5 abr. 2018

Opinión de Magia de ensueño de Joshua Khan


En un mundo gobernado por seis Grandes Casas de magia ancestral, una chica y un chico inician un viaje épico y peligroso…
Lilith Sombra, princesa de las tinieblas y gobernante de Castillo Penumbra, ha comenzado su adiestramiento en las artes oscuras y la nigromancia junto al fantasma de su padre. Pero la paz está lejos de ser real en Gehenna, donde los habitantes son asediados por hordas de muertos vivientes que se niegan a volver a sus sepulcros, y donde los habitantes de aldeas cercanas han comenzado a desaparecer en circunstancias misteriosas.
Las acusaciones del pueblo de Gehenna apuntan a su pequeña regente. Muchos están convencidos de que su uso de las artes mágicas —por tradición, prohibido entre las mujeres de su linaje— es la causa de tantos males… Pronto Lily y su querido amigo Thorn tendrán que ponerse en marcha para descubrir la verdad detrás de todo lo que está sucediendo en una emocionante aventura que pondrá a prueba el valor, la justicia y la magia que habita en sus corazones.
Zombis, fantasmas, trols, arañas joya, un villano de corazón negro y un intrépido murciélago gigante son sólo algunas de las delicias imaginativas que aguardan a los lectores que disfruten de las aventuras vertiginosas y los misterios espeluznantes.

Magia de ensueño es el segundo tomo de la trilogía de Magia Sombría. Si no habéis leído el primer libro, podéis encontrar la reseña que hice el año pasado aquí.

Tras convertirse en la gobernante de Gehenna con solo trece años, Lily Sombra se ve obligada a enfrentarse a una grave crisis que está poniendo patas arriba a todo su pueblo. Una plaga de zombis empieza a provocar problemas de espacio en las casas de sus familiares vivos y la amenaza de una inminente guerra contra los trolls hace dudar sobre las capacidades del ejército de Lady Sombra para defender sus fronteras. Y, por si todo esto fuera poco, también han aparecido unas extrañas arañas que nadie sabe de dónde salen.

Lily tendrá que descubrir qué está pasando en su reino para poner solución y acallar los rumores que corren acerca de que todos los males son causados por una maldición provocada por el hecho de que Lily, siendo mujer, puede hacer magia. Por suerte, seguirá contando con la fiel amistad de Thorn y su murciélago gigante, siempre dispuestos a hacer lo que sea necesario por Lily.

Aunque debo decir que Lily sabe cuidarse perfectamente solita.

Lily Sombra es un personaje que ya me gustó cuando la conocí, pero que en este segundo encuentro me ha ganado aún más. No deja de ser una niña todavía, pero es fuerte y a la vez muy generosa. Sabe que sus antepasados asentaron la leyenda de que cada vez que una mujer de la familia hacía magia, una terrible maldición asolaba la Casa de los Sombra, pero aun así ella quiere luchar contra ese prejuicio y demostrar que las mujeres son igual de capaces que los hombres. Y, mientras tanto, no se olvida de cuidar de su pueblo (de todos: vivos y muertos) y está dispuesta a sacrificarse a cambio de conseguir su bienestar.

Me sigue alucinando el detalle con el que Joshua Khan ha planificado este mundo. No solo por las descripciones tan cuidadas que hace de los escenarios, sino porque cada lugar dentro y fuera de Gehenna tiene su historia. Además, me encanta el ambiente que se respira todo el rato en estos libros, porque es todo oscuro, lleno de sombras, tétrico y muy de Halloween.

El ritmo de la historia es muy ligero, se lee muy bien y me mantuvo enganchada desde el principio (mucho más que el primer tomo, he de decir).

Magia de ensueño es un libro lleno de aventuras, magia, zombis, personajes maravillosos (vivos y muertos, insisto), un villano cargado de rencor, misterio, acción, secretos sobre la Casa de los Sombra que dejan con la boca abierta y una cantidad ingente de arañas. Me ha gustado todavía más que el primer tomo y ya espero con ansia el final de la trilogía.

Sobre la parte estética del libro, igual que me pasó con el tomo anterior, me ha enamorado la edición que ha hecho Gran Travesía. Empezando por la portada, con esas letras plateadas en relieve y siguiendo por las preciosas guardas a las que ya nos tienen acostumbrados. Además, en las páginas interiores hay algunas ilustraciones en blanco y negro, elaboradas por Ben Hibon, y una araña que va moviendo las patitas según pasamos las páginas.

Por último solo quiero recordaros una cosa muy importante que he reaprendido con este libro: la imaginación es el mejor combustible para la magia. ¡A leer!

—Opinión de Inés Díaz Arriero—

Previous Post

Next Post