21 may. 2018

Opinión de La chica invisible de Blue Jeans


Aurora Ríos es invisible para casi todos. Los acontecimientos del pasado han hecho que se aísle del mundo y que apenas se relacione. A sus diecisiete años, no tiene amigos y está harta de que los habitantes de aquel pueblo hablen a su espalda. Una noche de mayo, su madre no la encuentra en casa cuando regresa del trabajo. No es lo habitual. Aurora aparece muerta a la mañana siguiente en el vestuario de su instituto, el Rubén Darío. Tiene un golpe en la cabeza y han dejado una brújula junto a su cuerpo. ¿Quién es el responsable de aquel terrible suceso?
Julia Plaza, compañera de clase de la chica invisible, está obsesionada con encontrar la respuesta. Su gran inteligencia y su memoria prodigiosa le sirven para realizar el cubo de Rubik en cincuenta segundos o ser invencible jugando al ajedrez. Pero ¿podrá ayudar a sus padres en la resolución de aquel enigma? Su madre, Aitana, es la forense del caso y su padre, Miguel Ángel, el sargento de la Policía Judicial de la Guardia Civil encargado de la investigación. Julia, junto a su inseparable amigo Emilio, un chico muy particular con una mirada inquietante, tratará de hacer todo lo que esté en su mano para que el asesinato de Aurora Ríos no quede impune.

Desde que empecé a escribir, siempre he sido partidaria de probar cosas nuevas, de experimentar, de seguir aprendiendo… Y aunque parece que no viene a cuento soltar esto en una reseña, lo digo porque en esta ocasión Blue Jeans ha salido de su zona de confort haciendo añicos las paredes. Cuando anunció la publicación de La chica invisible, enseguida me llamó la atención y me entraron muchísimas ganas de leerlo. Me mataba la curiosidad. Y he de decir que me ha sorprendido muy gratamente y se ha convertido, con diferencia, en mi libro favorito del autor.

En La chica invisible nos encontramos con una novela de misterio en la que todo un pueblo se pone patas arriba a causa de un asesinato. La víctima es una adolescente que ha aparecido muerta en el vestuario del gimnasio de su propio instituto. A partir de ese momento, comenzará una investigación en la que cualquiera puede resultar sospechoso.

La protagonista de esta historia es Julia, una compañera de clase de la chica asesinada. Julia es muy inteligente, tiene memoria fotográfica y es capaz de descifrar enigmas a la velocidad de la luz. Además, al ser tan aficionada a las novelas de Agatha Christie como el propio Blue Jeans, no dudará en tratar de resolver el caso por sí misma. La verdad es que el punto de partida para ella es sencillo, ya que sus padres son el sargento de la Policía Judicial y la forense encargados del caso, por lo que Julia podrá acceder a los documentos confidenciales de manera muy rápida.

La historia está ambientada en un pueblo pequeño en el que todo el mundo se conoce y todos tienen algo que decir al respecto, ya sea para aportar datos reales o para, simplemente, malmeter o verter opiniones sin ningún fundamento. Creo que el autor ha reflejado muy bien la realidad de las reacciones de la sociedad y la prensa ante un caso de este estilo. Todo lo que pasa es perfectamente creíble si lo comparamos con cualquiera de los casos reales que han estado en auge en los medios de comunicación durante los últimos años.

Como digo, La chica invisible es un cambio de registro tremendo para Blue Jeans, pero lo que sí que ha mantenido es su estilo personal. Igual que sus anteriores novelas, esta también está escrita con un estilo cercano, directo, ágil y desenfadado. Los capítulos son cortos y el ritmo ameno hace que pases las páginas casi sin darte cuenta. Lo que sí quiero destacar en este aspecto es que he notado que ha estado más comedido a la hora de citar marcas comerciales y personajes famosos, cosa que yo he agradecido porque el exceso de este recurso solía conseguir sacarme continuamente de la historia en sus anteriores novelas.

A lo largo de la novela, vamos acompañando a Julia en sus pesquisas. El libro está lleno de enigmas, pistas y trampas para despistar, por lo que es imposible perder el interés. Yo entré al juego desde el principio, me enganchó y estuve haciendo mis propias hipótesis todo el rato. Ha sido el típico libro que estaba deseando tener un ratito libre para cogerlo y seguir leyendo a ver qué pasaba. Así como dato de lectora orgullosa, he de decir que tenía tres sospechosos principales y que al final acerté con la elección del asesino.

Como puntito negativo quiero mencionar que se me ha quedado un poco floja la parte amorosa. No llegó a convencerme en ningún momento, no sé, me dio la sensación de que le faltaba fuerza, que estaba como sin terminar.

Y lo que no me ha gustado nada de nada (y lo siento mucho) ha sido el epílogo. Es como un capítulo añadido que no tiene nada que ver con el resto de la historia y que, de hecho, tiene toda la pinta de dejar abierta una puerta enorme a una segunda parte. Me quedé un poco descolocada sobre todo porque tengo entendido que dijeron que era un libro autoconclusivo (aunque a lo mejor estoy equivocada), pero el caso es que fue como borrarme de un plumazo la maravillosa sensación que tenía después del último capítulo, así que para mí el libro acaba justo antes de empezar este epílogo.

En general, La chica invisible es un libro que me ha gustado bastante. Adictivo, lleno de intriga, ameno y que invita al lector a permanecer activo durante sus más de quinientas páginas. ¡Felicidades a Blue Jeans por haber tenido la valentía de arriesgarse a probar algo tan diferente y por haber obtenido un resultado tan bueno!

—Opinión de Inés Díaz Arriero—

Previous Post

Next Post