25 ene. 2018

Opinión de La buscadora de niños de Rene Denfeld

Naomi encuentra niños desaparecidos. Cuando la policía ha abandonado su búsqueda y se detiene la investigación, las familias la llaman. Posee un sentido raro e intuitivo, nacido de su propia experiencia, que le permite tener éxito cuando otros han fallado.
Madison Culver lleva desaparecida tres años. Ocurrió durante un viaje familiar a los bosques montañosos de Oregon, en el cual habían ido a talar un árbol para la Navidad. Pero después de su desaparición, las tormentas barrieron la región y las autoridades supusieron que murió congelada.
Pero Naomi sabe que Madison no está muerta. Mientras persigue implacablemente la verdad detrás de la desaparición de la niña, los fragmentos de un sueño oscuro perforan las defensas que la han protegido durante mucho tiempo.
Si encuentra a Madison ¿podrá finalmente Naomi descubrir los secretos de su propia vida?


La primera vez que oí hablar de La buscadora de niños, sentí una enorme curiosidad. Luego, cuando vi la portada, me pareció preciosa y me llamó aún más la atención. Y después de perderme en el interior de sus páginas, ha resultado ser una lectura cinco estrellas.

Esta novela nos cuenta la historia de Naomi, una mujer que se ha especializado en la búsqueda de niños perdidos. Ella no forma parte de ningún cuerpo de seguridad, ni de ninguna brigada especial. Naomi va por libre. Ella sola busca a los niños, guiada por un instinto natural que le viene de una experiencia pasada que no consigue recordar, pero que le atormenta en sueños.

También nos cuenta la historia de Madison, una niña que desapareció en el bosque mientras buscaba el árbol de Navidad perfecto con su familia.

La buscadora de niños es una historia dura, durísima, no cabe duda. Pero el modo tan precioso que tiene de narrar Rene Denfeld consigue que todo nos llegue suavizado, como amortiguado por la nieve de los bosques en los que se desarrolla la trama. De verdad, no conocía a esta autora y he quedado totalmente fascinada por su pluma. Jamás había leído a nadie contar algo tan terrible de un modo tan poético. Casi se podría decir que ha creado un cuento de hadas macabro.

La estructura del libro es bastante compleja, ya que va entrelazando un montón de tramas que suceden en momentos diferentes, aunque varias de ellas estén protagonizadas por los mismos personajes. Si me pongo a contar se me ocurren al menos siete, pero seguro que se podrían sacar algunas más. Por este motivo, además, el tiempo va saltando de presente a pasado casi sin previo aviso. Y la verdad es que no hace falta, porque todas estas tramas se van deslizando y se suceden de forma natural hasta que terminan por formar un puzle en el que no falta ninguna pieza.

Otra cosa que me ha gustado mucho han sido los personajes. Todos tienen peso en la historia y aportan algo a la evolución de Naomi. Pero es que ella, la protagonista, es una mujer maravillosa. Es fuerte en todos los sentidos, es la heroína y no necesita a nadie que la rescate ni la saque de apuros. Se esfuerza, está preparada y nunca tiene miedo, a pesar de tener que enfrentarse a diario con los peligros del exterior y con los monstruos que habitan dentro de su propia mente.

La niña también me ha parecido un personaje muy interesante por su fortaleza, que va a la par de su inocencia infantil, su resiliencia y el instinto puro de supervivencia que ya sabe manejar al cien por cien a pesar de su corta edad.

Podría quedarme dos días enteros escribiendo sobre La buscadora de libros, pero prefiero dejarlo aquí e invitaros a que la descubráis vosotros mismos. Para mí ha sido un gran descubrimiento, una lectura que me atrapó desde la primera página, que me trasladó a los fríos bosques nevados y que me hizo sufrir y emocionarme. Y aunque cuenta una historia crudísima, también es una novela que habla sobre la resiliencia, sobre el amor, sobre la fortaleza interior y sobre la esperanza. Maravillosa en todos los sentidos.

—Opinión de Inés Diaz Arriero—

Previous Post

Next Post

Get the latest updates