Basada en el famoso manga japonés de Tsugumi Ohba y Takeshi Obata, Death Note narra la historia de un estudiante de instituto que encuentra un cuaderno sobrenatural y comprende el inmenso poder que trae consigo: si el dueño escribe el nombre de alguien en sus páginas mientras piensa en su rostro, esa persona morirá. Jugando a ser Dios, el joven comienza a acabar con la vida de aquellos que cree que deben morir. La película original de Netflix está dirigida por Adam Wingard (La bruja de Blaire, Tú eres el siguiente) y cuenta entre su reparto con Nat Wolff (Ciudades de papel), Margaret Qualley (The Leftovers), Lakeith Stanfield (Déjame salir), Paul Nakauchi (Piratas del Caribe: En el fin del mundo), Shea Whigham (La gran estafa americana) y Willem Dafoe (Spider-Man).   









Cuando me enteré de que sería Adam Wingard , quien sería el encargado de dirigir  Death Note ,
me alegré mucho, puesto que con su película "You´re the next" me entusiasmó por la forma en la que trataba la estetica, a los personajes y sobre todo la narración.
En  Death Note, hay varias cosas que llaman la atención, cuando terminas de verla.
El ritmo de la película es como una montaña rusa, a veces lento y en otras ocasiones, las cosas suceden tan deprisa que tienen que pasar unos minutos para que lo asimiles, el personaje de Willem Dafoe como Ryuk es fabuloso, no hubiese elegido a nadie más, le ves y dices ¡Es él! además de la estética que utiliza el director para darle vida, es un punto positivo, pero lo que tiene el señor Dafoe como bueno, lo tiene el señor Wolff, demasiado fingido, solo en tres momentos me ha llegado a convencer, al principio, cuando se enfrenta por primera vez a L y al final, el resto del tiempo, sinceramente, me ha dejado más fría que el hielo, en cambio con Margaret Qualley, me ha pasado lo contrario que con Natt Wolff, la veía apasionada en su papel, la veía con garra...etc
El resto del elenco es creíble y con la aparición de "L" la trama dará un giro y saldremos de un bajón.

No me ha gustado ni disgustado, me ha entretenido mucho, he visto que muchas cosas que se podían haber potenciado o algunos personajes como el del padre, que podían haber impactado en la película más, se han quedado a medio camino, aunque sin desvelaros nada, el final es un cumulo de cosas y el padre ¡Madre mía!
Death Note, es una película llena de decisiones, con algunas lecciones de vida, que se asoman timidamente y a veces se disbujan y otras claramente te calan.

Hace siglos, vi la película de animación que se hizo de Death Note, y me aburrió soberanamente, con esta película del señor Adam Wingard , me ha mantenido con mucha curiosidad, me ha entretenido como bien decía más arriba. Se deja ver y ese final os deja con ganas de más, aunque si lo pensáis mejor una vez terminada, diréis ¿Cómo?
No es la película de mi vida, pero las expectativas que tenía de Death Note, las ha cumplido.
Por cierto, atentos y atentas a la banda sonora, un pequeño acierto que seguro que pasa desapercibida, pero si os fijáis en la letra de las canciones y en el momento exacto, se os pondrán los pelos de punta.

1 comentario

  1. miedo... mucho miedo tengo de verla... esta semana voy a hacer maratón de pelis y anime de death note para cuando salga esta en netflix... pero es que yo adoro demasiado al ryuk de los live action como para que me llene el de esta peli... no sé... espero que me sorprenda algo...

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario :)

Instagram