Web cultural desde hace 11 años. Administrada por María Cabal e Inés Díaz Arriero. Hace 5 años se cambió el nombre de este humilde espacio y se mudó todo el contenido a la web actual. Sabemos que todo cuesta tiempo, trabajo y esfuerzo, así que encontrarás opiniones realizadas con todo el respeto y educación del mundo, entrevistas realizadas a personas de diversos ámbitos culturales, crónicas de eventos, etc. Somos un altavoz y colaboramos con diversas editoriales, productoras, instituciones, etc. No cobramos nada y todo lo hacemos por amor al arte y a la cultura, así que ¡Gracias por pasarte por nuestro humilde espacio y seguir Paseando a Miss Cultura
Send me a hello :)
Write to
paseandoamisscultura@gmail.com
or use the form below:

Opinión de Ceniza de Jonathan Auxier


No es ningún secreto que en el Londres victoriano los niños huérfanos llevan a cabo las labores más amargas y peligrosas. Como la de limpiar chimeneas, por ejemplo. Tampoco es un secreto que Nan Sparrow, pequeña díscola de valor incombustible, es la mejor deshollinadora de la ciudad. Aunque a muchos les dé rabia que sea una chica.

Muchos días, después de horas de trabajo extenuante y de los continuos maltratos por parte del jefe de los deshollinadores, Nan se siente sola. Totalmente perdida. Hace tanto tiempo que su maestro y mejor amigo se marchó sin dejar rastro…

Pero no está sola. En una esquina, silencioso y a la espera de que Nan lo necesite, aguarda su Golem, nacido de un pedazo de ceniza. Una criatura mágica y fascinante que la le salvó de morir una vez. Y que la salvará mil veces más, si es necesario.

 

* Traducción de Gemma Rovira.

Desde que Nan era muy pequeña, siempre vivió con su Deshollinador, que la cuidaba, la alimentaba incluso si tenía que quedarse él sin probar bocado, la abrigaba incluso si eso suponía pasar él un poquito más de frío, la enseñaba a leer y a contar historias… Hasta que un día desapareció de su vida sin dejar más rastro que su sombrero y un pequeñito pedazo de ceniza.

Desde entonces, Nan trabaja en la cuadrilla de trepadores del despiadado Wilkie Crudd. Es la mejor de todos los niños limpiachimeneas, pero eso no le sirve para salvarse de los maltratos y vejaciones a los que los somete el patrón.

Sin embargo, un día pasa lo peor que puede pasarle a un niño limpiachimeneas. Y todo cambia para Nan. Pero no creas que es un cambio mágico que le soluciona la vida. Porque no es eso en absoluto. La vida de Nan sigue siendo igual de dura, de peligrosa, de solitaria y de triste. Lo que pasa es que ahora siente una pequeñita llama que va creciendo en su interior: la llama del cambio, de la lucha, de que quizá, solo quizá, de manera hipotética, exista algo un poco mejor para ella. Para todos ellos.

Nan es un personaje maravilloso. Es una niña fuerte, valiente, decidida, muy lista, independiente e impetuosa. El mundo no deja de tratarla mal, pero ella sigue siendo la niña sensible y tremendamente generosa que creció junto al Deshollinador. No importa lo espantosa que sea su situación, que Nan siempre está dispuesta a ayudar a otros, a cuidar de otros… incluso cuando eso supone perder una oportunidad de oro para beneficiarse ella.

Por suerte, a pesar del mundo despiadado en el que vive, Nan no está sola.

Contará con la amistad incondicional de Toby, un niño huérfano que habita las calles de Londres y malvive rebuscando en las aguas del Támesis, reparando lo que encuentra y vendiéndolo después. Este personaje me ha gustado muchísimo por su fina ironía y su ternura.

También conocerá a la señorita Bloom, una maestra dispuesta romper los moldes de la época, que le proporcionará lecturas que enriquecerán aún más la mente de Nan, historias y el apoyo necesario para iniciar la lucha por sus derechos.

Y, por supuesto, tendrá a Charlie. El enorme y dulce Charlie. El poderoso Charlie. Ese monstruo que no es un monstruo, sino un legado fruto del amor y que estará dispuesto a salvarla en caso de que Nan lo necesite. No quiero contar mucho más de Charlie, porque merece la pena ir viendo cómo se conocen uno a otro y descubren lo que significa su presencia al lado de Nan.

Ceniza (Historia de una niña y su monstruo) está ambientada en el Londres de la época victoriana. Se nota que el autor se ha documentado a fondo para crear una ambientación realista y plasmar la época histórica de un modo riguroso y bello al mismo tiempo.

El estilo de Jonathan Auxier es delicado y casi mágico. Mientras nos cuenta una historia difícil, basada en una realidad terrible, es capaz de transportarnos a un ambiente de cuento clásico. Con una narración ágil y poética al mismo tiempo, crea una ambientación tan rica y visual que permite al lector contemplar las vistas de Londres desde los tejados, sentir el frío en el cuerpo al recorrer las frías calles e incluso la angustia de los asfixiantes interiores de las chimeneas.

Además, a través de lo que parece ser un cuento de fantasía, muestra la dura realidad de los niños huérfanos de la época, no solo de los que se dedicaban a limpiar chimeneas, sino también de los que rebuscaban en la basura o malvivían de cualquier otra manera, y denuncia el trabajo infantil que, a día de hoy, por desgracia, todavía sigue existiendo en muchas partes del mundo.

Después del final de la novela, Auxier nos deja dos notas interesantísimas. En la primera nos habla de algunas tradiciones y anécdotas que le sirvieron como inspiración a la hora de crear la historia de Nan. En la segunda, nos explica varios aspectos del contexto histórico y nos recomienda incluso algunos libros por si queremos ampliar la información.

La edición del libro por parte de Blackie Books es, como siempre, exquisita. En tapa dura, con letras doradas y la sobrecubierta con una preciosa ilustración de Dadu Shin. Además, en las guardas, encontramos un modesto plano con Londres según lo ven Nan y Charlie.

Ceniza ha sido una lectura preciosa, emotiva, de las que te hacen sufrir y a la vez te reconfortan por dentro, con una protagonista inolvidable y una ambientación maravillosa que también forma parte de la trama misma.

¡Recomendadísima para jóvenes y adultos!


Opinión de Inés Díaz Arriero

Comentarios