Ciertos individuos podrían considerar a Lady Amelia Pembroke una especie de mujer controladora, pero a decir verdad, la mayoría de la gente estaría perdida sin su ayuda. Vaya, el rumor más reciente sobre el libertino vizconde Sheffield es que va a cancelar la fiesta al aire libre de este año porque no tiene tiempo para estúpidas veladas. ¡Él no necesita tiempo, en realidad! –¡La necesita a ella!.Cuando un rayo destruye la sede del baile anual de Navidad de su familia, Lord Benedicto Sheffield decide disfrutar por una vez en su vida de unas relajantes vacaciones. Pero después de dice días tratando de conquistar las tácticas de guerrilla de Lady Amelia, descubre que está hasta el gorro…y profundamente enamorado.






Desde la muerte de sus padres, Lady Amelia Pembroke se encargó tanto de su hermano, heredero del ducado de Rawenwood, y de todo lo relativo a la casa. Desgraciadamente, ese esfuerzo no le dejó mucho tiempo para poder encontrar marido, además, la convirtió en una mujer excesivamente controladora y metódica.
Ya estaba llegando a una edad, que dificultaba la posibilidad de encontrar un marido, y se acercaba peligrosamente a la posibilidad de ser una solterona, por ello, decidió que era el momento de dejar de ser la señora de Rawenwood para convertirse en la señora de su propia casa. Para ello, decidió que el mejor momento para encontrar un marido sería durante el baile anual, que se celebraba en la residencia del vizconde Sheffield, allí podría encontrar al candidato que mejor se ajustará a sus necesidades, como buena mujer práctica que era. Pero para su desgracia, ni el vizconde estaba para bailes, ni su casa para fiestas, las inclemencias del tiempo, redujeron parte de su mansión a cenizas.
Pero una mujer como ella no se da por vencida tan fácil mente, y más, cuando tiene un objetivo, por lo que decide ser ella la organizadora del baile de ese año en nombre del vizconde, y con las mismas, se va para ofrecer su ayuda a un sorprendido Sheffield.
Aunque Benedicto en un principio se queda asombrado ante la propuesta de lady Amelia, una sorprendente curiosidad se apodera de él, por lo que decide seguir adelante con el acuerdo, pero, con el paso de los días, esa curiosidad se transforma en algo más…

El Vizconde Irresistible, es una novela bastante corta, que aunque es predecible, no por ello pierde esa frescura que te engancha hasta terminarlo. La manera en la que Erica Ridley, te “seduce” es muy sencilla, te ofrece una trama divertida- los diálogos son ingeniosos y mordaces-, ligera -  la trama no tiene misterio alguno –, unos personajes peculiares, cierto es que ella es muy, muy peculiar, por lo cual, metemos todo ello en la coctelera y, voilà!, la historia está servida. Pero, no os equivoquéis, no creo que sea algo sencillo conseguir esa frescura en un libro de apenas ciento cincuenta hojas, sin embargo, en esta ocasión es así.

Si lo que buscáis es un libro divertido, cuyo fin sea simple y llanamente hacerte disfrutar de una historia bien escrita, sencilla y divertida, este es el libro.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)

Instagram