Web cultural desde hace 11 años. Administrada por María Cabal e Inés Díaz Arriero. Hace 5 años se cambió el nombre de este humilde espacio y se mudó todo el contenido a la web actual. Sabemos que todo cuesta tiempo, trabajo y esfuerzo, así que encontrarás opiniones realizadas con todo el respeto y educación del mundo, entrevistas realizadas a personas de diversos ámbitos culturales, crónicas de eventos, etc. Somos un altavoz y colaboramos con diversas editoriales, productoras, instituciones, etc. No cobramos nada y todo lo hacemos por amor al arte y a la cultura, así que ¡Gracias por pasarte por nuestro humilde espacio y seguir Paseando a Miss Cultura
Send me a hello :)
Write to
paseandoamisscultura@gmail.com
or use the form below:

ENTREVISTA A PINTINA CUNEO (POR OJOS MARRONES CORRIENTES)

 


 “Ojos marrones corrientes” es mi quinta novela, y la segunda autopublicada. Vivo en Murcia desde hace 22 años pero soy alicantina. Me dedico a la enseñanza y a disfrutar de los pequeños momentos que da la vida y también a la narración de comedia romántica actual o como yo suelo decir: cuento historias de dos a los que les suceden cosas mientras mantienen unos diálogos con el inconfundible sello «pintinero».

Me podéis encontrar entre el catálogo de los sellos Selecta y Ediciones Kiwi con historias frescas y originales, llenas de momentos divertidos, tiernos y de diálogos ágiles entre unos protagonistas de los que mis lectores suelen destacar que están bien construidos y perfilados y sobre todo que son diferentes al resto de lo que suelen leer.

Al escribir únicamente pretendo dibujar en tu boca risas y sonrisas y hacer que disfrutes de los ratitos de lectura, para que al cerrar el libro sientas que has dejado dentro a unos amigos más que a unos personajes de novela.  


¿PUEDE ALGUIEN NEGARSE A AMAR PARA NO SENTIRSE VULNERABLE?

¿PUEDE UNA PERSONA ELEGIR SUFRIR ANTES QUE MOSTRARSE ENAMORADA?

¿PUEDE EL TEMOR A NO SER CORRESPONDIDA HACER DE TI UNA PERSONA SIN SENTIMIENTOS?

Marilia, desbordada en todos los sentidos posibles, respondería a todas las preguntas con un rotundo SÍ.

Cuando su vida está atravesando una borrasca, aparece el anticiclón Arturo para enfrentarla a una realidad de la que Marilia solo pretende huir. Y él llega para hacerle ver quién es realmente, llenándola de vida.

Una chica fresca, espontánea, de reacciones imprevisibles, aunque con demasiadas cargas emocionales.

Un hombre sincero, noble y de carácter generoso que tan solo desea que ella se libere de todo lo que le atenaza, no solo a nivel laboral, también emocional.


LINK A AMAZON 





- ¿Por qué nos solemos avergonzar de lo que nos está pasando? 


Las razones pueden ser variadas y habrá muchas más dependiendo de cada uno, pero quizá creemos que podemos defraudar a los que nos quieren y preferimos callar. O porque pensamos que no llegarán a entendernos, como si lo que nos ocurre sea a la primera persona que le pasa algo así. O tal vez creemos que si lo contamos dirán de nosotros que no somos capaces de gestionar esa situación. 


-¿Por qué nos cuesta tanto pedir ayuda? 


Lo de ser fuerte y afrontar todo tipo de situaciones y problemas como si fuésemos superhéroes creo que es algo muy común en muchas personas. Vergüenza y miedo a partes iguales creo que mueven ese guardar silencio.



- ¿Por qué solemos imitar o imitamos a nuestros abuelos/padres y no a nuestras madres? 


Creo que en la naturaleza del niño y la niña está el imitar en sus juegos todo tipo de acciones y profesiones (juego simbólico) ahora bien, si a un niño que imita a su madre en una profesión que en su entorno consideren que es únicamente de «mujeres» ese juego se le ridiculizará y el pequeño evitará imitar a mamá, al menos en público. Creo que todo depende del entorno del menor y de lo que los adultos le permitamos hacer, por eso es tan importante dejar que los niños y las niñas exploren, jueguen y experimenten con todo aquello que les haga disfrutar.



 -¿Por qué en este caso Marilia decide hacerlo?


Principalmente por lo a gusto y arropada que ese entorno de trabajo le hace sentir y sin duda  también por un cierto poso de rebeldía al ver que sus hermanos podían trastear con las herramientas del padre y del abuelo y que a ella se le reprochase que lo hiciera.


- Marilia juega a crear nombres, vidas y formarse su propia película acerca de las personas. ¿Qué película sería Marilia al principio y al final? 


No he tenido duda al elegir le película del principio: Billy Elliot, por todo lo que las ilusiones y la rebeldía del niño implica, el valor de la familia, como le importa no herir a su padre y a su hermano, el apoyo de estos más adelante, la lucha interior de ese niño por alcanzar sus metas…


La película del final no sería película como tal, más bien sería un documental sobre la primavera, la las abejas polinizando flores, riachuelos cargados de agua del deshielo, campos verdes y de fondo sonando Vivaldi, sí, muy bucólico pero sería para mi renacer, renovación, vida, todo lo nuevo que le trae Arturo y los cambios que ella experimenta.


-¿Elegiste cantando bajo la lluvia como película favorita de Marilia como metáfora de algo de su vida? 


La elegí porque es la primera película que yo vi en el cine, una reposición en mi pueblo siendo una niña y para mí fue un momento increíble, maravilloso, que me hizo volar en la butaca todo el tiempo. Marcó mi amor por el cine y Marilia es una apasionada también de este arte. Por diferentes razones, a ella su infancia la marca en muchos sentidos y este sería uno de esos momentos, de los que no olvidas porque en este caso te moldean para bien.


- El protagonista es arquitecto y Marilia médico y electricista ¿elegiste la profesión de Arturo consciente de lo que implica ser arquitecto? (construir casa, pero en este caso ayuda a Marilia a ser una nueva persona, como si demoliese lo antiguo e intentase ayudar con los cimientos).


La profesión de Arturo debía ir en consonancia con lo que ella siempre ha deseado: crear, diseñar dar forma, transformar una idea para pasar del dibujo en el papel a una realidad física y palpable, ella siempre ha deseado hacer algo así y la conexión con él en ese sentido era necesaria para la historia. Y por otro lado la profesión de Arturo es una metáfora de lo que él obra en su vida, ese cambio, esa remodelación.



- Arturo la invita a buscar la palabra “corrientes” en el diccionario, pero al final de la historia ¿qué otra palabra la invitaría a buscar él a Marilia?


Creo que muchas más, pero elijo «armonía», imprescindible cuando nos debemos enfrentar a problemas o situaciones difíciles. Esa armonía tan necesaria en su vida y en la de todos, por supuesto.



- ¿Qué pasaría si se nos diese mejor disculparnos con los demás? ¿Cambiarían mucho las cosas?


 Definitivamente sí, pero para eso la persona que se disculpa debería hacerlo desde el corazón y no porque cree que es lo que el otro espera de ti: escuchar un «lo siento», porque entonces te sale como el que dice «hola» o «buenos días». Los «lo siento» y los «perdona» deben salir de la consciencia de qué ha sido lo que hemos hecho mal para herir o hacer sentir al otro mal.




- En la novela sabemos que la protagonista regresa con su familia, a un pueblo, pero ¿en qué lugar has ubicado esta historia? (aunque cada lector elija el lugar). 


Vivo en Murcia pero soy de un pueblo de Alicante, siempre que en mis novelas la trama transcurra en un pueblo ese será el mío. Aunque me reservo el nombrarlo, por mi propia privacidad, simplemente. Porque me siento orgullosa de haber nacido y crecido en él, le tengo un cariño enorme y aunque de niña no supiera apreciarlo con el pasar de los años se le echa más de menos. Aclaro que río no tiene, pero me permití esa licencia para esta historia de «Ojos marrones corrientes»



- En la novela hablas de historias que se acaban, pero que la otra persona no entiende que han terminado. Hablas de ese acoso, derribo y del daño que pueden causar, en Marilia, en este caso. ¿Puede una persona del pasado hacernos sufrir tanto como para hacernos cambiar y tener miedo? 


Puede hacerte sentir así por desgracia, pero también depende de las armas que tengas para enfrentarte a esa persona y a esa situación. Creo que es básico y fundamental hablar y contar qué nos está pasando a quienes nos rodean en caso de no poder hacer frente a una situación, hablar, confiar en los demás y pedir ayudar de profesionales siempre que sea necesario.


- En la novela tenemos dos voces la de Marilia y su hermano, Carlos. Estamos acostumbrados que sea el otro protagonista el que nos hable. ¿Por qué decidiste que fuese Carlos? 


Él es el mellizo de Marilia, y es, como ella misma dice, su propia conciencia, su otro yo, el espejo en el que se mira, la persona que la entiende con una sola mirada y por desgracia para él quién más sufre con sus silencios y ese alejarse de todos y esa forma de encerrarse en sí misma y levantar un muro; yo misma como autora necesitaba escuchar los pensamientos de Carlos mientras escribía la historia. Había muchos más y los eliminé, porque no llegaban a ser dos voces en la trama, si no pensamientos que aparecían de forma puntual y creía que no serían bien recibidos. Ahora veo que han gustado tanto y me arrepiento de haberlos suprimido, la verdad.



- Cuando empezaste la novela, ¿tenías claro hacia qué lugar te iba a llevar o querías que fuese?


Sí, eso es algo que siempre sé antes de sentarme ante una nueva novela: cómo empieza, qué separa a los protagonistas y qué les hace reunirse al final. Si no tengo claro esto no me siento a escribirla y voy jugando con ella en mi mente hasta que llega el momento de empezar a escribir.


 Al terminarla, ¿qué es lo que más te sorprendió de ella?


Lo que más me sorprendió es la fortaleza de Arturo para poner en su sitio a Marilia cuando llega el momento, porque ella arrastra una carga pesada por muchas razones pero nadie puede obviar el daño que haces por querer protegerte a toda costa, el mensaje sería «no todo vale» y que hay que dejar de mirarse el ombligo a veces. Ella deja de mirarse y antepone el sufrimiento de otros al suyo propio, en el que ya no tiene sentido regodearse, esto era importante conseguirlo y lo hice al final de la historia.


María, agradecerte de corazón que me cedas un rinconcito de tu precioso blog para hablar de mi última novela.


*Las ilustraciones son de la propia autora.

Comentarios