Web cultural desde hace 11 años. Administrada por María Cabal e Inés Díaz Arriero. Hace 5 años se cambió el nombre de este humilde espacio y se mudó todo el contenido a la web actual. Sabemos que todo cuesta tiempo, trabajo y esfuerzo, así que encontrarás opiniones realizadas con todo el respeto y educación del mundo, entrevistas realizadas a personas de diversos ámbitos culturales, crónicas de eventos, etc. Somos un altavoz y colaboramos con diversas editoriales, productoras, instituciones, etc. No cobramos nada y todo lo hacemos por amor al arte y a la cultura, así que ¡Gracias por pasarte por nuestro humilde espacio y seguir Paseando a Miss Cultura
Send me a hello :)
Write to
paseandoamisscultura@gmail.com
or use the form below:

La casa del lago Berlín. Una casa. Cinco familias. Cien años de historia


En la primavera de 1993, Thomas Harding viajó a Berlín con su abuela para visitar una casita a orillas de un lago. Era su «lugar del alma», decía la anciana -un refugio que se había visto forzada a abandonar cuando los nazis llegaron el poder. Veinte años después, Thomas regresó a Berlín. Ahora la casa estaba vacía, en ruinas, y su demolición era inminente. Un sendero de cemento atravesaba el jardín, señalando el lugar donde había estado el Muro de Berlín durante casi treinta años. Por todas partes había indicios de lo que fue antiguamente aquella casa, rastros de cinco familias que antaño tuvieron allí su hogar. 

Thomas Harding cuenta la historia de este pequeño edificio de madera, que es también la crónica de un siglo violento y agitado y de la vida de sus habitantes: un terrateniente noble; una próspera y respetada familia judía, los Alexander; un famoso compositor nazi; una viuda y sus hijos; un espía de la Stasi... Desde finales del siglo xix hasta la actualidad, desde la devastación de dos guerras mundiales hasta la partición y la reunificación de una nación, esta es una historia de supervivencia, de alegrías y felicidad doméstica, de terribles penas y tragedias, y de un odio transmitido a lo largo de varias generaciones.

Comentarios