Basada en una historia real narra cómo un policía norteamericano se infiltra en una banda de narcos colombianos. Para lograr ese objetivo, Robert Mazur (Bryan Cranston) se infiltrará junto Kathy Ertz (Diane Kruger), quien fingirá ser su futura esposa y Emir Abreu ( John Leguizamo), un policía con métodos poco tradicionales para codearse con la cúpula de la organización criminal y ser parte de la mayor operación encubierta antidroga de la historia.
- ESTRENO EL 16 DE DICIEMBRE- 





Actualmente, Bryan Cranston es uno de esos actores carismáticos, con garra, con elecciones de papeles bastante complicados y sobre todo, que es capaz de hacer ver al espectador que es otro personaje distinto y que se piensa dejar la piel.
Y una vez más, en Infiltrado , este actor como la copa de un pino, es el que lleva la voz cantante durante un poco más de dos horas.
En Trumbo, ya me dejó maravillada con la capacidad de transmitir al espectador como eran las cosas en esa época y me supo enseñar lo bueno y lo malo de ese personaje.
Y de nuevo, se introduce en la piel de otro personaje real, con una historia real, parece ser que peca de elegir este tipo de producciones, pero mientras atrape al espectador como lo hace en El infiltrado, estaré feliz e iré al cine solo por verle en papeles de estos.

Siendo un policía infiltrado que podría aspirar a más cosas que el estar mirando constantemente atrás por si comete algún fallo, o al jugarse el cuello cada dos por tres, quiere hacer su trabajo bien, y bien me refiero que en ciertas ocasiones, el filo de la navaja se ve, y la cuerda que le sujeta está a un tris de caerse.
Pero para que esto no ocurra, le intentan guardar las espaldas John Leguizamo y Diane Kruger
Aunque os diré que el personaje de Emir Abreu ( John Leguizamo) me dio bastante que pensar, recelé de él, hasta en más de una ocasión, porque no sabes si es corrupto, si desempeña tan bien su rol que no sabes lo que pensar...y Kathy Ertz (Diane Kruger) que es la voz de la inexperiencia, hace que su coartada con el señor Cranston, sea creíble.

Siempre es sorprendente saber y conocer a personas e historiales reales que sucedieron, y siempre es agradable, conocer a un personaje como  Robert Mazur y conocer como se infiltró, que hizo, que logró...
A su vez te deja un poco anonadada al conocer los riesgos que corría, hay algunos instantes en los que tragar me costaba y en los que no quería mirar.
Es una película en donde los diálogos son más importantes que la acción, en donde el suspense se cuida mucho, porque debe de mantener al espectador en vilo y en donde los personajes no solo se creen su rol, sino que como espectador les acompañas en este viaje.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)