Nathalie Daoust, no solo ha hecho un trabajo fotográfico maravilloso e impresionante, a su vez, ha realizado una labor de investigación acerca del Corea del Norte, impactante.
No solo es la manera de ver o el prisma con el que se mira, a este país por parte de una extranjera,en esta exposición se destapa la realidad, sin tapujos, sin tiritas.
Son unas fotografías que están hechas con un "disparador oculto" debido a la prohibición que se cierne sobre los extranjeros de fotografiar e ir a algunos lugares a los que ha accedido Nathalie.
Llama la atención y tendríamos que respirar aliviados de que ir al mercado, que un hospital o una plaza, sean lugares normales y corrientes en occidente a los que todos podemos acceder, fotografiar, informar...

Otras de las cosas que me ha llamado la atención del trabajo de Nathalie Daoust, es la oscuridad de las fotos, como desenfoca algunas cosas y en otras en cambio, las deja muy claras y nítidas, creo que está hecho a propósito,y esta hecho por un motivo, no sé si de protesta, o porque simplemente en Europa y América, sabemos de la misa a la media, y solo conocemos lo que nos cuentan de "bombas nucleares", ensayos, etc...y es una forma de protesta por lo que ocurre en este país.

No podía dejar de leer los carteles que acompañan a las fotografías, y cada vez que me acercaba, veía la instantánea de cerca, pero luego me alejaba un poco para poder ver mejor algunos matices,pero no obstante, me quedaba embobada leyendo la explicación que acompañaba a esta gran imagen, y se me caía el alma a los pies.
Por ejemplo: Para ir de un lugar a otro, es decir de una ciudad a otra, se necesita un permiso y una razón, en los hospitales a quien nace con una discapacidad o con alguna malformación, se les mata e incinera, las mujeres no pueden conducir, ni siquiera ir en bicicleta, se dice que la alfabetización es muy alta, pero ¿qué se les enseña? y si van a la universidad tiene acceso a internet pero...tienen bloqueadas muchas páginas.
El tema de la prostitución en Corea del Norte te deja sin palabras, por no hablar de como tratan a los niños que nacen en la cárcel y las deudas de familia....


Después de haber visto estos retratos de esta sociedad, no me creo que Corea del Norte, sea el país más "feliz" del mundo, no sé a quien quieren engañar, aparte de hablar de la vida cotidiana, de la vida social, de la educación, de los hospitales...Siento una rabia y una pena enorme por este país que tiene que ser precioso. Así que Nathalie Daoust, nos traslada por unos instantes a ese Korean Dreams, que muchos/as habitantes de este país tienen, ese sueño, de que lo que viven, sea una pesadilla y no realidad.
Porque la perfección de algunas de esas instantáneas abruma y te golpea, como la que tenéis arriba de estos dos niños, se paga caro, con sudor, lágrimas y palos.
Desde el 16 de Noviembre y hasta el 28 de Enero del 2018, váis a poder disfrutar de algo que pocas veces se puede ver en el Circulo de Bellas Artes.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)

Instagram