12 may. 2018

Opinión de Vientre de Roberto Martín

Joaquín y David quieren ser padres, como muchas parejas gays consideran el vientre de alquiler, pero tras una serie de malas experiencias deciden pedírselo a una persona de su confianza Luna. Pero ¿qué pasa cuando se junta vida y dinero? Una historia de venganzas, amor y con toques de comedia negra con tres personajes que son dueños de sus deseos. ¿Cuánto cuesta una familia? ¿Cualquiera puede ser padre o madre? Vientre es un triangulo amoroso que te enganchara desde el primer minuto.










El escritor y la musa  fue la primera obra de teatro que vi escrita y dirigida por Roberto Martín y Vientre ha sido la siguiente y tengo que os confesaré que la evolución de una obra a otra es impactante, también es verdad que las dos son de géneros distintos pero que el autor/director se desenvuelva en dos piezas totalmente opuestas tiene mucho merito.
También es verdad es que las dos tienen un humor sarcástico, muy retorcido en ocasiones pero que os encantará porque es un pilar esencial y vital en la historia, pero centrémonos en Vientre.

Tenemos un trío de personajes muy potente interpretados por Iris Carrasco, Alberto Valcárcel, Jesús Agudo que ya desde el primer instante que hablan se meten en el bolsillo al espectador porque sus vidas te interesan y te enganchan.
Los tres interpretan personajes complejos, con una edad en la que ven que los sueños se escapan de las manos, en otros casos los tienen al alcance de la mano.
Por otro lado tenemos las ambiciones de cada uno aunque David creo que es el único que es un buenazo y que está en una situación incomoda por un lado como amigo de Luna y por otro como marido de Joaquín.

En esta obra me ha llamado la atención las clases sociales que se mezclan tenemos a Joaquín que chasquea los dedos y lo tiene todo, tenemos a Luna que podría ser más de lo que es y a David que es el que deja las cosas un poco inacabadas.
Pero poderoso caballero es don dinero y creo que le añadiría como un personaje que planea sobre esta obra casi desde el principio.
Algo que me llamó poderosamente la atención y que Roberto trata muy bien es el tema de la homosexualidad, es decir: tenemos a un personaje que lo sabía desde hace tiempo y lo aceptó, pero por otro lado tenemos a otro que te choca como es y como se comporta...

El ritmo de vientre es vertiginoso entre confesiones intimas, entre guiños y gags a películas clásicas, entre pensamientos dichos en voz alta y sin tapujos...El personaje que interpreta Iris Carrasco es hipnótico, nunca sabes por donde saldrá pero siempre que aparece da un aire fresco a la trama.
Los tres personajes son el tandem perfecto además que se complementan para que ese puzzle encaje a la perfección.
Podéis ver vientre hasta el 31 de mayo en "La escalera de Jacob" y dejaros atrapar por esta obra de teatro que no os dejará indiferentes y es que Roberto es lo que tiene, que entras de una manera a ver la obra y sales de otra, siempre con la boca abierta de par en par y asombrada.

What do you think about this article?

Previous Post

Next Post