Tras su estreno en la temporada inaugural del Teatro de la Comedia, el pasado 6 de abril, y su posterior gira,Celestina, montaje dirigido y protagonizado por José Luis Gómez, llega al Teatro de La Abadía con una puesta en escena sobria y renovada que se fundamenta en el trabajo actoral y prosódico. Además del propio Gómez interpretando a la vieja alcahueta, el reparto está compuesto por Chete Lera, Palmira Ferrer, Raúl Prieto, Marta Belmonte, José Luis Torrijo, Inma Nieto, Miguel Cubero, Diana Bernedo y Nerea Moreno. Es la primera vez que La Abadía realiza un proyecto en coproducción con la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

El espectáculo podrá verse en la Sala Juan de la Cruz del 18 de enero al 26 de febrero, marco idóneo donde ubicar la tragicomedia de Fernando de Rojas, llena de alusiones críticas al cristianismo como fe única, y escenas que suceden delante o dentro de una iglesia. Para la ocasión, con nuevos matices dramatúrgicos, lumínicos y escenográficos, se ha buscado un espacio más despojado y abstracto, que le concede mayor presencia al actor, al movimiento (coreografiado por Teresa Nieto) y a la palabra (la original de Rojas, abreviada, pero sin intervenir en el lenguaje). Al fin y al cabo, en Celestina la lengua castellana se cristaliza y alcanza un vuelo definitivo.

La tenebrosa iluminación de Juan Gómez-Cornejo potencia la sensación de ver cuerpos semiflotantes que recorren las callejuelas de una ciudad (que identificamos con el Toledo de 1485), donde la judería se convierte en un intrincado laberinto de persecución a los judíos españoles. Precisamente con esas escenas itinerantes y esa multiplicidad de escenarios, Rojas se adelanta a su tiempo: no solo la lengua castellana sino también el teatro moderno toman aquí forma concreta y perdurable. Celestina es la “venerable abuela” del teatro moderno europeo.

La Celestina es un pedazo de vida, crudo, cuyos personajes son seres de carne y hueso, mostrando una constante y feroz lucha de jóvenes contra viejos, pobres contra ricos, siervos contra señores, mujeres contra hombres, inocencia contra corrupción… Un universo consagrado al poder del dinero y la soberanía del goce sexual, donde la “vieja barbuda” hilvana sin tabú una red de intereses en su propio beneficio.

Historia de amor y muerte por antonomasia, del roce entre la clase acomodada y el lumpen, en una sociedad viciada por la preocupación por la “limpieza de sangre”, solo se puede comprender en toda su plenitud bajo el prisma del contexto histórico en el que fue escrito y la trayectoria vital de Fernando de Rojas. Juan Goytisolo sostiene que la Celestina es el primer texto de su tiempo que se escribe sin la bóveda protectora de la divinidad. Una época que resultó determinante para el devenir posterior de la historia europea.

Celestina podrá verse en la Sala Juan de la Cruz del Teatro de La Abadía del 18 de enero al 26 de febrero:
De martes a sábado, 20:00h Domingo, 19:00h

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)