Web cultural desde hace 11 años. Administrada por María Cabal e Inés Díaz Arriero. Hace 5 años se cambió el nombre de este humilde espacio y se mudó todo el contenido a la web actual. Sabemos que todo cuesta tiempo, trabajo y esfuerzo, así que encontrarás opiniones realizadas con todo el respeto y educación del mundo, entrevistas realizadas a personas de diversos ámbitos culturales, crónicas de eventos, etc. Somos un altavoz y colaboramos con diversas editoriales, productoras, instituciones, etc. No cobramos nada y todo lo hacemos por amor al arte y a la cultura, así que ¡Gracias por pasarte por nuestro humilde espacio y seguir Paseando a Miss Cultura
Send me a hello :)
Write to
paseandoamisscultura@gmail.com
or use the form below:

A voz en cuello, Sergio Peris-Mencheta y Marta Solaz homenajean a Mario Benedetti. Todos los jueves de noviembre en el Teatro del Barrio


En esencia, un relato de Mario Benedetti incluido en su obra El porvenir de mi pasado, concebido como un recorrido a través de la emisión de diez programas nocturnos de radio. Desde la intimidad –y la nocturnidad– que se respira en el estudio, el locutor Leandro Estévez cuenta anécdotas en primera persona, desgrana su día a día, y habla, sobre todo, de la palabra.

De su uso. Y de su desuso. De la necesidad de contar, de hablar, de comunicar, de ser escuchado y de escuchar. Y del miedo a hablar. Y del miedo a que el otro hable. Y del miedo a que hablemos.

Y todo ello acompañado por poemas del propio Benedetti, musicados y cantados en directo por la voz de una mujer.

Un programa de radio nocturno.
La voz de un locutor que desgrana retazos de su vida,
y una gramola que convierte la poesía en canción.
Emisor y receptor, y en medio la palabra.
La dicha, la recitada, la gritad.
Pero también la silenciada.
Un espectáculo teatral para ser “visto por los oídos”,
en torno a la libertad de expresión.

“Las palabras como hilo conductor. Esas que salen de la boca, y se meten en orejas, y en cerebros, y, en el más incisivo de los casos, en los corazones. Y las que no salen nunca, no tanto por pereza de uno mismo, como por miedo a la venganza, la represalia o la multa. Palabras que podrían mejorar el mundo, y se quedaron en la punta de la lengua, hinchándola, espumeando salivas y llenando de caries los molares. Palabras estranguladas. Amordazadas”.

Comentarios