Un grupo de amigos con Síndrome de Down lleva 40 años yendo al mismo colegio: mismas clases, profesores y rutinas. Hasta sus padres que antes los acompañaban, ya no están. Ahora deberán luchar por conseguir un trabajo, aprender a cuidarse solos y lograr que a sus 50 años, ya nadie los mire como a unos niños. Lo harán todo para que nadie interfiera con sus sueños de adultos. 

Conocí a la directora Maite Alberdi con su documental "La once" una película muy cuidada, detallista y muy dulce (por lo que nos mostraba en pantalla con cada reunión)
En la Once, pudíamos ver a la Anita, pero en los niños, la hemos conocido más en profundidad y particularmente me ha cautivado en esta película.
Adoro los documentales de Maite, es capaz de hacernos reír y llorar, a veces al mismo tiempo, otras veces por separado, pero siempre transmite mucho más que un documental al uso, que quiere solo expone los hechos y te deja con cara de ¿Y?
Se acerca a las personas, a los hechos de una manera humana, sencilla y amable.

En los niños, su directora nos muestra como Anita y sus compañeros con síndrome de Down, tienen sueños, tienen ilusiones y a su vez, como se enfrentan al día a día.
Una película muy dulce como lo que preparan en su taller de cocina, y muy amargo, como los tragos que tendrán que pasar.
Esta película es la vida misma, pero vista desde otra perspectiva.
Anita y sus amigos, pero sobre todo Anita, es una luchadora, la ves en la pantalla y la admiras por su forma de ser, por su forma de luchar por sus sueños, por lo que quiere, aunque por su condición en Chile, no se lo pongan nada fácil.

Podría ser una película monotona, porque estos chicos/as, están haciendo lo de siempre una y otra vez, pero cada día para el espectador será una aventura que al finalizar la cinta, no olvidarán, porque estos personajes son entrañables.
Maravillosa, otra vez Maite Alberdi me ha vuelto a seducir

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)