13 mar. 2018

Opinión de Goodbye Days de Jeff Zentner


Carver Briggs lo tenía todo: una familia guay, le iba bien en el instituto y sus tres amigos eran los mejores del mundo. Amigos de verdad con los que siempre te echas unas risas.
Pero la vida que hasta entonces había conocido se esfumó cuando decidió mandarles un mensaje al móvil. Al cabo de pocos minutos los tres murieron en un accidente.
Ahora Carver no puede dejar de culparse a sí mismo. Y no es el único. La hermana gemela de Eli lo mira como si fuera un asesino, y el padre de Mars, un conocido juez de renombre, presiona al abogado para que lo culpabilice.
Sin embargo, cuando la abuela de Blake decide despedirse de su nieto y celebrar «el día del adiós», las cosas empiezan a cambiar. Gracias al poder del recuerdo, Carver podrá disfrutar de sus mejores amigos una última vez.




Goodbye Days es un libro sobre la pérdida, sobre la culpa, el duelo y la vida. Nada más abrirlo, Carver Briggs, un adolescente que sueña con convertirse en escritor, nos cuenta que es posible que haya matado a sus tres mejores amigos, que murieron en un accidente de tráfico más o menos en el mismo momento en el que él les enviaba un mensaje al móvil para preguntarles dónde estaban. Desde ese mismo instante, Carver carga con un pesado sentimiento de culpa, acrecentado por las acusaciones de varias personas que parecen estar seguras de que él es el responsable de la tragedia. Sin embargo, todavía dispondrá de una última oportunidad para despedirse de ellos y crear una fotografía completa de sus vidas con la que recordarlos para siempre.

El libro está narrado en primera persona por el protagonista y a medida que él avanza en su proceso de aprender a lidiar con el duelo y la culpa, nosotros le vamos conociendo mejor y enterándonos de cómo fue su pasado.

El estilo de Jeff Zentner es sencillo, cercano y muy ameno, por lo que el libro se lee de manera muy ágil. Pero esto no significa que sea un libro vacío, ni muchísimo menos. He encontrado varias frases para subrayar e incluso para reflexionar sobre ellas. Además, trata temas importantes y bastante complejos como la culpabilidad, la normalización de la terapia psicológica, las casualidades que mueven el mundo, el proceso de duelo y lo importante que es aprovechar cada momento de nuestra vida y valorar a las personas que nos rodean. Y, por supuesto, lo indiscutible del hecho de que JAMÁS hay que distraerse con el móvil mientras conducimos, porque leer un simple mensaje puede tener consecuencias fatales.

Que la novela esté ambientada en Nashville también era un punto a favor. La esencia de la Ciudad de la Música de EEUU queda reflejada en la personalidad de los protagonistas, que viven por y para el arte, cada uno de ellos en su disciplina favorita.

Todos los personajes están perfectamente construidos. A Carver le vamos viendo evolucionar muy despacito a medida que empieza a cerrar heridas y comienza a darse la oportunidad de reconciliarse consigo mismo gracias (y a pesar) de las aportaciones de todas las personas que están a su alrededor para bien o para mal.

También me ha gustado muchísimo la terapia que le hace a Carver su psicólogo. No sé si este tipo de práctica se utiliza de verdad o solo se ha metido para aprovechar el hecho de que Carver es escritor, pero me ha parecido una idea maravillosa.

La única pega que tengo que poner es que me ha rechinado bastante la parte «legal» de la trama. Que quieran imputar cargos penales a Carver por enviar un mensaje al móvil a su amigo me parece demasiado surrealista. Y si está metido porque las leyes de Tennessee recogen este supuesto (que no lo sé), me parece surrealista la vida real.

En definitiva, Goodbye Days es un libro juvenil que me ha gustado mucho. Es original y trata temas importantes de manera amena, sin resultar en ningún momento superficial, para poder llegar a todos los públicos, emocionar y hacernos reflexionar sobre la vida y las cosas que de verdad son importantes.

—Opinión de Inés Díaz Arriero—

Previous Post

Next Post

Get the latest updates