23 mar. 2018

Opinión de Todo es mentira de E.Lockhart


Esta es la historia de una chica cuya mente diabólica le ha permitido llegar a lo más alto. Pero, ¿cuántas veces se puede renacer de las cenizas?
Imogen es una fugitiva huérfana, heredera de una fortuna, además de una cocinera y una tramposa.
Jule es una luchadora, una persona camaleónica y una atleta.
Una amistad intensa. Una desaparición. Un asesinato, o quizás dos.
Una historia de desamor, o quizás tres.
Sangre y chocolate.
Superhéroes, espías y villanos.
Una chica que se niega a darle a la gente lo que quiere de ella.
Una chica que se niega a ser quien fue.






No sabéis cómo me duele hacer este tipo de reseñas. Tenía muchísimas ganas de leer Todo es mentira. Tenía una pintaza increíble, tanto la portada como la sinopsis. Pensaba que lo iba a disfrutar una barbaridad. Pero, tristemente, al final ha sido un poco decepción. Se ha quedado en un libro más del montón, entretenido y ya está. Os cuento lo que me ha parecido, pero, por si cabe duda, recuerdo que esta es solamente mi opinión personal.

Al empezar el libro nos encontramos con Jule huyendo de alguien, disfrazándose y haciéndose pasar por su amiga Imogen. A partir de ahí empezamos a tratar de entender por qué y cómo ha llegado hasta esa situación. Un comienzo maravilloso, que me atrapó y me dejó deseando devorarlo cuanto antes. Me mantuvo así unos capítulos, pero después empezó a desinflarse.

La estructura de la novela es muy original: está escrita al revés. Empezamos por el final, en el capítulo dieciocho, y vamos avanzando hacia atrás hasta el uno. Era una idea genial para mantener la intriga del lector, pero me parece que en este caso a E. Lockhart se le ha vuelto en contra. A medida que iba leyendo, cada vez me parecía más enrevesado todo y a ratos incluso me costaba seguir la historia; hasta el punto de que no me ha quedado del todo claro qué fue lo que llevo a Jule a empezar toda esta locura. Además, este recurso tampoco ha servido para mantener el misterio, porque una vez que nos presentan a Jule, la historia se vuelve bastante predecible.

La trama en sí no es demasiado profunda, pues Jule va saltando de un sitio a otro a la vez que también damos saltos en el tiempo, por lo que es complicadísimo poder desarrollar un escenario o un contexto concreto.

A favor tiene el modo en el que escribe la autora, con un estilo directo y ágil. Además, el libro está estructurado en capítulos que en su interior tienen como otros capitulitos más pequeños, por lo que la lectura es muy rápida y amena. Está narrado en tercera persona, por un narrador que está claro que sabe muchísimo más que lo que nos cuenta.

En definitiva, Todo es mentira es un libro entretenido, sin más pretensiones, con una estructura original y un ritmo trepidante. Una de esas lecturas perfectas para cuando necesitamos un respiro y solo buscamos pasar un rato distraídos con una lectura ligera.

—Opinión de Inés Díaz Arriero—

Previous Post

Next Post