22 jun. 2018

Opinión de El hombre de Tiza de C.J. Tudor

Echando la vista atrás, todo comenzó el día del terrible accidente durante la feria, cuando Eddie, de doce años, conoció al Hombre de Tiza. Fue el Hombre de Tiza quien le dio la idea de los dibujos: una manera de dejar mensajes secretos entre el grupo de amigos. Fue divertido hasta que los dibujos condujeron al cuerpo sin vida de una niña. Sucedió hace treinta años y Ed pensaba que todo había quedado olvidado. Sin embargo, recibe una carta que contiene solo dos cosas: una tiza y el dibujo de un muñeco. La historia se repite y Ed se da cuenta de que el juego en realidad nunca terminó...











El hombre de Tiza más que un thriller o como lo ha descrito la editorial diría que una novela de misterio, oscura y llena de dosis de realidad sepultadas bajo ese hombre de tiza que con solo nombrarlo te entran escalofríos en un primer instante pero nada más lejos de la realidad.
C.J. Tudor nos introduce en una novela en donde todo un pueblo es protagonista, donde hay muchas clases sociales entre las páginas de su libro y en donde los protagonistas o los que son los ojos del lector son unos adolescentes que viven determinadas situaciones que serán determinantes para su futuro.

Narrado entre el presente y el pasado con unos 30 años de diferencia lo bueno de esta novela y de la autora es como ha sabido dibujar a una sociedad pasada y como lo ha vuelto a hacer con el presente. La vida en un pueblo donde todos se conocen, todos los secretos se saben...es que no la he visto como un thriller, diría que el hombre de tiza es la vida dura, cruel, realista, sin florituras y sin tiritas que vemos día si y día no.
Son los problemas de unos jóvenes, las inquietudes, los enfados, los momentos inolvidables y entre todo esto aparece la figura de "el hombre de tiza" el cual hace apariciones estelares cuando menos te lo esperas.

Algo que me ha llamado la atención en esta pandilla de amigos es que apareciese una chica, con casi la misma descripción de Bev de la novela del señor King "It" además con algunos rasgos similares.
Las aventuras de estos chicos son pocas comparadas con las que me pensaba encontrar entre sus páginas aunque eso si, me ha encantado ver como los padres forman parte de la historia porque en otros caso, el padre, madre o los dos progenitores han brillado por su ausencia haciendo que como lectora no me creyese gran parte de la trama, pero en esta ocasión son parte de la historia, sobre todo los padres de Eddie.

Hablando de personajes es una novela coral pero es Eddie quien nos sumergirá en sus recuerdos.
El padre y la madre de Eddie son personajes atípicos y sobre todo para esa época, donde la madre es trabajadora y luchadora y el padre se quedaba en casa haciendo cosas, además que algunos diálogos que mantienen estos con Eddie o que el protagonista escucha son maravillosos.
Otra de las cosas que me han gustado de esta historia es que no es lineal, esos saltos en el tiempo hacen que el hombre de tiza sea ágil de leer.
La verdad es que leyéndolo sientes un poco de nostalgia.
Tal y como la habían catalogado pensé en encontrarme algo totalmente distinto a lo que he leído ¿Decepcionada? No, pero me imaginaba algo más impactante a lo que he encontrado entre las páginas.

Previous Post

Next Post