Web cultural desde hace 11 años. Administrada por María Cabal e Inés Díaz Arriero. Hace 5 años se cambió el nombre de este humilde espacio y se mudó todo el contenido a la web actual. Sabemos que todo cuesta tiempo, trabajo y esfuerzo, así que encontrarás opiniones realizadas con todo el respeto y educación del mundo, entrevistas realizadas a personas de diversos ámbitos culturales, crónicas de eventos, etc. Somos un altavoz y colaboramos con diversas editoriales, productoras, instituciones, etc. No cobramos nada y todo lo hacemos por amor al arte y a la cultura, así que ¡Gracias por pasarte por nuestro humilde espacio y seguir Paseando a Miss Cultura

ENTREVISTA CON ANTONIO SIMÓN (POR EL CUIDADOR)

 

El cuidador se podrá ver en el Teatro Bellas Artes de Madrid. La obra está basada en el libro del Premio Nobel de Literatura, Harold Pinter y está dirigida por Antonio Simón con las interpretaciones de Joaquín Climent, Álex Barahona y Juan Díaz.

DESDE EL 19 DE MARZO

 Miércoles a viernes a las 20:00h. Sábados a las 19:00h y 21:30h Domingos: 19:00h



- ¿Cuándo fue la primera vez que leyó el cuidador de Harold Pinter? ¿Qué ha cambiado desde esa primera lectura y hasta que ha hecho la obra de teatro?


Hace bastantes años, en ese momento la leí bajo la etiqueta de” teatro del absurdo “. Hoy la leo como una fábula sobre la soledad, sobre la ausencia y la necesidad de afecto y sobre la necesidad de confiar en el otro.


- ¿Cómo ha sido crear ese duelo dialéctico entre lo dramático y lo cómico? (diferenciando ambos géneros).


Para Pinter lo real y lo falso no tiene distinciones claras. Así que lo serio puede ser ridículo y viceversa.

Muchas escenas son risibles y al mismo tiempo provocan emoción y cierta tristeza. Es un equilibrio muy logrado que hace que el espectador elija en cada momento en donde se coloca. La ética de Pinter para con el espectador es enorme, lo trata como adulto.


- ¿Tenía pensado adaptar la obra a nuestros días? ¿Cómo surgió esa idea?


Sí, porque cuando Pinter la escribió se ancla en la realidad y contexto de ese momento, así que quería poner al público en una realidad cercana, aunque no se concrete exactamente.


- Aunque tengamos la guerra al lado y sigamos con la pandemia ¿Cree que esa ausencia o falta de empatía es constante? 


Sin que suene a tópico la condición humana es capaz de lo mejor y de lo peor. Sin amabilidad y respeto en el trato no hay posible empatía, cuando eso desaparece se establecen relaciones de poder y dominación, otro tema del espectáculo


- Los objetos son importantes en la obra de Pinter y también las descripciones ¿cómo ha dado forma a esa escenografía que destaca por los objetos que hay sobre el escenario y los personajes utiliza? ¿Cuál es el más representativo para usted? 


Entre los numerosos objetos que hay, el cubo que tapa la gotera y el buda son muy importantes y representan el mundo de Victor (Ashton en el original). Un mundo frágil. Él se siente protegido en ese mundo y es muy emotivo ver como se lo muestra y lo comparte con ese ser disociado y patético que es Ulloa (Davis, el vagabundo) en el original.


- Las situaciones que vemos en el cuidador están ambientadas en lugares cerrados y abrumadores ¿Cómo ha logrado esa ambientación? (en la que el espectador forma parte y siente esa sensación.


La escenografía plantea un marco cerrado elevado sobre la mirada del público que remite a una pantalla y que provoca una distorsión en la mirada del espectador. Por cierto, hay que ver el espectáculo dos veces: una desde la platea y otra desde el anfiteatro para tener una lectura global del mismo.


- Aunque el texto del cuidador parece sencillo, siempre hay que buscarle ese mensaje detrás de esa conversación o de esas palabras. ¿Cree que el espectador al salir de ver la obra se dará cuenta de esos mensajes? ¿Cree que buscará el significado detrás del texto?



Sí, de hecho, ya está pasando. En nuestro estreno en Avilés alguien dijo he aplaudido, me he emocionado y tengo mucho en que meditar.


- ¿Con que palabra o sentimiento describiría a esta obra?

Impactante. Apela a nuestra condición humana

Comentarios