Search

Bienvenid@s a la Web Paseando a Miss Cultura. Web que nació el 15 de mayo de 2009 y que quizás muchos de vosotr@s la seguíais por Soycazadoradesombrasylibros. En el 2016 decidí cambiar el nombre, pero con la misma identidad, cariño y amor a la cultura.
En la web estamos la escritora Inés Diaz Arriero y servidora Miss_Cultura o María.
Nos guste o no...un libro,película,serie...lo tratamos con todo el respeto y educación. Somos conscientes de que detrás de ese proyecto y trabajo hay mucho esfuerzo, dedicación y tiempo detrás.
Larga vida a la Cultura.

Send me a hello :)

OPINIÓN DE LA IDEA MÁS TONTA DEL MUNDO DE JIMMY GOWNLEY


Jimmy era popular, estaba entre los mejores de su clase y era el máximo anotador de su equipo de baloncesto. Pero todo eso cambió cuando la varicela le obligó a perderse la final del campeonato.

Después, las cosas fueron de mal en peor cuando contrajo neumonía y faltó aún más al colegio. Antes de que Jimmy se diera cuenta, sus notas se hundían y nada parecía ir bien.

¿Cómo podría Jimmy cambiar las cosas y tal vez incluso tener una cita con la chica más guapa y lista?

 

· Traducción de Antonio Jiménez Morato.

 

Jimmy Gownley comenzó a escribir y dibujar cómics cuando tenía quince años y actualmente se dedica a ello de manera profesional con gran éxito. En ¡La idea más tonta del mundo! nos habla de aquellos inicios, durante su adolescencia en el pequeño y modesto pueblo de Pensilvania donde se crio.

Aunque la trama principal se centra en esos primeros pasos del joven Jimmy como escritor y dibujante de cómics, no se limita solo a eso, sino que se abre para abarcar, mostrar y defender el valor literario del cómic y la novela gráfica, muchas veces despreciados de manera totalmente injusta como un «género menor».

Nuestro protagonista es un apasionado de los cómics y, durante la primera parte de la novela, cuando se nos presenta como ávido lector, se esfuerza por romper prejuicios, explicando que los cómics son una forma de literatura totalmente válida y dejando constancia de la gran variedad de temáticas, personajes, estilos, mensajes, etc. que podemos encontrar en forma de viñeta.

Cuando pasa de lector a autor, Jimmy encarna las dudas, el bloqueo ante la página en blanco, la falta de confianza, la esperanza, las primeras decepciones, los primeros éxitos, la ilusión, las frustraciones… Todo eso que cualquiera que alguna vez haya emprendido un proyecto artístico de cualquier tipo segurísimo que puede reconocer.

Pero como Jimmy es un adolescente, no todo es trabajar en sus cómics. La novela también aborda los cambios y complicaciones típicos de la adolescencia: la presión por hacer bien las cosas, la importancia de la amistad, el primer amor, los cambios de humor, el miedo a defraudar… y la importancia capital que tiene estar rodeado por personas que te quieren, que te apoyan de manera incondicional y que saben cómo mantenerte con los pies en la tierra en caso de te pongas un poco tonto.

El dibujo, con trazos muy definidos, da sensación de dinamismo, como si realmente tuviera movimiento, añadiendo aún más ritmo y energía a la narración. Además, me ha gustado el detalle de cómo la saturación del color acompaña en diversas ocasiones al estado de ánimo del protagonista: marrones casi grises en los momentos de más desesperanza; o cargados de intensidad en las escenas más apasionadas o de más tensión.

¡La idea más tonta del mundo! ha sido una lectura muy entretenida, divertida y muy completa, que desprende amor por los cómics y por el arte en cada página. Cuando leí la sinopsis de esta novela gráfica supuse que me iba a gustar, pero no podía imaginar que la iba a disfrutar tantísimo. Me lo he pasado muy bien leyéndola, me he reído en algunas ocasiones e incluso me he sentido identificada en varios momentos.

Muy recomendable para lectores que empiezan a interesarse por la novela gráfica, para escritores de cómic en ciernes o para cualquiera que quiera pasárselo bien acompañando a este adolescente mientras descubre cómo perseguir su vocación y nos convence para amar todavía más la literatura en forma de viñetas.


Opinión de Inés Díaz Arriero

Comentarios