Search

Bienvenid@s a la Web Paseando a Miss Cultura. Web que nació el 15 de mayo de 2009 y que quizás muchos de vosotr@s la seguíais por Soycazadoradesombrasylibros. En el 2016 decidí cambiar el nombre, pero con la misma identidad, cariño y amor a la cultura.
En la web estamos la escritora Inés Diaz Arriero y servidora Miss_Cultura o María.
Nos guste o no...un libro,película,serie...lo tratamos con todo el respeto y educación. Somos conscientes de que detrás de ese proyecto y trabajo hay mucho esfuerzo, dedicación y tiempo detrás.

Send me a hello :)

OPINIÓN DE BUENAS HERMANAS DE COSTA ALCALÁ


¿Qué pasaría si las hermanas March, las queridas protagonistas del clásico Mujercitas, hubieran nacido en una sociedad totalitaria?
En la ciudad ideal de Concordia todos son Buenos Ciudadanos. Hacen su vida y su día a día es plácido y sin sobresaltos, al menos, mientras obedezcan las normas y al gobierno que les vigila en todo momento.
Entre los Buenos Ciudadanos de Concordia, la familia March es una de las más respetadas y las hijas de la familia son todo lo que se espera de ellas: talentosas, dóciles, buenas hermanas y buenas ciudadanas, pero todo esto cambiará en cuanto comiencen a ver las fisuras del sistema, en cuanto comiencen a preguntarse si ese mundo en el que viven es tan ideal como parece.







En Buenas Hermanas nos encontramos dentro de un retelling de Mujercitas, con una ambientación propia de 1984 de George Orwell y salpicada de algún otro elemento que me ha recordado a otras distopías que he leído durante los últimos años, como, por ejemplo, Flawed de Cecelia Ahern.

Nada más abrir el libro nos situamos en el corazón de Concordia, una ciudad habitada por Buenos Ciudadanos que se esfuerzan por seguir las enseñanzas del Libro y mostrarse siempre rectos y adecuados delante de las cámaras que todo lo ven desde los postes que hay sembrados por las calles. Toda la sociedad vive en una rutina perfectamente establecida, donde incluso las “celebraciones” forman parte de la disciplina “aceptada voluntariamente por los ciudadanos” por su propia seguridad. Eso en teoría, porque pronto nuestros protagonistas empezarán a cuestionarse si la vida que conocen desde que nacieron es realmente lo que aparenta.

Aunque aparecen varios personajes que podrían considerarse principales, los protagonistas absolutos son Amy March, Jo March y Teddy Lawrence. Ellos tres (sobre todo las dos hermanas), a través de su día a día, de sus jornadas laborales, de sus relaciones con otros personajes y de los descubrimientos que van resquebrajando las ideas que llevan grabadas a fuego, son los que cargan con el peso de la historia. También son a los que mejor conocemos a lo largo de la lectura. El resto de personajes quedan un poco más desdibujados: Marmee, Meg, tía March y John Brooke han sido algunos de los que me he quedado con ganas de conocer más en profundidad.

La historia avanza al mismo ritmo pausado que la propia vida en Concordia. Una cosa que me ha gustado mucho, porque siempre resta monotonía y me parece que enriquece mucho a una novela, es el cambio de punto de vista.  A lo largo de un mismo capítulo, el narrador en tercera persona sigue a uno u otro personaje, en función de la escena que corresponda.

Otra de mis cosas preferidas ha sido el personaje de Amy March. Aunque Jo es mi mujercita predilecta entre las hermanas March originales, en Buenas Hermanas, para mi gusto, le roba todo el encanto su hermana pequeña. Amy me ha parecido el personaje más completo y más complejo, el que se enfrenta a los conflictos más difíciles con más inteligencia y la que sale siempre más airosa de todas las situaciones.

Para esta lectura iba con las expectativas por los cielos. No es ningún secreto que Costa Alcalá son unos de mis autores preferidos de los últimos tiempos (este es el quinto libro suyo que leo este año, contando las relecturas que hice los primeros meses). Además, había mucho hype con el tema de la reinterpretación de Mujercitas. Quizá por eso, al final, no ha terminado de ser todo lo que esperaba y me he quedado más bien con una sensación que podría explicar como la de estar contemplando desde arriba el día a día de una ciudad en miniatura.

En especial, ha habido dos cosas que han supuesto los grandes «peros» para mí:

La primera, la cantidad de erratas de edición que tiene el libro, sobre todo palabras que faltan o sobran en las frases y que me han molestado una barbaridad, especialmente en determinados capítulos.

La segunda, el final. Tanto si hay continuación (cosa que también me daría rabia porque detesto leer un libro pensando que es autoconclusivo y que de repente no lo sea) como si no, el final me ha dejado fría. Después de más de quinientas páginas, prácticamente no se resuelve nada, pero tampoco queda abierto como para dejarme cavilando qué va a pasar.

En resumen, Buenas Hermanas ha sido una lectura que me ha gustado, pero sin más. No me arrepiento de haberla leído, para nada, pero lamentablemente tampoco puedo decir que me haya encantado.

Comentarios

  1. Da mucha pena lo de las erratas. A ver si lo corrigen en una futura revisión. No es una historia que me llame mucho, así que lo dejo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Lo tengo súper pendiente y espero leerlo antes de que termine el año, pero no sé qué me parecerá a mí porque estoy leyendo todo tipo de opiniones... pero tendré que ponerle remedio pronto, ¿no? :)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

La nueva politica de privacidad donde encontrarás información acerca de comentarios, entradas...https://blog.paseandoamisscultura.com/2010/09/Contactme.html