12 sept. 2014

Love Room de Tirso Calero


Miguel es un periodista deportivo, especializado en la actualidad del Atlético de Madrid. Está casado, tiene un niño y la crisis de los 40 empieza a llamar a su puerta. Tras una accidentada noche, despierta en una habitación de hotel al lado de… Marta, ingeniera de éxito, soltera, sin hijos ni grandes preocupaciones vitales. Su máxima es ver siempre el lado bueno de la vida y “Sexo en Nueva York” es su serie de cabecera. Presume de no haberse enamorado nunca pues tiene claro que no quiere sufrir por amor. Miguel y Marta despiertan juntos, en la misma cama. Y se enamoran…. en 90 minutos sin descanso.




La verdad es que no sabía que me encontraría en la obra de teatro llamada Love Room , dirigida Tirso Calero.
Lena Fernández y Guillermo Ortega se ponen en la piel de dos personas totalmente opuestas,él sin ilusión,casado y con un hijo,ella joven con toda una vida por delante, llena de energía pero con secretos y manías que, nos irá desvelando al espectador en los momentos, en los que no crees que nada más te puede sorprender.
A simple vista, puede ser una comedia,y tiene tintes cómicos por doquier,incluso hasta en los momentos más duros estos dos personajes sacan su vena sarcástica/cómica y te arrancan muchas carcajadas.
Pero cuando va avanzando la trama ,te das cuenta, que a veces ese humor está escondido tras los miedos,tras los sentimientos y tras una situación bastante dura que muchas personas han vivido.
Miguel y Marta,nos reflejan una situación dura en la que no sabes como va a terminar, pero tienes esa esperanza de que todos esos sentimientos lleguen a buen puerto.
Con un ritmo ágil, y marcando cada encuentro de una manera muy peculiar y diferente a la anterior visita,los protagonistas se van conociendo poco a poco, afloran los sentimientos y entre canción y canción,seducen al público.
Guillermo Ortega y Lena Fernández se han introducido en la piel de dos personajes complicados de definir y también difícil de dar vida y cada uno de ellos, ha demostrado que conforme va avanzando la trama y todo va tomando forma, ellos cada minuto que pasa se sienten más a gusto con su rol y lo dan todo en el escenario, de forma que parece que estés viviendo una historial real en tiempo real.
Me ha gustado mucho, entré sin grandes pretensiones y salí riendo y llorando al mismo tiempo, ya que los sentimientos al final de "Love Room" afloran y salen.
Con un ritmo ágil, en 90 minutos , te terminas enamorando de esta "Love Room".


-Agradecimientos al teatro

Previous Post

Next Post