La sexualidad de una chica de 17 años a través de cuatro estaciones y cuatro canciones, desde el despertar sexual hasta su primera vez, desde la inmersión en el amor a la búsqueda de su identidad.

-YA EN CINES-















El verano que Isabelle cumple 17 años, descubre su sexualidad, pero ese primer contacto no es como ella suponía, una especie de decepción da paso a un profundo cambio, que hará que a su vuelta a la rutina, a sus estudios en una buena  universidad, a su acomodada vida familiar; a su día a día, de un giro total.

Sin motivo, sin explicación se introduce en el mundo de la prostitución. Una doble vida que compatibiliza con la normalidad diaria de una adolescente de esa edad.
Hombres de avanzada edad con los que experimenta, con los que siente; pero su secreto se viene abajo cuando uno de sus clientes, un hombre con el que de alguna manera había conectado, fallece en uno de sus encuentros.
Con esa tragedia llega el arrepentimiento que hace que se olvide de esa oscura parte de su vida, pero por desgracia, su madre, Silvie, se entera de todo. Y con ello, comienzan las preguntas, los reproches, las lágrimas, la desconfianza. Pero un día, tras un largo camino, cuando menos se lo espera y de la forma más sorprendente todo cambia.

Marine Vacth – Isabelle – dejando de lado que tiene todo el peso de la película, además, cuenta con una belleza etérea y una mirada que dan forma al personaje que interpreta, una especie de Lolita de mirada misteriosa.

Geraldine Pailhas – Silvie - tiene un papel muy intenso, me gusta como interpreta a una madre que no entiende nada, que se siente tan perdida con su hija que no tiene claro en que se equivocó.

No puedo dejar de mencionar el papelazo de Charlotte Rampling – Alice – un personaje que si bien es muy corto, pero con un gran peso en el final.

François Ozón, el director, juega con las estaciones para que cada estación empiece a través de la mirada de uno de los personajes. El verano desde el punto de vista del hermano pequeño, el otoño desde el punto de vista del cliente, el invierno del de la madre y la primavera del padrastro. Las cuatro estaciones contando los cambios de Isabelle, y de su vida.



La verdad es que es una película bastante compleja, en la que el director no da explicación alguna del motivo por el que la protagonista toma la decisión que toma. Simplemente  narra la historia, expone los hechos de forma cruda y directa, dejando que tú lo interpretes como quieras, y como no podía ser de otra forma, el final, también lo deja en manos del espectador. 



-Agradecimientos a la distribuidora

10 comentarios

  1. Me atrae muchísimo esta película :D

    ResponderEliminar
  2. Mira justo la he visto hace un par de días y no es que me disgustara la película en sí, pero sí que no se de ninguna explicación ni un final cerrado. Me dejó un poco fría.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Aiiish yo no sabía ni que existía jajaa pero me ha llamado mucho ^^
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Que buena pinta tiene, a ver si la veo algún dia. Gracias por descubrirmel!

    ResponderEliminar
  5. Lei el otro dia en una revista de que iba y no sé si me llama mucho la atención, pero me la apunto por si me da por verla.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. No me llama mucho esta vez...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Como a Margari esta vez no me llama mucho la atención :/

    Pero gracias!!

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Jup guapi, a mí la verdad que no me llama , no me convence el tema que no expliquen bien por qué la chica se prostituye...

    Un besote

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola guapa!

    Lo cierto es que la película me llama bastante, pero no sé si al final me decantaré por verla porque la veo algo rara, no sé hahaha

    Cyrelle.

    ResponderEliminar
  10. Pues a pesar de que ccomo dice, el director nos deja la libertad de decidir, pienso que este tipo de peliculas tambien tiene su encando, aunque crudas y todo, logra conectar.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario :)

Instagram