Está protagonizado por Manuel Bandera, Nadia de Santiago y Lone Fleming, y cuenta con la narración de Jack Taylor y Leonor Watling. Tiene una prestigiosa nómina de técnicos que incluyen a la oscarizada figurinista Yvonne Blake y a Colin Arthur, el mago de los efectos especiales de La Historia Interminable o “Alien”. Producido por Atrevimiento Films, con la colaboración de la Embajada de Dinamarca en España, la Málaga Film Office y el Festival de Málaga-Cine Español, el cortometraje de Víctor Matellano narra el hecho real de la visita de Andersen al Cementerio Inglés de Málaga, fantaseando con la posibilidad de que el genial escritor danés encontrase allí a su sirenita. El tono de la película se mueve entre la poesía y el cuento, con tintes de cine fantástico. 



La cañada de los ingleses de Víctor Matellano es visualmente una maravilla, una historia que con dos narradores de lujo Leonor Watling y Jack Taylor te sumergen con bellas palabras en esta historia que te gustaría que siguiese adelante por muchos minutos más.

Algo que siempre me ha gustado del cine es que sin palabras, con solo una expresión o una mirada, o con poner una luz en el lugar indicado e incluso quitarla hacen de un plano o de varios planos algo mágico y en este caso Víctor juega a la perfección con los atardeceres y con el mar para mostrar al espectador imágenes que se meten por la retina y aunque se terminé el corto, te perseguirán.
Algo que me ha gustado mucho es conocer el cementerio de Málaga, ha sido un gran descubrimiento muy grato y la imagen de Manuel Bandera en dicho lugar, paseando entre bellas tumbas es una gozada.
Es una película para ver con todos los sentidos y para disfrutar segundo a segundo.
Manuel Bandera, Nadia de Santiago y Lone Fleming con solo una mirada o un gesto se introducen en los personajes, son grandes interpretes y te das cuenta de ello porque son capaz de transmitir al espectador lo que están pensando sin ni siquiera mover los labios.
Si tenéis la oportunidad de ver este cortometraje no lo dejéis escapar.
No tengo ni idea de como serán el resto de preseleccionados para los Goya, pero "La cañada de los ingleses" derrocha originalidad por los cuatro vientos.
Si Andersen viajase en el tiempo de nuevo a Málaga se quedaría no solo prendado de su cementerio sino también de este corto.









-En la historia hay dos narradores que cuentan la historia, no hay diálogos pero si hay gestos o miradas ¿Por qué este estilo de narración? ¿Qué crees que transmite al espectador que ve "La cañada de los ingleses"?

En realidad los personajes van más allá de lo físico. Cierto es que Hans Christian Andersen obviamente existió, y ciertamente visitó Málaga. Pero al traerlo a una ensoñación, de alguna manera se convierte también en un personaje de fábula, en una quimera, como su propia sirena. Me parecía importante que la voz fuese más que un diálogo, pensamientos, que van solapados a lo que la historia nos descubre. Por eso los personajes están desdoblados, y Andersen está compuesto por la imagen de Manuel Bandera y la voz de Jack Taylor, y la sirena por la imagen de Nadia de Santiago y la voz de Leonor Watling. Juntos conforman la idea de la búsqueda de un ideal. 


- La historia está basada en un cuento de Christian Andersen ¿Qué recuerdas de la primera vez que lo leíste? ¿Qué te llamó la atención? y   ¿Qué le has añadido al cortometraje para hacerlo más tuyo?

Siempre me impresionaron los cuentos de Andersen, en especial "La pequeña cerillera", "El soldadito de plomo" y "El muñeco de nieve". Por supuesto también "La pequeña Ondina" conocido por "La sirenita", de los más populares. Siempre me parecieron fábulas fascinantes y a la vez muy descarnadas, muy aleccionadoras. Y con un sentido último, muy interesante, de que aquellos que transmiten el bien se verán recompensados. Quería que esta idea estuviese presente en "La cañada de los ingleses". Andersen combinaba en sus cuentos realismo social con fantasía, sobre todo a partir de su revelador encuentro con Dickens. Por eso en el corto está el personaje de la Mujer del Candil, interpretado por la actriz danesa Lone Fleming. Este personaje representa a las personas que captan el realismo y la fantasía, de alguna manera combina los dos elementos. El corto juega con los dos espacios, el real y el mitológico.

-¿Qué fue exactamente lo que hizo que eligieras este tema para el corto?

La casualidad. Tener la posibilidad de conocer el Cementerio Inglés de Málaga, gracias a Elena Herrera, en una edición del Festival de Málaga - Cine Español. Después, admirando la belleza de ese cementerio, descubrir que Andersen lo visitó y que lo reflejó en su "Viaje por España". La imaginación hizo el resto, con la ayuda de mi co-guionista Olga Moreno. Se trataba de mezclar la visita del danés con la práctica primitiva de enterrar a los no católicos en la playa, y fantaseando con la búsqueda de la sirenita...

- Me gustaron mucho los paisajes elegidos para dar forma a "La cañada de los ingleses" pero me llamó la atención el cementerio de Málaga, las tumbas que salen en un momento dado ¿Existen realmente o son decorado? ¿Cómo encontraste todos los lugares en los que rodaste?

No hubiese existido este corto sin la visita a ese cementerio. De hecho me dije "sin ese decorado no se puede rodar", la historia nace allí y sólo se puede hacer allí. Es curioso, me ha pasado también en mis largometrajes, con el museo de cera de "Wax" o con el bosque de "Vampyres", allí nacieron las historias antes de rodarse, y sin esos decorados no se hubiesen podido hacer. El Cementerio Inglés de Málaga es un rincón maravilloso, flota algo en el ambiente. Y encontrar esas tumbas con conchas, que existen y son reales, fue definitivo. Tumbas de epidemias, tumbas de naufragios, algunas de niños... es un lugar fascinante.



-Para alguien que no haya visto el corto, ¿Cómo lo describirías o qué se encontrará cuando lo vea?¿Qué destacarías de la historia?

Es la historia de una búsqueda personal. Fue un hecho real que en 1862 Hans Christian Andersen visitó Málaga. La propia ciudad lo recuerda con una fabulosa estatua de mi querido amigo escultor José María Córdoba. Y también es un hecho que anteriormente a la edificación del camposanto se hacían los enterramientos en la playa... Imaginen en ese contexto a Andersen buscando a su sirenita en Málaga... ¿Y si encontrase su quimera?.

-¿Crees que la crisis esta siendo un renacimiento de las historias en detrimento de los efectos especiales, de los presupuestos exagerados?...¿Crees que es una vuelta al cine mas purista?

Pienso que las crisis hacen agudizar el ingenio. Creo que fue Einstein el que dijo que en los momentos de crisis sólo la imaginación es más importante que el conocimiento. Se trata de contar historias con los medios que se posea, intentando combinarlos con la mayor efectividad posible. Siempre hay formas. "La cañada de los ingleses" es un ejemplo. Eso si, al final este cortometraje tiene efectos especiales en uno de cada dos planos... Al principio sólo íbamos a hacer un efecto físico, la cola de la sirena esculpida por el gran Colin Arthur, y un chroma... Y al final, Daniel Fumero, que es quien ha realizado los efectos digitales, ha tenido mucho trabajo. No contábamos con llamar tanto la atención en el mar. Observando a nuestra sirenita en el rodaje había lanchas, una regata, un ala-delta... y ha habido que borrarlos a todos del mar para que esa playa pareciese del siglo XIX...

-Si tuvieras que hacer una adaptación o un remake de alguna obra o película, ¿Cuál sería?

Bueno, acabo de hacer un nuevo acercamiento al mundo de una película de los años setenta, "Vampyres", inicialmente de la mano su creador, José Ramón Larraz, gracias a nuestra iniciativa de Artistic Films y Angel Mora. No se, en caso de plantearme una adaptación literaria pensaría en cuentos como "El ladrón de cadáveres" de Stevenson o en "El pozo y el péndulo" de Poe. O, mira, algo más prosaico, una de Marcial Lafuente Estefanía, ¿Porqué no?. 

- ¿Quisieras añadir algo más a la entrevista o decir algo a los seguidores de la web?

Pues que hacer "La cañada de lo ingleses" ha sido para mi un pequeño sueño realizado. Siempre me fascinó el cuentero danés, y ya en el 2005 en la celebración del bicentenario hice el espectáculo "La gran parada de Andersen" con el Duende Animación. Siempre ha estado presente en mi mente. Y ahora no concibo un Andersen que no sea Manuel, ni una sirenita que no sea Nadia. Y además un lujo, con vestuario de Yvonne Blake, música de Sergio Jiménez Lacima, fotografía de Daniel Salas, sonido de Jose Ignacio Arrufat, dirección de producción de Andrés Acevedo, con Ricardo Cruz y sus caballos... Estoy muy agradecido al equipo, sobre todo a los malagueños. Y a Erika Elizalde y a Almudena León, que me han acompañado todo el tiempo en este maravilloso viaje. 

-Agradecimientos a Victor Matellano
-Fotos cedidas por Victor Matellano para la entrevista

2 comentarios

  1. Hola!
    Muchas gracias por la entrevista! :)

    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar
  2. Vaya cambio que ha pegado el blog desde el último día que pasé por aquí... Como últimamente lo veo todo por bloglovin me lo había perdido.

    No tenía ni idea de la existencia de este corto, pero tiene un aire mágico al que será difícil escapar. No entiendo mucho de cine, ni de la historia del cine, por eso me he perdido un poco en la entrevista, pero el director parece muy entregado a su trabajo y eso siempre es sinónimo de calidad.

    Gracias por descubrirme algo nuevo, un besote ^^

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario :)