-Las historias de esta película son un tanto surrealistas y extrañas pero que le suceden a personas 
normales y corrientes ¿Cree que lo extraordinario esta en lo común? Es verdad que se ha hablado de  
surrealismo, extrañeza, etc. 


No digo que no haya detalles así en la peli, pero creo que son definiciones muy generales que se pueden aplicar a un todo cuando es difícil definir el tono del conjunto. Yo tampoco sé cuál es la definición buena. Me gustó mucho un concepto  que salió en una entrevista: "lo inabarcable". No sé quién lo dijo, creo que Juan Cavestany. Lo inabarcable está de algún modo recogido en el título de la película y muy presente en cada una de las historias de la peli: un virus de inoportunidad, la necesidad de tener fe, una filia sexual que va a más.  Sí creo que lo extraordinario puede estar en lo común. Es algo que no existe si no hay referencia de lo común. 
Pero además creo que lo "extraordinario" de esta película es bastante comedido. Mi personaje transforma lo cotidiano en deseo sexual. Es una filia que existe de verdad, no es súper habitual, pero 
hay varios casos en el mundo. Afecta sobre todo a mujeres. Creo que a los hombres también les 
pasa pero no le dan importancia. Es sólo una teoría que me he inventado y repito en cada entrevista 
a ver si alguien pica. Mi boutade promocional. Estoy segura de que volverá a caer. Es un poco patético por mi parte. 

-En el caso de su personaje Pablo le pidió opiniones respecto a él, pero tenia claro ¿Cómo sería "interactuar" con un objeto de una ciudad sin entrar en contacto directo con ellos? 

No, no tenía una idea clara de cómo iba a ser, ni siquiera soy especialmente fetichista. No practiqué antes. Quería que fuese una experiencia nueva para mí también. Intentar que el espectador tuviese la sensación de estar experimentando eso con el personaje. A veces Pablo tenía la escena muy configurada y otras llegábamos a la localización y veíamos cómo sacar partido del objeto: texturas, ranuras interesantes... Pablo quería que la manera en la que interactuo con los objetos fuese siempre 
distinta. Insistía en no repetir acciones para que fuese más entretenido. También que las relaciones 
sentimentales fuesen diferentes con cada objeto. Hay amores pasajeros, relaciones viciadas, 
tormentosas... Fue extraño  tener que recriminarle cosas a un trozo de acero, no tener la mirada del 
otro actor. Tenía que estar muy concentrada  porque todo el peso recae en el personaje. No se puede 
culpar a un puente de estar actuando mal. 

- ¿Ve a la soledad como un tema común en esta película? ¿Cree que a veces esos objetos que no 

pueden hablar ni pensar al fin y al cabo son los que más compañia hacen? 


No tengo la impresión de que sea un tema común en la película, pero sí que he percibido eso en nuestra parte del rodaje. 
Éramos casi todo el tiempo Pablo, yo, y el objeto. Creo que eso me ha ayudado a estar más pegada a 
ellos. No he hecho ninguna sustitución ni nada parecido. No usé ninguna vivencia personal. Quería 
que todo partiese de los objetos, conectar de una manera más sensorial y que eso me llevase a lo 
afectivo. Para el personaje estos objetos sí que pueden pensar, ella cree que los objetos también le 
corresponden. No tiene un relación fría con ellos ni una visión onanista de lo que le está pasando. 
Sólo se deja llevar por impulsos inncontrolables que afectan a diferentes objetos. Para empatizar 
con el personaje e intentar que pareciese un ser humano vino bien esta especie de aislamiento en el 
rodaje. Esta soledad. Focalizar en los objetos.  

- El humor extraño con la que están narradas las tres historias ¿Ha sido fácil o díficil llegar hasta él? 

El tono de mi personaje en tragicómico. Los momentos de drama están hechos muy en serio y los 
de comedia son casi como de comedia romántica. Me encanta la comedia. De hecho, pertenezco a 
un colectivo audiovisual, Canódromo Abandonado, muy vinculado a la comedia. El tono cómico 
del personaje me resulta muy cercano. Quizás lo peculiar sea emplear elementos  de comedia 
romántica en este tipo de narración, pero creo que es un acierto total por parte de Pablo. Hace más 
simpático al personaje y le da ritmo a las escenas mudas. Esa es otra peculiaridad, mi parte de la 
película es totalmente muda. Nunca había interpretado a un personaje que no habla. En las escenas 
cómicas mudas había que poner un plus de expresividad, sin llegar al slasptick por supuesto. Siento 
muchísimo respeto por esos actores  cuyos cuerpos y caras son un festín de efectos especiales: Amy 
Poehler, Luis Bermejo... 

- ¿Qué es lo raro? Y ¿Qué es lo normal? En esta película para usted

Lo raro es la naturalidad con la que se acoplan las tres historias. Más que raro diría casi místico, mágico, no sé... Es verdad que hay muchas sinergias y gustos en común entre los creadores, pero ha habido coincidencias soprendentes teniendo en cuenta que las tres partes han sido rodadas por separado.  
Los temas que se tratan en la película son bastante normales. Lo inoportuno siempre ha estado muy 
ligado a lo cómico. La religión, el amor y el sexo, son temas universales. Nadie debe pensar que va 
a ver una película críptica, extraña o retorcida. 

- ¿Quisiera añadir algo más a esta entrevista o decir algo más a los seguidores de la web? 

Si han visto la peli y les ha gustado la música de Aaron Rux (no perdáis de vista este nombre), en unos días podrán escuchar su nuevo disco, Pacific Princess, en el que colaboro cantando. Es un disco 
muy veraniego, una viaje nostálgico a bordo de un crucero, lleno de objetos sensuales. Si no han 
visto la peli podrán verla en cines a partir de este viernes . ¡El estreno cae en viernes 13! ¿Qué 
mejor excusa para no quedarse en casa?

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)