Carl Mørck, se incorpora a su trabajo en la policía danesa después de sufrir un ataque durante su último caso, un asesino le sorprendió a él y a su compañero. A consecuencia de dicho ataque, su compañero está postrado en una cama imposibilitado de por vida, cosa por la que Carl se culpa y esa culpa le tiene inmerso en una espiral autodestructiva que deriva en un “problema” para su jefe y sus compañeros.
Por ese motivo, le destinan a la sección Q, un departamento de nueva creación, en el que su única labor será, hacer informes sobre los casos no resueltos que allí se amontonan.
En vista de que ninguno de sus compañeros quiere trabajar con él al considerarlo culpable de la situación de su antiguo compañero, le asignan a Assad como su nuevo compañero.
Al “bucear” entre los casos no resueltos, uno en particular llamará la atención de Mørck, el caso de Merete Lynggaard, una joven promesa de la política, que desapareció en un trayecto en ferri, a falta de pruebas el caso se cerró dando por sentado un suicidio.
Pero las cosas no son lo que aparentan, y a medida que Mørck y Assad van revisando la documentación y las declaraciones de los testigos, ven que algo no cuadra, por lo que deciden reabrir el caso por su cuenta, pese a las objeciones de su superior y del inspector que lo llevó.





-ESTRENO MAÑANA-

Los Casos del Departamento Q está basado en el libro “La Mujer que arañaba las Paredes” de Jussi Adler-Olsen, el guionista de esta película es el mismo de Millennium, por lo que se nota una estética muy similar.
Esta será la primera película, basada en los libros del escritor danés, la segunda película, estará basada en el libro
“Los chicos que cayeron en la trampa”, espero que siga la misma estética y el buen “hacer” de su predecesora.

Desde el principio la atmosfera me resultan tan inquietante como las películas de la saga Millennium, aunque quizás la trama sea menos enrevesada, lo cual en ciertos momentos es de agradecer. Es inevitable que en determinados momentos se hagan comparativas, algunas veces la luz, la estética es muy similar, pero poco mas hay, el guión es bastante distinto y los protagonistas, en este caso son dos hombres, por lo cual, absolutamente nada que ver.

El director Mikkel Norgaard resuelve bastante bien la película, no solo a nivel estético, los actores están perfectos en su papel. Carl Mørck, interpretado por Nikolaj Lie Kaas te transmite ese remordimiento con el que convive día a día, su soledad, incluso el “repudio” que siente por ser el causante de la desgracia de su ex compañero.
Me gusta mucho el personaje de Assad, interpretado por Fares Fares, ese el contrapunto de Mørck, uno es intenso, oscuro, atormentado y Assad es educado, paciente, y pese a que por lo que comentan en la película, su situación no es fácil, tiene esa capacidad de no sentir resquemor, no sé, me gustó mucho su personaje.
Ahora, para mí los personajes que soportan todo el peso de la película son Merete Lynggaard, interpretada por Sonja Richter, esta mujer te tiene en un puño, tozuda es poco, que aguante tiene la mujer. Y su hermano, Uffe interpretado por Mikkel Boe Folsgaard , que intensidad y eso que el hombre es de pocas palabras.
La verdad, llamadme rara, pero la idea que yo tenía de los nórdicos es que eran gente amable, maja… pero  con la llegada de Millennium y con está, que queréis que os diga, “en todas partes cuecen habas”, eso sí, allí los tarados parecen como mas “cerebrales”, no en plan “ensañamiento sangriento”.

La saga de Los Casos del Departamento Q creo que dará mucho que hablar, sobre todo para los amantes del thriller, yo ya estoy deseando ver la segunda.

Si os gustó Millennium, esta, os gustará, siempre y cuando, no tratéis de hacer comparaciones.


-Agradecimientos a la distribuidora

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)

Instagram