«Érase una vez un mundo llamado Kelanna, un mundo maravilloso y terrible de agua, barcos y magia. La gente de Kelanna era igual a ti en muchos aspectos, hablaban, trabajaban, amaban y morían, pero eran muy diferentes respecto a algo muy importante: no sabían leer.»
Los padres de Sefia dieron su vida por proteger un extraño objeto de cuero y papel, que ella poco a poco descubre que se llama libro. De sus páginas se despliegan historias que han ocurrido y que ocurrirán, y todo lo que contiene en su interior parece no tener fin.
Sefia desarrolla un vínculo con este libro que le conduce a un mundo de magia, piratas, asesinos, sociedades secretas y mitología ancestral. Pero también, la arrastra sin remedio a su más oscura obsesión, las personas que le quitaron aquello que más quería.
Acompañada de un muchacho que no puede articular palabra pero que ha sido entrenado para matar, Sefia tendrá que cumplir su promesa: hallar respuestas, redención y venganza.


Sefia es una joven que lleva más de la mitad de su vida viajando, huyendo de las personas que mataron a sus padres y protegiendo un extraño objeto rectangular que siempre lleva en su mochila. Poco a poco, Sefia descubre que ese objeto es un libro y que probablemente en su interior están escondidas las respuestas que lleva tantos años buscando. Sin embargo, necesita aprender a utilizarlo y encontrar a los enemigos que no paran de robarle a las personas a las que ama.

Cuando vi anunciado este libro, enseguida pensé que necesitaba leerlo. Tenía muchísimas ganas. Un libro que trata sobre libros y sobre el poder de la lectura. No había nada que pudiera fallar. Sin embargo, al final, me ha dejado un sabor un pelín agridulce. 

Me explico:

La lectora es una novela de fantasía, ambientada en un mundo imaginario que la autora ha creado sin olvidar detalle. Incluso nos muestra un mapa para que no nos perdamos por sus islas. La historia en sí me ha gustado bastante y me ha parecido interesante.

Uno de los puntos fuertes, para mi gusto, es la estructura de la novela, así como la edición del libro. Por un lado, respecto a la estructura, la historia de Sefia se cruza con otras historias más, que conviven juntas entre las páginas del libro. Todo se entremezcla y juega a confundir al lector, que a veces ya no sabe si está leyendo el libro que tiene entre las manos o el que lleva Sefia en su mochila. Y es que, ya entrando en lo que es la edición, el libro esconde varios mensajes ocultos para el lector, que solo podrás captar si estás atento a todos los detalles.

El punto negativo ha sido la forma en la que está narrada la historia. No me ha terminado de convencer la pluma de Traci Chee. Y es que aunque la historia me enganchó desde el primer momento, el ritmo lento de su escritura no hacía más que echarme hacia afuera. Incluso las escenas de lucha perdían su emoción por la lentitud con la que ocurrían.

La lectora es el primer tomo de la saga Mar de tinta y oro, por lo que, de todos modos, puedo entender en cierta medida que la lectura resultara densa, pues había muchas cosas que explicar para poner en contexto. Seguiré leyendo, eso seguro, porque necesito saber qué va a pasar con Sefia, su libro y el resto de personajes.

¡Ah! Y si os lo estabais preguntado: sí, también hay chico.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)

Instagram