Tres amigos. El primero necesita urgentemente un trasplante de páncreas. El segundo tiene previsto suicidarse en un futuro no muy lejano, para esquivar la decrepitud y la vejez. El tercero les junta para plantear al segundo que se suicide ya mismo y done al primero su páncreas. A partir de ese momento los acontecimientos se precipitan obedeciendo a un axioma de la física moderna: todo lo que puede suceder, por extraño que parezca, acaba tarde o temprano sucediendo.





Fernando Cayo, Alfonso Lara y José Pedro Carrión exprimen su papel hasta sacarle el máximo jugo, llevan su rol hasta límites insospechados, porque para solo ser tres personajes, pareciese que Páncreas, fuese una obra coral, por la cantidad de giros y registros que los actores muestran al público.
Son capaces de pasar de una emoción a otra sin despeinarse, como el que se pone y se quita un sombrero, sin apenas despeinarse.

La obra escrita con gran maestría, con rimas y versos los actores la lían y es que en esta disparatada historia todo puede ocurrir sin que te lo veas venir.
Javilo, Raúl y César son tres amigos algo peculiares, con sus manías,rarezas y sus idas de cabeza.
Las personalidades de Javilo, Raúl y César son interesantes y extrañas, pero también sus personalidades son bellas, son como polos opuestos que se atraen, como una oruga antes de convertirse en mariposa. Son como ese barco que navega sin capitán.

La escenografía es algo a destacar, es simplemente perfecta, además cuidada con mimo y con pequeños detalles que pensamos que no serán utilizados para nada y que son atrezzo, y nos equivocamos.
Páncreas, a su vez tiene una banda sonora de la que el público será participe, una canción que se te quedará en la mente durante varios días, de hecho la sigo cantando.

No me esperaba ver una obra de teatro como esta en la que la sonrisa se te dibuja en la cara de forma natural, y en la que la carcajada sale por si sola sin tener nada más que ver a Fernando Cayo, Alfonso Lara y José Pedro Carrión sobre el escenario.
Otro de los motivos por los que esta obra es fantástica, es la forma en la que se nos presentan los personajes y como en un flashback, los personajes son capaces de transportarnos hasta un año atrás y hacerlo de forma natural.

Podría decir muchas más cosas de Páncreas pero me pasaría horas y horas escribiendo, también puedo describir a la obra con un adjetivo o adjetivos, pero también sería en vano, debido a que me saldrían miles de ellos, así que os diré tres palabras que describan a esta obra de teatro o mejor una frase: Sencillamente redonda, o también podría decir: Te olvidarás de todo y de todos durante una hora y pico, y lo harás porque Páncreas es un descanso para tu mente, para tus problemas y una medicina para tu alma.
Aunque me declinaría por: La obra necesaria que tienen que llevar a ver a los que nunca sonríen.
Páncreas está en el Teatro Amaya de Madrid.


Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario :)

Instagram