Search

Bienvenid@s a la Web Paseando a Miss Cultura. Web que nació el 15 de mayo de 2009 y que quizás muchos de vosotr@s la seguíais por Soycazadoradesombrasylibros. En el 2016 decidí cambiar el nombre, pero con la misma identidad, cariño y amor a la cultura.
En la web estamos la escritora Inés Diaz Arriero y servidora Miss_Cultura o María.
Nos guste o no...un libro,película,serie...lo tratamos con todo el respeto y educación. Somos conscientes de que detrás de ese proyecto y trabajo hay mucho esfuerzo, dedicación y tiempo detrás.

Send me a hello :)

ENTREVISTA A ARMAND ROVIRA POR LETTERS TO PAUL MORRISSEY



 Armand Rovira ingresa en 1998 en la escuela de cine de Barcelona (CECC). Tiene una brillante carrera en el cortometraje, con obras como "El bufón de Belzebú" (presente en Sitges en 1999), "La purificación excremental"(2003), protagonizado por Joaquim Jordá, y "¿Qué será de baby Grace?" (2009), con Álex Angulo. Entre 2006 y 2009 trabaja en la productora mallorquina Tresques Comunicació como realizador de televisión, y en la actualidad dirige el Máster universitario de montaje cinematográfico de la escuela Lens de Madrid. En 2017 su cortometraje "Hoissuru" (codirigido junto a Saida Benzal) consiguió el Premio Nuevas Visiones en Sitges. "Letters to Paul Morrissey" es su primer largometraje.

Sobre la película
Cinco cartas de amor a Paul Morrissey, cinco historias excéntricas y deslumbrantes. La ópera prima de Armand Rovira es una oda no solo a Paul Morrissey, sino también a los directores que asentaron el cine independiente americano. Un viaje epistolar que va desde el Valle de los Caídos a “El crepúsculo de los dioses”.

Uno de los debuts españoles más personales y transgresores de los últimos tiempos. Armand Rovira y Saida Benzal se lanzan a la tarea de filmar cartas para enviárselas a Paul Morrisey, director de ‘Trash’, ‘Flesh’ y ‘Heat’, colaborador de Warhol y representante de la Velvet Underground. Usando una cámara de 16mm (se dice que la misma que filmó el "Magical Mistery Tour" de los Beatles y antes perteneció a Cassavettes), reúne una serie de misivas desde distintas partes del mundo, y de personajes dispares, que tocan desde el existencialismo bergmaniano hasta la ciencia ficción al estilo de "La Jetée".


- Antes que nada agradecerte esta oportunidad de poder entrevistarte. A lo largo de “Letters to Paul Morrissey” vemos que las historias que unidas forman su película, están en distintos idiomas y los protagonistas de las mismas hablan en alemán, japones…y que aportan a la película musicalidad y en cada historia, un matiz distinto ¿Lo tenías pensado desde el principio?

No sabía desde el principío cuales iban a ser los idiomas, pero sí que sabía que mi película la iban a protagonizar personas de diferentes nacionalidades. He querido usar la figura de Paul Morrissey como una consciencia en la que los personajes confiesan sus principales problemas. Para resaltar eso y que el espectador entendiera a Paul como una consciencia universal no me cabía otra que pensar en personas diversas e idiomas diversos. Luego fue cuando concreté en un alemán, una japonesa, una americana, etc… 

- Otra de las cosas que llaman la atención de tu película es que esté rodada en blanco y negro, como si fuese a veces diapositivas y todas las historias conectadas entre si, parecen sacadas del pasado y puestas en el ahora. Me da nostalgia ver la película en este formato ¿Cómo se te ocurrió?

En el cine experimental nunca se ha dejado este formato completamente. Aunque el digital conviva con el analógico, en el cine independiente el 16mm continúa resistiendo. Yo siempre he rodado con película fotoquímica y se trata de continuar con las herramientas de las que dispongo: varias cámaras de 16mm y de Super 8mm. Curiosamente no tengo ninguna cámara digital en casa. Bueno, la del movil pero yo no la uso nunca. No sé ni como funciona. Es que yo pienso en imágenes que transporto a mi mundo y a mis proyectos y no voy por ahí todo el día haciendo fotos ni videos, que me parece muy lícito para el que le guste. No soy muy dado a captar la realidad al momento como Jonas Mekas sino en observar la vida y luego reconstruir esas imágenes mentalmente en las películas que quiero hacer. Prepararlo todo un poco más. Por eso estoy muy acostumbrado al cine en negativo. Con el fotoquímico uno piensa más las cosas. Le das más valor a la imagen y a lo que ruedas. El uso del blanco y negro también es por la facilidad de trabajar con él y poder revelar casi de una manera casera. Así eran las primeras películas de Andy Warhol y de Paul Morrissey. Aunque luego ya fueran en color y en 35mm . 

- Hay una pregunta que se me quedó en la mente y es de la primera historia y aunque en el resto de historias no se dice en voz alta, pero está latente esta cuestión y es: ¿ Cómo podemos vivir con tanta duda?
Ufff… esa es la gran cuestión. Salir a la calle y no entender nada, dudar de todo. Y a mí me sucede que cuantos más años pasan, menos entiendo las cosas. La vida… o la muerte. Quizás cuando somos pequeños y pensamos en ser mayores hay una pequeña esperanza en que uno va a saber la clave de la existencia al llegar a la madurez. Y súmale en que cuando uno piensa en el futuro lo hace de una manera idílica. Al llegar a la crisis de la mediana edad, los 40 (como el personaje y como yo mismo), es normal que aparezca esta gran duda. Los hay que se aferran a cosas tan extrañas como religiones bananeras o a energías inexplicables. Eso hace el personaje de Udo, claro. Yo soy mucho más escéptico pero me fascina aprender y observar las maravillas de las cosas paranormales o conocer modernas religiones con disparatadas teorías. Creo que si uno no entiende nada no debe encerrarse en sí mismo.  Más vale conocer o experimentar. Yo veo mucho más sano preguntar siempre que afirmar.  Los que afirman son los más peligrosos, como la mayoría de escrituras religiosas cristianas. Creo que “Letters to Paul Morrissey” lanza preguntas, eso espero. Hay un momento bastante apocalíptico al final de la primera historia que quizás parezca una afirmación pero eso es porque la misma consciencia (en forma de mujer rubia) le está planteando a Udo otra alternativa a sus teorías cristianas. Y lo hace al personaje, no al público. 

- ¿Por qué nos cuesta encontrar a una persona que nos quiera escuchar de verdad? (Es otra de las preguntas que se me vinieron a la mente recordando la última historia de “Letters to Paul Morrissey”.)

Bueno, hay pocas personas en la vida de uno que le escuchen de verdad. Ojalá te pudiera dar esa respuesta y saber por qué nos pasamos la vida buscando eso. Y es cierto que en la última historia con la chica japonesa se desarrolla ese tema, sí. Pero al final se escuchan por conveniencia. Las dos chicas se ayudan mutuamente para resolver sus propios problemas. Entonces es una especie de escucha idílica pero egoísta. Supongo que la mayoría de parejas son así. Hay una intención al principio de escuchar de verdad pero una vez asentada esa relación todo aquello se pierde por intereses propios. Quizás esa verdad en la escucha mutua se pueda encontrar más en las relaciones puras de amistad que en las de pareja. Es muy dificil saber la respuesta de esta cuestión.    

- Mallorca y Madrid son dos lugares donde rodaste la película ¿Qué aporto cada uno a Letters to Paul Morrissey? 

Mallorca aportó gran parte del equipo, el mar y la logística. Es un plató gigante donde tienes ciudad, mar y montaña. Yo estuve viviendo allí muchos años y le debo mucho a la isla. Pero aquello se acabó y continué mi vida y la película en Madrid. Ciudad que ha aportado la logística final, el montaje y localizaciones como el disparatado Valle de los Caídos o los hermosos parajes de la Sierra de Madrid. 
- Hay diversas redes sociales para “buscar al chico u chica perfecta” pero en tu historia, tú lo llevas a otro nivel ¿Cómo sería el mundo si pudieses encargar a tu persona ideal, moldearla a tu gusto, y tenerla durante el tiempo que quisieras? ¿Crees que buscamos la perfección y deberíamos de aprender a jugar con las imperfecciones, con lo que tenemos?

Yo lo llevo a otro nivel porque a día de hoy aún desconozco cómo funcionan las citas por internet. Supongo que por eso me inventé esa agencia de citas tan surreal donde te puedes fabricar tu amante ideal y tienes que ir a buscarlo a un sitio tan recóndito como una sala de karaoke. Y alquilas los días que quieres estar con él. Eso es lo que sucede en la película, claro. Es curioso, todo eso salió de mi cabeza porque desconocía las redes esas de ligar. Con esto del Tinder creía que alquilabas tu relación por días y que era pagando o algo así y luego tenías un plazo a ver si te funcionaba. Luego me dijeron que no, que era una aplicación gratuira donde solo tenías que quedar con la persona y ya está. Pero yo ya había inventado en mi cabeza un sistema que traspasé a la película. Allí al final se convirtió en una especie de agencia moderna donde fabricas a tu gusto a tu amante y decides los días que quieres estar con él. No sé cómo sería el mundo real si eso se pusiera de moda. Ni idea. Y sobre las imperfecciones estoy de acuerdo en que son necesarias para la personalidad de las personas. Yo no sé lo que busca la gente ni lo que busco yo pero creo que la gente se enamora de personalidades y no de un cyborg sin personalidad como en mi película. 

- La película es pura poesía y en cada historia hay varias frases que apuntar como es la de “la melancolía me provoca profunda desesperanza” ¿de dónde salen todos estos diálogos? ¿algunos salen de forma natural sin guión?

Los diálogos salen de la co-guionista Saida Benzal y de un servidor. Una vez estaban claras las tramas, Saida y yo nos pusimos trabajar esos diálogos existencialistas. No son diálogos realistas, están trabajados desde un lugar más poético que desde un lugar documental. Es el cine que más nos gusta, el que trabaja desde la ensoñación. 

- Las imágenes y algunas escenas en “Letters to Paul Morrissey” a veces me recuerdan a Dalí, a Kubrick e otros grandes directores clásicos ¿Te inspiraste en alguno? ¿Rodaste antes las imágenes con voz en off o en silencio que las escenas con diálogos? ¿Cómo fue el proceso de unión?

Claro, al final todas las referencias que uno tiene en la cabeza acaban saliendo en una creación. Aquí lo que pasa es que se mezcla el cine experimental con el cine clásico americano. Y los diálogos del cine poético del este o del norte de Europa. Coge ese batiburrillo, mueve la coctelera y te puede salir una peli como esta. Pero es algo inconsciente. Más que inspirarme en algún director concreto me he inspirado en los temas universales que le preocupaban a Dreyer, Bergman, Tarkovski y como no a Kubrick. La voz en off de cada personaje estaba escrita antes del rodaje y luego se modificó algunas frases en montaje para mejorar el interés narrativo. 

- Si esta película fuese: una canción, una fotografía y un sonido ¿Cuáles serían? ¿por qué?

Es una película tan peculiar y tan singular que no se puede aplicar a otra cosa que no sea la misma película. 


-Fotografías cedidas por el director.

Comentarios