27 dic. 2017

Opinión de Playlist las canciones de mi muerte de Michelle Falkoff

LO QUE SABE SAM:
Hubo una fiesta.
Hubo una pelea.
A la mañana siguiente, su mejor amigo, Hayden, está muerto.
Todo lo que le ha dejado es una lista de canciones y una nota suicida.
PERO LO QUE NO SABE ES:
¿POR QUÉ?

A Sam le gustan los videojuegos, las tiendas frikis, los cómics y la música. Hayden era su único amigo hasta que una mañana lo encuentra muerto junto a una nota de suicidio en la que le pide que escuche una lista de canciones que ha dejado para él a modo de explicación de lo que ha pasado. Desde ese momento, la vida de Sam se derrumba por completo. Aunque no llega a entender lo que pasó, se siente culpable. Además, los tres matones del instituto están siendo atacados uno a uno y un personaje misterioso ha empezado a comunicarse con él a través del chat de su videojuego favorito.

Cuando leí la sinopsis de Playlist: las canciones de mi muerte, me llamó muchísimo la atención. Y sí que me ha gustado, aunque esperaba un poco más de él.

La estructura, en principio, me pareció bastante original. Cada capítulo se corresponde con una de las canciones de la lista que Hayden dejó para Sam. Esto hace que la lectura sea una experiencia más completa, porque el lector las puede ir escuchando a la vez que el protagonista y saber cómo suena exactamente esa parte de la historia. Sin embargo, la realidad es que las canciones al final no tienen prácticamente peso en la trama, no aportan nada a la resolución del «misterio» y de hecho se podría prescindir de ellas y la novela sería la misma.

El libro está narrado en primera persona por Sam, por lo que vamos descubriendo las cosas a la vez que él. Como personaje, Sam me ha gustado mucho. Es cierto que a primera vista puede parecer el típico protagonista marginado y friki, pero a medida que lo conocemos va rompiendo estos esquemas prediseñados. Sí que es cierto que Sam es friki y tímido, pero lo que le hace original es que él no quiere cambiar. Le gusta cómo es y aunque es consciente de que a veces es necesario tener personas cerca con las que compartir los momentos, él no está dispuesto a renunciar a sus gustos y su personalidad para gustar a los otros.

También hay algunos personajes secundarios que creo que valen mucho la pena y me hubiera gustado poder conocerlos un poco más a fondo. Para mí, Jimmy, el novio de la hermana de Sam, ha sido uno de los mejores del libro y pienso que podría haber tenido mucho más peso en la historia.

Quizá la trama es lo que más me ha fallado. La idea es muy buena, pero me da la sensación de que Michelle Falkoff no la ha sabido aprovechar del todo. Aunque no tiene giros espectaculares y es bastante predecible, podría haber sido una gran novela si se hubiera profundizado un poco más en todo en general (tanto personajes, como historia). Mientras leía me parecía que iba pisando de puntillas por encima de la trama, sin conseguir en ningún momento meterme en su interior. El misterio no es mucho y el intento de explicación de la parte del «personaje misterioso del chat» me ha rechinado un poco.

Con lo que sí me quedo es con el mensaje que nos da al final. Tenía miedo de esto, porque en otros libros/series sobre el tema, me quedé con una sensación horrible del mensaje que se estaba dando. En este caso esto se hace muy bien, porque lo que queda después de cerrarlo es una oda a la reconciliación, tanto con los demás, como con el entorno y sobre todo con uno mismo.

En resumen, Playlist: las canciones de mi muerte ha sido una lectura entretenida, con un protagonista con personalidad y un gran mensaje final. Una novela perfecta para esos momentos en los que apetece un libro rápido y ligero, que no ahonde mucho en la trama y permita descansar de lecturas más densas, sin más pretensiones.

—Opinión de Inés Díaz Arriero—

Previous Post

Next Post

Get the latest updates

Instagram