Hollywood, año 1958. La joven baptista Marla Mabrey (Lily Collins) llega desde una pequeña población del medio oeste a Los Angeles para trabajar para el magnate y millonario Howard Hughes (Beatty). En el aeropuerto conoce al chófer de su jefe, el joven Frank Forbes (Alden Ehrenreich), que apenas lleva dos semanas trabajando y resulta ser una persona también muy religiosa. Su inmediata atracción mutua pondrá sus convicciones a prueba además de romper la regla número 1 del Sr. Hughes: está prohibido que sus empleados intimen con sus actrices. 


La excepción a la regla, me ha parecido encantadora y tan alocada como la mente de Howard Hughes.
Se nota que Warren Beatty, ha trabajado en las épocas doradas de la industria del cine americano y sabe como trasladarlo a la trama principal y a la gran pantalla, porque nos muestra un ocaso perfecto, pero a su vez es capaz de enseñarnos los entresijos del séptimo arte, unido a los negocios locos del señor Hughes.

Si bien es verdad que empieza desde el final hacia el principio, esta forma de ver la historia me ha parecido tan inteligente como lo es su protagonista interpretado por el señor Beatty.
Como historia secundaria en apariencia pero que poco a poco adquiere su peso en oro tenemos a dos jóvenes talentosos que no dejarán indiferente a nadie, Alden Ehrenreich y Lily Collins, no se despeinan en sus interpretaciones, es que parece que sus papeles o roles o como queráis llamarlos están elegidos a medida, para ellos y es maravilloso ver como les salen naturales.

Con una banda sonora maravillosa y bien elegida, que te transportan sin moverte del asiento a esos maravillosos años.
Cuando terminé de verla dije, solo la pondría una pega y es que dura demasiado, pero pensándolo en frió, creo que para contar la historia que el señor Beatty nos quiso narrar, tenía que ser de esta duración.

Adoro el humor o mejor dicho el tono que se ha elegido para esta película, así como cuando se tenía que pasar a un tono más serio, más dramático como se hace ese cambio de manera natural.
La excepción a la regla, es un triángulo, son tres personajes que te cautivan, que conforme les vas conociendo más empatizas con ellos.
Aunque hay una historia de amor como eje central, no es típica ni convencional, la saboreas lentamente.
Yo titularía a esta película como una excepción, como poco convencional, como una locura pero una buena locura.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)

Instagram