Web cultural desde hace 11 años. Administrada por María Cabal e Inés Díaz Arriero. Hace 5 años se cambió el nombre de este humilde espacio y se mudó todo el contenido a la web actual. Sabemos que todo cuesta tiempo, trabajo y esfuerzo, así que encontrarás opiniones realizadas con todo el respeto y educación del mundo, entrevistas realizadas a personas de diversos ámbitos culturales, crónicas de eventos, etc. Somos un altavoz y colaboramos con diversas editoriales, productoras, instituciones, etc. No cobramos nada y todo lo hacemos por amor al arte y a la cultura, así que ¡Gracias por pasarte por nuestro humilde espacio y seguir Paseando a Miss Cultura
Send me a hello :)
Write to
paseandoamisscultura@gmail.com
or use the form below:

OPINIÓN DE LOS DÍAS TITÁNICOS DE ANTONIO RINCÓN- CANO

Jacobo, bedel de 40 años de un museo, se encuentra una tormentosa noche en una de las salas del museo con una joven adolescente, Victoria. Los dos iban a contemplar de noche y a oscuras un cuadro traído con motivo de la exposición temporal de un reconocido pintor a nivel internacional. Lo que Jacobo no sabe es que la relación que Victoria tiene con el cuadro y el museo es más estrecha de lo que parece. A partir de ese momento, la joven adolescente y el bedel entablan una relación de dependencia entre ambos que llega a convertirse en tóxica y casi peligrosa, donde no se sabe bien qué rol tiene cada uno y a dónde quieren llegar. Todo ocurre en unos pocos días laberínticos en los que la directora del museo, Olvido, intentará evitar que esos encuentros sigan adelante. los días titánicos es una obra de teatro estructurada en un ir y venir temporal y en la relación epistolar de algunos de los protagonistas, que habla de la redención, el olvido, las segundas oportunidades y el deseo de identidad..

Los días titánicos ha sido una lectura muy visual, muy embriagadora y muy interesante por el escenario elegido para la trama. Un museo, la noche, un cuadro y tres personajes.
Llama la atención que tan pocos personajes puedan aportar tanta fuerza a la trama, como sus secretos del pasado salen a la luz en conversaciones que empiezan de forma banal y terminan con confesiones a la luz de la luna, en un banco dentro de un museo. Creo que si el escenario hubiese sido otro, no hubiese sido igual y todo no hubiese tenido tanto sentido como enfrente de una obra de arte.

Cada personaje tiene sus demonios interiores, sus secretos como antes comentaba, pero me gusta la idea de que la soledad del museo y los encuentros inesperados en la noche saquen la naturaleza de cada personaje, por ejemplo: Victoria es una joven, de la que apenas sabemos nada y poco a poco descubriremos en realidad como es y la relación que tiene con su madre o no...
Jacobo es otro de esos personajes con otro secreto escondido y Olvido que con sus palabras es la única que hiere con eso y no con otras armas.

Me ha gustado mucho como un cuadro para cada persona puede significar una cosa distinta, pero que sin darnos cuenta y escondido entre las páginas, ese significado para Victoria, Olvido y Jacobo tiene mucho que ver con como se sienten, como son y lo que esconden.
El ritmo es ágil y aunque casi siempre es el mismo lugar donde se reflexiona, se habla e incluso se abrazan  con la mente viajaremos a Japón para desenterrar recuerdos.
Es una novela con mucha soledad entre las páginas, con mucho dolor, con personajes que están predestinados a encontrarse en la oscuridad, en el silencio y ante algo inmenso como es un cuadro, donde cada uno ve lo que siente.

Las descripciones de los lugares casi diáfanos, con pocos objetos no nos importa demasiado, porque lo que el autor quería lo ha conseguido, ponemos la atención siempre sobre el cuadro y los personajes y yo siempre que aparece la obra pictórica pienso ¿qué significa para mí?
Sorprendente la lectura de "Los días titánicos" de Antonio Rincón- Cano.

Comentarios