Search

Bienvenid@s a la Web Paseando a Miss Cultura. Web que nació el 15 de mayo de 2009 y que quizás muchos de vosotr@s la seguíais por Soycazadoradesombrasylibros. En el 2016 decidí cambiar el nombre, pero con la misma identidad, cariño y amor a la cultura.
En la web estamos la escritora Inés Diaz Arriero y servidora Miss_Cultura o María.
Nos guste o no...un libro,película,serie...lo tratamos con todo el respeto y educación. Somos conscientes de que detrás de ese proyecto y trabajo hay mucho esfuerzo, dedicación y tiempo detrás.

Send me a hello :)

OPINIÓN DE LA ÚLTIMA CARTA DE CECELIA AHERN



Han pasado siete años desde que Gerry, el marido de Holly Kennedy, murió y la dejó devastada; seis años desde que leyó su última carta en la que la animaba a encontrar el valor suficiente para hacer frente a su nueva vida.
Holly está orgullosa de todo lo que ha conseguido y de cómo ha evolucionado su vida. Sin embargo, cuando un grupo que se hace llamar Club Posdata: te quiero, inspirado en las cartas de despedida de su marido, le pide ayuda, Holly se ve transportada de nuevo a un mundo que ha luchado por dejar atrás y la relación con los miembros del club amenaza con destruir la paz que había creído lograr.
Pero pronto descubrirá que mirar atrás, volver atrás, no es síntoma de debilidad. Holly se dará cuenta de que reabrir las heridas es una demostración de valentía y que solo así se pueden cerrar definitivamente.


Aunque para Holly han sido solo siete años, para nosotros, los lectores, ha pasado bastante más tiempo desde que dijimos adiós, tras haber caminado con ella a lo largo de las diez cartas que su marido Gerry le había dejado preparadas antes de morir. Y es que, aunque no lo parezca, Posdata:te quiero se publicó por primera vez en 2004 (y tres años más tarde salió su horrible adaptación cinematográfica). Por eso me sorprendió mucho que Cecelia Ahern decidiera escribir esta secuela tantísimo tiempo después.

En La última carta nos encontramos con una Holly que ha conseguido rehacer su vida: trabaja en la tienda de segunda mano de su hermana, tiene una nueva pareja y ha logrado por fin salir adelante, dejando a los fantasmas guardados en un cajón. El problema es que ese cajón de pronto se abre, cuando participa en un podcast sobre el proceso de duelo. Pero no es el podcast en sí lo que hace que sus cicatrices vuelvan a escocer, sino la repercusión que le sucede, pues su experiencia con las cartas de Gerry inspira a un grupo de personas con enfermedades terminales a formar el Club posdata: te quiero, para hacer lo mismo por sus seres queridos. A partir de este momento, Holly entrará en un remolino de dudas que desatará una lucha interna entre lo que quiere hacer, lo que cree que debe hacer y lo que piensa que los demás esperan que haga.

La última carta es una novela muy emotiva que trata sobre el proceso de duelo y sobre cómo afrontar la muerte, tanto desde el punto de vista de la persona que sabe que se acerca su momento, como desde la visión de los que le rodean. También deja un mensaje optimista, pues los personajes, de algún modo, aprenden que no hace falta nada material para recordar y que seguir adelante no significa traicionar al pasado.

Además de reencontrarnos con viejos conocidos, en esta secuela aparecen personajes nuevos para aportar más valor a la vida de Holly. Mi favorita en todo momento ha sido Ginika, pero cada uno de ellos es diferente y sus circunstancias hacen que representen tan solo unas pocas de todo el infinito abanico de sensaciones que pueden aparecer en los momentos más duros.

La última carta está escrita con la sensibilidad que caracteriza a Cecelia Ahern, mostrando de forma abierta los sentimientos de los personajes, desentrañando los lazos que unen a unos con otros, haciéndolos cometer errores, meter la pata y no ser nunca perfectos, para que así resulten reales.

Lo único que no me ha gustado nada de nada ha sido el personaje de Joy, la inconsistencia (y sospecho que escasez de documentación) con la que está construido. Ya desde el principio chirría mucho, porque por sus circunstancias no encaja dentro de un club de enfermos terminales. Además, se cometen muchos errores en torno a la explicación de su enfermedad, la esclerosis múltiple, y aunque algunos de ellos se subsanan después, vuelve a caer en las mismas incoherencias más adelante. Creo que la autora podría haber escogido entre muchos otros tipos de personajes que sí fueran congruentes dentro del grupo.

No ha sido una lectura perfecta por culpa de ese detalle, pero, a pesar de ello, el resto de la novela, cuando este personaje no estaba en escena, me ha gustado. Cuando lo cerré me quedé en un estado un tanto melancólico, pues la historia pega dentro irremediablemente y hace reflexionar sobre lo que tenemos alrededor. Me pasa con cada libro de Cecelia Ahern que leo: siempre me dejan algo a cambio de quedarse con un trocito de mí entre las páginas.

Comentarios

  1. Leí el primer libro hace muchos años. Recuerdo que me gustó mucho. Pero no sé si me animaré con este libro. Ese personaje de JOy me echa para atrás...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

La nueva politica de privacidad donde encontrarás información acerca de comentarios, entradas...https://blog.paseandoamisscultura.com/2010/09/Contactme.html