Marcia, nieta de Salvador Allende, el primer presidente socialista democrático que fue derrocado por el Ejército en septiembre de 1973, busca reconstruir la imagen personal y familiar de su abuelo sepultada por la Historia, el exilio y el dolor de su familia. Una mirada aguda y cercana, que intenta romper el silencio familiar sostenido por décadas.




-VISTA EN EL FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN-











Todos deberían de ver este documental, es historia,y es una historia que sucedió realmente y por muy lejos que pensemos que nos queda tanto en el tiempo, como en lejanía (Chile) a veces recordar no es doloroso, y en muchas ocasiones el silencio en vez de acercarnos, nos aleja de la familia.
Allende mi abuelo Allende es un viaje en el tiempo sin bajar de la butaca, es un documental que no quiere mostrarnos cosas que sabemos, quiere retratar a la figura de carne y hueso, a la humana, al "Chicho".
Más allá de la figura del político que todos alguna vez hemos visto en la televisión, o hemos visto hablar en algunos lugares, existió alguien desconocido al que gracias a la valiente labor de su nieta Marcia Tambutti Allende y a su insistencia, hemos logrado conocer.
Me sorprendió el tono y la manera en la cual, está dirigido, como la directora va mezclando el pasado y el presente, fotografías, vídeos...Todo del tal forma que el collage que realiza visualmente es una maravilla.
Salvador Allende en edad, yo tengo 31 años, me pilla lejos, pero lo que recuerdo de él, es la imagen del golpe de estado, él, con un casco puesto en la Casa de la Moneda y otra imagen que tengo grabada de este país, es la película que hizo Pablo Larrain "No" sobre el plebiscito de 1988, que supuso "derrotar a Pinochet" causante de todo lo que ocurrió en Chile en los años más oscuros de ese país.
Pero no vamos a divagar más, son pocas las cosas que conocía del "Chicho" y verle jugar como un niño más, o navegar, o simplemente jugar con su perro, cosas cotidianas que en algunos momentos no te das cuenta de que aunque fuese presidente, podría hacer, algo distinto.
A su vez, tras haber terminado de ver el documental, te das cuenta de la reticencia de hablar, de que las cosas se quedasen en la mente, y que el silencio siguiese presente.
La esposa de Allende, cuando la veía en el documental, se te rompía el corazón, se notaba su fragilidad, su reticencia para hablar de algo "vetado" y la sorpresa que me llevé es como la madre de Marcia, siendo de generaciones superiores, incluso era un poco más reacia a hablar.
Allende mi abuelo Allende me produjo mucha tristeza, pero también mucha alegría, y os contaré los motivos, tristeza por todo lo que pasó con un país tan hermoso, como la luz que emanaba se volvió oscuridad y alegría, en el sentido de que ahora el mundo entero va a conocer la verdad, va a conocer desde dentro como era Allende, y no de cara la galería.
Un paseo delicioso, triste, agradable, sencillo, humano, distinto a lo que un documental nos puede mostrar.
IMPRESCINDIBLE.


Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)