Argelia, 1954. En el marco de la guerra, Daru (Viggo Mortensen) es un profesor, hijo de colonos españoles, que ayuda en su escuela a niños y niñas árabes a leer y escribir en francés. Una mañana, un agente de la ley le confía a Mohammed (Reda Kateb), un argelino acusado de asesinar a su primo, y le encomienda escoltarlo hasta Tinguit. Los dos hombres se embarcan en una travesía por las montañas del Atlas, donde serán perseguidos por las tropas que reclaman venganza. Daru y Mohammed se rebelan y tienen que huir, esquivando todos los obstáculos que se les presentan para salvar sus vidas y conseguir su libertad, tejiendo en el camino un estrecho vínculo de amistad. 
- HOY EN CINES- 









Una película basada en el relato de Albert Camus "El huésped" ("L'Hôte") te invita a sumergirte en otro tiempo y en otro continente,específicamente en Argelia.
En un año peligroso y en circunstancias excepcionales se encuentran "cara a cara" dos hombres, uno de ellos detenido y el otro, maestro de escuela.
Con una fotografía de infarto y con una banda sonora para volver a poner en bucle, el director David Oelhoffen , nos enseña que da igual la raza, la religión o el tiempo, que las adversidades pueden hacer enemigos, pero también pueden sellar lazos.
Lo que empieza siendo una "enemistad" o algo superfluo, termina como una historia de amistad que desafia a circunstancias adversas.
Que os voy a decir que no conozcáis de un gran Viggo Mortensen, en la producción se debate entre que hacer con Mohamed por un lado y por otro, a que bando pertenecer, aunque en un principio es reacio a luchar por alguna causa.
Con pensamientos profundos y sinceros en "Lejos de los hombres" una realidad no tan lejana nos invade, una realidad en la que como se dice en la película y lo dice el personaje de Daru "Cuando llegamos nos llamaban árabes y ahora nos llaman franceses".
Durante su aventura por el atlas argelino, van fluyendo conversaciones que van de lo más banales a diálogos chispeantes, tiernos y divertidos entre los dos hombres.
Mención especial al trabajo de Reda Kateb me encantó la forma en la que el director nos lo presenta, a como va evolucionando poco a poco, con el paso de los minutos.
Quieras o no, lentamente cuando pasas tiempo con un persona, la llegas a entender, te intentas poner en su piel, la intentas aconsejar y es lo que ocurre con "Lejos de los hombres".
Hay dos cosas que en una película me vuelve loca, la música o banda sonora y la fotografía o imagen, y aquí no solo tendréis eso, también en esos silencios tan largos que tendremos, en donde solo se oirán las respiraciones de los espectadores y la de los actores, las piezas irán colocándose.
Lejos de los hombres es delicada, es sencilla pero a su vez, es grandiosa, el director ha sabido recoger el alma y el mensaje del libro de Camus.
Recomendada



-Agradecimientos a la distribuidora

1 comentario

Gracias por tu comentario :)

Instagram