Web cultural desde hace 11 años. Administrada por María Cabal e Inés Díaz Arriero. Hace 5 años se cambió el nombre de este humilde espacio y se mudó todo el contenido a la web actual. Sabemos que todo cuesta tiempo, trabajo y esfuerzo, así que encontrarás opiniones realizadas con todo el respeto y educación del mundo, entrevistas realizadas a personas de diversos ámbitos culturales, crónicas de eventos, etc. Somos un altavoz y colaboramos con diversas editoriales, productoras, instituciones, etc. No cobramos nada y todo lo hacemos por amor al arte y a la cultura, así que ¡Gracias por pasarte por nuestro humilde espacio y seguir Paseando a Miss Cultura
Send me a hello :)
Write to
paseandoamisscultura@gmail.com
or use the form below:

OPINIÓN DE LA CULTURA DEL ODIO: UN PERIPLO POR LA DARK WEB DE LA SUPREMACÍA BLANCA DE TALIA LAVIN

Lavin es la peor pesadilla de todo fascista: una joven judía sin pelos en la lengua y con los conocimientos necesarios para poner al descubierto las tácticas e ideologías del odio en línea. Lavin nos muestra rincones ocultos de la Red donde se reúnen extremistas como supremacistas blancos, ínceles, nacionalsocialistas, extremistas cristianos o los Proud Boys, tratando de comprender cómo proliferan estos grupos en Internet. En una exhaustiva y desgarradora investigación, se infiltra como una rubia nazi y como un íncel desamparado en varias de estas comunidades. Descubre inquietantes redes de jóvenes extremistas e incluso un canal de YouTube de supremacía blanca, con casi un millón de seguidores, dirigido por una niña de catorce años. Poniendo el foco en el antisemitismo, el racismo y el poder blanco, desvela los cismas, las tácticas de reclutamiento y la amenaza que representan algunas de las subculturas más viles de Internet que hacen todo lo posible por infiltrarse en la opinión pública.

Traducción de Íñigo García Ureta



La cultura del odio: un periplo por la dark web de la supremacía blanca de Talia Lavin me daba vértigo, ya que hacia mucho tiempo que no leía un libro de no ficción, narrado en primera persona y basado en hechos reales y en el propio periplo de la autora.
Soy consciente y estoy al tanto del auge de la extrema derecha en todo el mundo y me preocupa mucho este hecho, ya que parece no tener fin y no poderse frenar, así que quería leer a la periodista y conocer de primera mano lo que ella averiguó, experimentó y sintió.
Creo que Talia Lavin no era consciente de lo que se podía encontrar, creo que tenía una idea pequeña, pero en el momento en el que se metió en la boca del lobo fue un no parar.

Empiezo por el principio de mi humilde opinión e impresión y es que la autora para que entendamos a estas personas y su forma de ser, pensar y existir nos pone en antecedentes históricos. Ella para entender este racismo, antisemitismo y todo lo que conlleva ha tenido que bucear en su memoria familiar y en la historia mundial para luego focalizarse en Estados Unidos y tirar desde ahí del hilo.
La narración comienza de forma ordenada y poco a poco nos vamos sumergiendo en esos sentimientos, en esa narración que a veces es caótica y otras es muy minuciosa.
Nunca se me ha desencajado tanto la mandíbula como con este libro, pero es que no llego a entender que ella, su familia, amigos/as estén amenazados de muerte, que por redes sociales les digan tantas barbaridades y parece que nadie mueve un dedo.

Este periplo empezó por pura curiosidad, por propia iniciativa de Talia, para entender lo que ocurría o que pasaba en la cabeza de esas personas que la insultaban, amenazaban y la hostigaban en sus redes sociales.
Creo que ella era la persona adecuada para destapar esos agujeros podridos y negros de la Dark Web y lo que he me ha demostrado con este libro es que los tiene bien puestos.
Ella ha intentado tirar de la manta y lo ha hecho, pero ¡sorpresa! o no, puesto que en alguno de estos sitios webs o apps nos encontramos ante personas que han estado vinculados a Trump o a personas que han asesinado o han agredido a judíos, musulmanes, afroamericanos, Lgtbi,etc.
¿Por qué el gobierno no hace nada? ¿Por qué el Fbi o Cia no toman cartas en el asunto? Creo que no les interesa o es que tienen a personas dentro, ya que para mi sorpresa o no, Talia desvela que hay militares y personas que trabajan para las fuerzas del estado entre estos grupos supremacistas, aunque estas mismas personas están en todo el mundo...

Talia Lavin no tiene pelos en la lengua y es irónica en muchas ocasiones, pero cuando tiene que ponerse seria, lo hace. 
Yo no hubiese aguantado ni un día en los lugares (online) en los que ella ha estado y con lo miedosa, cagueta e histérica que soy....
Sinceramente, es un libro de terror, es una pesadilla y siento que el mundo se va a la mierda con todo lo que nos cuenta Talia. No entiendo al ser humano, pero leyendo este libro me he querido bajar del mundo, pero la autora y periodista nos arroja luz, nos arroja esperanza, aunque sea minúscula, porque personas como ella y otras en Estados Unidos hacen este tipo de trabajos de investigación y son un altavoz y ejemplo.
Me da igual que Talia sea judía, sea bisexual o sea lo que sea, pero lo que no es de recibo es que por ser de una religión, país e incluso ser mujer te pongan una diana en la frente.
Siento que ningún gobierno quiere meter mano a estas personas, ya sea por miedo, para no meterse en líos, pero Estados Unidos siendo un país tan de derechos humanos y palabrerías, se esté olvidando de estas personas que ya han llegado a su gobierno, que han permitido muertes, asesinatos, etc.
Tengo miedo, estoy aterrada y lo vuelvo a decir en voz alta. Ya por ser mujer tengo que estar mirando hacia atrás constantemente en la noche y en el día, pero leer este libro ha sido demoledor y me ha dejado tocada.
No se si pensar que nos merecemos la extinción o creer que sigue habiendo esperanza, pero mientras puedan hacer algo y miren hacia otro lado...

La cultura del odio: un periplo por la Dark Web ha sido un puñetazo en todo el estómago como lectora y es que no he podido elegir un libro tan directo, tan gráfico, tan real, tan...
Sentía que no podía estar a la altura de esta lectura, pero una vez terminado me alegro de haberlo leído y quiero dar las gracias a Talia Lavin por su coraje y mandarla un abrazo enorme.
Espero que todos los efectos malos de estar leyendo, escuchando o viendo cosas como las que vivió se hayan evaporado poco a poco, Seguirá habiendo personas de esta calaña, pero gracias a ella, ya estoy prevenida.


Comentarios