Search

Bienvenid@s a la Web Paseando a Miss Cultura. Web que nació el 15 de mayo de 2009 y que quizás muchos de vosotr@s la seguíais por Soycazadoradesombrasylibros. En el 2016 decidí cambiar el nombre, pero con la misma identidad, cariño y amor a la cultura.
En la web estamos la escritora Inés Diaz Arriero y servidora Miss_Cultura o María.
Nos guste o no...un libro,película,serie...lo tratamos con todo el respeto y educación. Somos conscientes de que detrás de ese proyecto y trabajo hay mucho esfuerzo, dedicación y tiempo detrás.
Larga vida a la Cultura.

Send me a hello :)

ENTREVISTA CON FRANÇOIS-HENRI DESERABLE (POR UN TAL SR. PIEKIELNY)

*Fotografía de mi autoría

François-Henri Désérable nació en 1987 en Amiens. Estudió Lenguas y Derecho en las universidades Picardie Jules-Verne y Jean-Moulin Lyon-III. En 2012 obtuvo el Premio joven escritor de lengua francesa por Clic! Clac! Boum!, un relato sobre la muerte de Danton. En 2013 entró a formar parte de la prestigiosa lista de autores de la colección Blanche de Gallimard con Muestra mi cabeza al pueblo (Cabaret Voltaire, 2016), novela por la que fue distinguido con el Premio Amic de la Académie française. Con Évariste (2015) obtuvo, entre otros, los premios Histoire de Paris y Geneviève Moll de biografía. Un certain M. Piekielny, basado en la vida del escritor Romain Gary, se publicó en Francia para la rentrée literaria de 2017. Actualmente reside en París.



 «Cuando te encuentres con grandes personajes u hombres importantes, prométeme que les dirás: en el nº 16 de la calle Grande-Pohulanka, en Wilno, vivía el Sr. Piekielny…»


”Roman Kacew era un niño cuando le hizo esta promesa a su vecino, aquel Sr. Piekielny que parecía un «ratoncillo triste». Ya adulto y convertido en escritor con el nombre de Romain Gary, miembro de la resistencia y diplomático, siempre la cumplió: «De los estrados de la ONU a la Embajada de Londres, del Palacio Federal de Berna al Elíseo, ante Charles de Gaulle y Vichinsky, ante los dignatarios y hacedores de futuro, nunca dejé de mencionar la existencia del hombrecillo», cuenta en La promesa del alba, su autobiografía.


Un día de mayo, el azar me llevó delante del nº16 de la calle Grande-Pohulanka. Ese día decidí emprender la búsqueda de un tal Sr. Piekielny.