Web cultural desde hace 11 años. Administrada por María Cabal e Inés Díaz Arriero. Hace 5 años se cambió el nombre de este humilde espacio y se mudó todo el contenido a la web actual. Sabemos que todo cuesta tiempo, trabajo y esfuerzo, así que encontrarás opiniones realizadas con todo el respeto y educación del mundo, entrevistas realizadas a personas de diversos ámbitos culturales, crónicas de eventos, etc. Somos un altavoz y colaboramos con diversas editoriales, productoras, instituciones, etc. No cobramos nada y todo lo hacemos por amor al arte y a la cultura, así que ¡Gracias por pasarte por nuestro humilde espacio y seguir Paseando a Miss Cultura
Send me a hello :)
Write to
paseandoamisscultura@gmail.com
or use the form below:

ENTREVISTA CON REBECA FER Y A TIFFANI GUARCH (POR LA OBRA VICTORIA VIENE A CENAR)

 

- Interpretáis a Clara Campoamor y Victoria Kent dos mujeres muy importantes de este país. Antes de hacer la obra ¿qué conocíais de ellas? y al empezar a leer el guion ¿qué descubristeis de ambas? 


Rebeca y Tiffani: Antes de leer el texto de la obra, sabía quién era la gran Clara Campoamor y todo lo que había luchado por la igualdad de derechos, la aprobación del sufragio femenino; de Victoria Kent sabía menos por eso para mí como actriz era un reto maravilloso poder interpretarla, poder descubrirla a fondo; cuando leí el texto por primera vez me di cuenta de todo lo que ignoraba de las dos, muchísimos detalles de sus vidas, su pulso, su lucha por una sociedad más justa, y en concreto con Victoria me di cuenta de que era la gran desconocida y que por delante me esperaba un camino precioso de búsqueda, de documentarme e impregnarme de mujeres referentes y decisivas en la historia de este país. Ha sido un aprendizaje brutal sobre ellas y sobre una época que no nos tocó vivir.


- En este encuentro entre Clara y Victoria el espectador está en tensión y expectante por el doloroso tema de 1931. Si estas dos mujeres hubiesen vivido en el 2021 y se tuviese que votar por otra ley de la mujer ¿se hubiesen unido o estarían en lados opuestos? (como en 1931).



Rebeca: A mi me gustaría pensar que sí, que lo harían y se unirían para conseguir el mismo objetivo, al final las dos han luchado siempre por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, siempre han luchado por las desigualdades sociales, creo que llegar a un consenso entre ambas, poder trabajar juntas, unidas mano a mano sería realmente positivo y enriquecedor. Creo que sí, que hoy en día aunarían sus fuerzas al margen de intereses políticos.

Tiffani: Es difícil dar una opinión al respecto. Victoria Kent no estaba en contra del voto femenino, simplemente creía que las mujeres no estaban preparadas todavía para votar. Estamos hablando de un contexto político e histórico muy concreto y especial, que sin duda queda muy alejado de nuestra realidad en el 2021.


- Otro de los momentos más impactantes de la obra es cuando os subís a vuestro escaño a repetir el discurso que dieron Victoria y Clara en el Congreso ¿qué sensaciones os embargaron al poneros en su piel? Si pudierais viajar al pasado y asesorar a estas dos mujeres ¿cómo lo harías? 

Rebeca: Para mí es realmente uno de los momentos más emocionantes de la obra, sin duda uno de los que más disfruto, se me eriza la piel con el hecho de sentir que estoy intentando transmitir sus ideas, sus pensamientos reales que ellas tenían en aquellos instantes, ya que lo representamos tal cuál ellas lo hicieron en aquel momento; intento que el público pueda llegar a entender algunas de sus razones, sus porqués; luchar porque su mensaje a través de mi voz llegue a esa Cámara del Congreso de los Diputados ( en este caso el público) y puedan llegar a empatizar en algún momento y comprenderla. Realmente emocionante y necesario. No me sentiría capaz de asesorarlas, ellas creían totalmente en lo que hacían, de corazón, con sus errores y con sus aciertos, pero dejándose la piel e incluso poniendo en juego sus propia vidas, con el objetivo siempre tanto una como otra, de intentar conseguir una sociedad más justa, equitativa y mejor para tod@s.

Tiffani: El entreacto de la obra, donde representamos los dos discursos del debate es para nosotras uno de los momentos más emocionantes. Hemos ido entrando en ellos, los hemos ido sintiendo cada vez más a medida que hemos ido interiorizando el texto. Como actrices, subir al escaño con ese vestuario tan acorde a la época e imaginar al público como si fueran los diputados que asistieron al Congreso en ese famoso día, nos da la energía y el empuje necesarios para defender ambas posturas. Tanto la de Victoria Kent como la de Clara Campoamor.

En cuanto a la última pregunta, si pudiese viajar al pasado sería para ver y escuchar muy de cerca a estas dos grandes mujeres que hicieron historia en nuestro país. Y, por supuesto, para empaparme de sus conocimientos, pero jamás me sentiría capacitada para asesorarlas en ningún aspecto.


Otra de las cosas que destacaría de la obra es como nos va contando la vida de Victoria y de Clara desde los datos más cercanos hasta los más lejanos (como pasaron la guerra, posguerra, exilio). 


Rebeca y Tiffani: Si creo que sí. Quizás en Suiza o Nueva York, desde luego habría sido un encuentro maravilloso entre dos mujeres que aún con sus diferencias en aquel momento, se tenían mucho respeto, cariño y en mucha estima intelectual. Se admiraban muchísimo. Hay un momento de la obra en el que Victoria medio en broma, medio en serio se lo dice: “... no solo hablaste como mujer, hablaste como política, una de las mejores a las que nunca me he enfrentado…”



-Si hubiesen tenido la oportunidad de escribir algo juntas desde el exilio ¿qué hubiese sido? 



Rebeca y Tiffani: Un manual de cómo ser mujer, poder tener voz y luchar por tus ideas, en una época tan difícil y machista y no morir en el intento, jajaja… Donde contarían todas las anécdotas, vividas y comentarios groseros y fuera de lugar recibidos por el sector másculino durante sus carreras políticas, desde el humor y de forma distendida, como hacen también en un momento de la obra, creo que serviría de inspiración y ánimo para la época actúal.


- Muchas personas no conocerán a Victoria y a Clara y/o su historia ¿cuál es el comentario que más os ha llamado la atención? (de algún espectador o de alguna persona a la que hayáis explicado el proyecto). 


Rebeca: “¿Y quién es Clara Campoamor?” ese comentario no deja de sorprenderme, descubrir que aún hay muchas personas que no la conocen por no hablar ya de Victoria, pero en concreto Clara que consiguió la aprobación del sufragio femenino en España, me da una idea de la invisibilidad y forma de sepultar los nombres de nuestros referentes femeninos más importantes en la historia de nuestro país, algo que debe cambiar y que con esta obra esperamos aportar nuestro granito de arena a ello.

Tiffani: Lo que por lo general resalta entre el público al finalizar la obra es el asombro por conocer una parte de la historia plenamente ignorada por la mayoría.

Recuerdo con especial cariño el comentario de un espectador que al finalizar la obra se acercó a nosotras y nos dijo que era la primera vez que se emocionaba tanto en un teatro. Creo que mucha culpa de eso la tiene la historia personal que se cuenta tanto de Clara como de Victoria. Una historia desconocida para muchos, pero humana.



- Cómo describirías a Victoria viene a cenar con: un sentimiento, con una canción y con un lugar de Madrid. 

Rebeca: Victoria viene a cenar en un sentimiento par mi, es PASIÓN y también CORAJE, en una canción sería “Salento” de René Aubry, una melodía que nos ha acompañado desde el inicio, en el proceso creativo y de búsqueda, que a mí personalmente me ha ayudado e inspirado mucho, y un lugar de Madrid, podría ser un piso antiguo por la zona del Barrio de las Letras de Madrid, con techos altos y ventanales grandes donde después de años y pasado el tiempo, estas dos maravillosas mujeres se reencuentran por fin y finalmente consiguen fundirse en ese gran abrazo final.

Tiffani: El sentimiento que más describe a Victoria viene a cenar para mí es la lucha incansable por los derechos de las mujeres.

En cuanto a la canción, cualquiera de las que suenan durante la función sería emblemática para referirnos a la obra, ya que es escucharlas y automáticamente el cuerpo responde solo como personaje.


Creo que no hay un lugar concreto de Madrid que pueda describir a Victoria viene a cenar en toda su plenitud. La imagen que se me viene a la cabeza es la de muchas mujeres en las calles y plazas, mujeres que desde sus casas escucharon en la radio aquel 1 de octubre de 1931 que el sufragio femenino por fin se había aprobado.

Comentarios