En el verano de 1962, Olli Mäki aspira al título de campeón del mundo de peso pluma en boxeo. En todas partes, tanto en el campo como en Helsinki, le predicen un futuro lleno de éxito. Sólo tiene que perder peso y concentrarse. Pero, hay un problema, Olli se ha enamorado de Raija. 

-ESTRENO 3 DE FEBRERO- 



De El día más feliz en la vida de Olly Maki , aparte de llamarme la atención que esté rodada en blanco y negro, lo ha hecho la historia de un sencillo y humilde boxeador que sin quererlo se encuentra en el centro de atención de todo su país.
Parece una película dentro de otra, llena de personajes en los que no hay ningún bueno ni malo, todos son grises, pero lleno de momentos dulces y bonitos.

Es una película elegante y sencilla como su protagonista Olly Maki, del cual destacaría al actor que lo interpreta, porque hasta en blanco y negro es capaz de transmitir mucho con solo mirar a la cámara.
El amor como otro de los personajes que está pero no se ve, el amor que flota en el aire y está presenta en la película, pero sin llegar a endulzar demasiado el ambiente.

Raija, es la joven de la que está enamorado Olly Maki, pero creo que de toda esta producción el director la ha querido mostrar al público como la más sensata, la observadora, la que tenemos todos presente pero apenas se la escucha, pero tiene mucho peso.
En cambio, por otro lado el entrenador de un futuro campeón del mundo, personalmente, le veo como interesado, como si solo le interesará sus propios intereses y no escuchar a Olly, no observar a Olly.

Porque el personaje de Olly Maki ,tiene muchas capas y hay que intentar verlo desde todos los ángulos.
A su vez, podemos observar algunos contrastes entre el campo y la ciudad, como los orígenes en este caso de Olly, interpretado por un actor que me encantó en Sparrows y me ha vuelto a cautivar de nuevo como es: Jarkko Lahti,

El día más feliz en la vida de Olly Maki , no es un biopic al uso, creo que Juho Kuosmanen ha sido muy ambicioso y ha querido destacar varios detalles que en otros biopics ni aparecería.
Ha sido una película también con momentos duros, con instantes de desconcierto porque Olly Maki, se siente perdido, pero a rasgos generales es una película que flota como una mariposa, que va por el agua ágil y deprisa como un pez.
No sabía que me iba a encontrar, pero Juho Kuosmanen, ha hecho que cuando Olly sonreía yo también, cuando Raija sonreía yo también.
De las pocas películas con las que he esbozado más sonrisas por minuto.


Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario :)

Instagram