Alex es una dibujante de comic que acaba de romper una relación larga y bastante tormentosa. Animada por un amigo, y a pesar de sus reticencias iniciales, decide descargarse una conocida aplicación de citas como ritual de iniciación a esta nueva etapa de su vida. Tras dar este paso, y después de años haciendo “lo correcto”, Álex descubre hasta qué punto ha estado perdiendo su tiempo por culpa del miedo y decide convertir el salto al vacío emocional en una forma de vida. El lector podrá acompañar a Álex en sus citas y descubrir la extraordinaria fauna que habita en el universo de las relaciones digitales, así como los efectos de dimensión incalculable que pueden llegar a tener una vez que se trasladan al mundo real. Saltar en los charcos es un viaje por los pensamientos y los sentimientos de una persona que se niega a que el sufrimiento pasado marque su futuro, una divertida exposición de confesiones íntimas que muestran sin pudor un enfoque diferente sobre las relaciones humanas en general y la pareja en particular.

¡Sorpresa! Me llega esta novela a mi mail, de parte de la editorial y de la autora, con tan solo la portada y el título, hay algo que me dice ¡A leer! me resigno un poco, porque pienso ¿Y si es como el típico libro lleno de estereotipos, del que huyo como la peste? pero por otro lado mi cabeza loca piensa ¿Y si es lo que he estado buscando? 
Me decanto por la segunda opción, así que ni corta ni perezosa, me la paso a mi kindle y me pongo a leer.
Lo primero que me llama la atención son las primeras páginas, la autora y alguien que dedica o pone unas palabras respecto a esta novela, aparecen en mi pantalla y algo me llama la atención, no me digáis el que, pero consigue que continúe leyendo y eso es un logro, porque desde agosto hasta ahora, me he quedado en la primera página de muchas historias, he pasado de novela como cambio de calcetines.
Por lo que ¡ya estoy dentro de la historia! 
Las redes sociales, sobre todo una red social exacta, como tinder, que sirve para ligar, conocer gente o como queráis definirla y/o decir es la protagonista, porque sin esta aplicación la historia no sé por donde hubiese ido.

A su vez, tengo que decir que la fauna que habita en estos lares, la autora, la ha descrito a la perfección, aunque, lo que más me interesaba saber y/o conocer es si por fin, Alex, tendría buena suerte a la hora de encontrar al amor o a ese alguien especial en una red social como esta.
La protagonista, aunque al principio, parece que la ha mirado un tuerto o algo similar, con la mala suerte que tiene y por lo que está pasando sentimentalmente, se las apaña para salir adelante, es algo que me ha gustado de ella.
Pero, lo que discrepo un poco, pero para ser sincera, hay muchas personas así y me incluyo, o mejor dicho me incluí por algún tiempo.
El "enamorarse, engancharse" a alguien o de alguien, y que esa persona sea como una hoja en blanco a fin de cuentas, que aparezca y desaparezca con la excusa de...pero cuando te quieras dar cuenta, el daño esta hecho, pero aún así, le das más oportunidades y más, es lo que me mató de Álex, el amor es ciego, si, pero a veces, hay que decir "basta" paso de ti, antes de que de tus pedazos, y de otros pedazos aparezca tu irreconocible corazón.
No obstante, si le hubiese dado una patada al susodicho ¿Por dónde hubiese ido la novela?

Pero el resto de chicos, que aparecen en la historia, son de lo más variados y distintos, algunos tiernos y otros pesados hasta decir basta, pero curiosos.
La verdad es que las reflexiones que hace Alex en algunas partes de la historia, son inteligentes y para poner con algún post-it de colores para recordar en tu vida, pero en otras ocasiones, te dan ganas de decir ¿Pero no lo ves? ¿Estas ciega?
Si, el amor ciega, y a veces no vemos lo que nos perdemos o lo que podemos dejar atrás, pero aún así, en este libro hacemos un viaje, no solo por una aplicación,a su vez por diversos países, diversas culturas y distintos hombres que harán que nuestra protagonista cambie y crezca a su manera.

Me hubiese encantado que la autora, dedicase un poco de más tiempo a los secundarios, porque la recepcionista, de donde trabaja Alex, es digna de tener más protagonista, y la compañera de piso de Alex, con la que estuvo viviendo hasta que tuvo su propio lugar, es entrañable, es el único "pero" si puedo ponerle alguno.
Por lo demás, es un libro muy bien escrito, sinceramente, con una soundtrack muy bien elegida, muy adictiva que te hace nada más ver una canción, ir a buscarla y ponerte esa canción, mientras lees el capítulo o mientras terminas de leer el anterior.
La elección de dichos temas, es maravilloso, además con una delicadeza...de verdad, tenéis que escuchar esos temas que aparecen, os harán introduciros más en la trama.

Que puede ser una trama sencilla y ya leída, pero la gracia o lo que engancha de la historia, es que los personajes, sobre todo Alex, está muy bien construido y, para que negarlo , queremos saber si al final tiene suerte, a quien elige....
En saltar charcos , te das cuenta de como ahora nos cuesta ligar "tete a tete" y utilizamos las nuevas tecnologías para hacerlo.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)

Instagram