto de estar vivos y existe porque hay peligros ahí fuera de los que conviene protegerse. En su justa dosis, es bueno. Lo malo es si se multiplica sin control, porque nos paralizaría. Sabiendo eso, le responderé: si el miedo no existiera sería porque ya no habría amenazas que temer… o porque estemos muertos.
- La expresión “cito, longe fugeas, tarde redeas” , y que se utilizó en el pasado para una crisis, me ha dejado sorprendida ¿Qué expresión se podría utilizar para lo que estamos viviendo ahora?

---Es una buena pregunta. Propongo una: Analiza, Mantén la calma, Actúa. A-M-A.

- Tanto en la era pasada como en la actualidad, con figuras como Batman o Spiderman de la cultura popular, el ser humano sueña con metamorfosearse. Si tuviésemos la oportunidad de hacerlo realmente ¿Qué animal crees que predominaría en tal propósito? ¿Por qué?

---En realidad, la búsqueda de la fusión con la naturaleza es una consecuencia de aquel fuego de Prometeo. Al recibirlo nos dimos cuenta de que “algo” nos hacía diferentes de nuestro entorno y, como si fuera una nostalgia atávica, desarrollamos ritos y acciones mágicos que nos reintegraran con nuestro origen. El chamanismo, la primera religión de la humanidad, nació de ahí. El chamán buscaba su animal totémico en función de sus necesidades: si quería fuerza recurría al oso, si necesitaba visión, al águila… No hay un animal que lo agrupe todo y a todos. Por lo tanto, esa sería una elección individual. La mía sería un león.

- ¿Cómo sería si se volviese a medir y desgranar las palabras?

---Con El fuego invisible aprendí que las palabras tienen su propia genética. Sus raíces se hunden en la prehistoria. Cambiar las palabras sería cambiar también nuestra propia historia. Yo no lo haría.

- ¿Por qué dejamos de apelar a nuestra fascinación de la infancia? 

---Porque ser niños nos resulta agotador cuando crecemos. Perdemos poco a poco esa energía que derrochamos cuando nos maravillamos por todo, y preferimos concentrarla en labores que garanticen nuestra supervivencia. Es una lástima, lo sé. Aunque, por fortuna, siempre hay “niños grandes” en cada generación que, gracias a esa actitud, nos ayudan a los demás a no perder del todo nuestra infancia. Son los creativos de la tribu.

- ¿Cómo podemos vencer a la desmemoria si vivimos en un mundo de la prisa y de la inmediatez?

---Es interesante que usted relacione prisa con desmemoria. Y está en lo cierto. La memoria requiere de repetición constante. Es como un seto al que hay que podar y cuidar constantemente para mantenerlo en su forma. Por tanto, la única forma de cultivar la memoria es darnos tiempo para hacerlo. Y eso requiere revisar a fondo los valores que nos ha inculcado esta sociedad, donde lo veloz es mejor que lo bueno (fast food, etc.), y donde lo cuantitativo pesa sobre lo cualitativo (lo hemos visto en la crisis de la covid 19, en la que se priorizaban las cifras de muertos sobre las historias que rodeaban esas muertes, por ejemplo).

- Leyendo el libro me he dado cuenta de que tesoros como el hombre león de Stadel y otros objetos preciosos se han encontrado al fondo de cavernas, tras muros de piedra y escondidos (como en Egipto) o Turquía ¿Por qué nos esconden estas cosas? ¿Crees que pensaban que no las sabríamos apreciar? 

---No. No creo que las escondieran de nosotros. En el caso del león de Stadel o de las venus paleolíticas, tengo la impresión de que eran objetos para ser usados en la oscuridad, de un modo táctil, sensorial, a los que se les confería la capacidad de estimular imágenes en las mentes de nuestros antepasados. Eran, de algún modo, como una suerte de “cine” maravilloso que les conectaba con anhelos o ideas que materializaban de ese modo en sus cabezas. Claro que puedo estar equivocado. ¡De ese periodo sabemos muy poco!

- El dios Hermes es importante a lo largo de la narración ¿está hecho a propósito?

---¡Absolutamente! A una variante grecoegipcia de ese dios se la llamó “Trismegisto”, el tres veces grande. Y a él se le atribuyó la frase “así como es arriba, es abajo”, para explicar cómo en la naturaleza todo funciona en círculos que se replican unos a otros. La física de partículas a veces nos recuerda a la astrofísica de estrellas y galaxias. Y esa perspectiva es muy importante en El mensaje de Pandora.

- Si pudieras introducir este libro en una botella y que llegase años después a las personas ¿cómo crees que leerían el mensaje que contiene?

---Ojalá lo hicieran con media sonrisa dibujada en sus labios. Sería señal de que nuestra civilización, en el futuro, habrá superado las tribulaciones que nos afectan hoy.

- ¿Quisieras añadir algo más a esta entrevista o decir algo a los seguidores de la web?

---Solo una cosa: aunque la carta que contiene El mensaje de Pandora se dirige a Arys, un personaje imaginario, en realidad está escrita para cada uno de sus lectores. Es personal. Y casi intransferible.



Comentarios

  1. Una entrevista genial con grandes preguntas y grandes respuestas.
    Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

La nueva politica de privacidad donde encontrarás información acerca de comentarios, entradas...https://blog.paseandoamisscultura.com/2010/09/Contactme.html