15 dic. 2014

Las ranas también se enamoran de Megan Maxwell

Marta Rodríguez es una joven y divertida madre soltera que conduce una Honda CBF 600. Trabaja en el taller de moda flamenca de Lola Herrera, donde hace un poco de todo. Tan pronto soluciona temas de banco como diseña y cose el mejor vestido de flamenca. La vida de Marta, y su entorno, da un giro de 180 grados cuando el hijastro de su jefa, Philip Martínez, un empresario inglés, serio a la par que sexy, se cruza en su camino. ¿Qué será Philip, una rana o un sapo más en el gran charco de la vida?





Paperback, , 384 pages/Published September 2011 by Versátil/Nota 4




En ocasiones me gusta ir a contracorriente de la gente, cuando se ha pasado el boom del libro, me gusta leerlo tranquilamente y saboreando cada palabra, cada letra o cada frase sin prisas y sin modas.
Me gusta mucho la autora Megan Maxwell y Las ranas también se enamoran tiene una mezcla de cosas que han hecho de esta lectura algo especial.
Los personajes es algo con lo que he disfrutado, cada uno diferente y con unas ideas propías pero en las malas y en las buenas se han estado apoyando desde que se conocen.
Doña Lola es un personaje entrañable por su sabiduría pero también por los consejos, Marta en el otro extremo con un pasado complicado y bastante triste, es una luchadora se ha sabido sobreponer.
Personajes de todas las edades y de diferentes status social se dan cita en "Las ranas también se enamoran" un libro que de buenas a primeras te partes de risa mientras todo el mundo te mira pensando ¿Qué chiste la habran contado? y al cabo de cinco páginas más adelante estás con un pañuelo o quieron estrangular con Marta a Philip.
La trama tiene vida, como lectora me ha gustado formar parte del equipo de Lola e ir poco a poco conociendo todo el mundo de la costura, a los empleados,a Marta y a su hija...
Es una historía aunque alocada en un principio luego va cogiendo forma de algo más serio, de como los sentimientos tocan el corazón y todo se vuelve más centrado pero a la vez no sabes como terminará porque este libro tiene el mismo carácter que Marta, la protagonista.
Megan relata una época difícil como es la adolescencia y las malas decisiones que a veces se toman, nos adentra en la noche Londinense, en el Madrid más castizo.
Crea a dos personajes que no tienen nada que ver, pero a la vez lo tienen todo, buscan algo que sin darse cuenta han ido construyendo.
Los secundarios son una maravilla, aportan frescura, situaciones divertidas....Son personajes que con solo mirarse entre ellos se entienden y eso da vida a toda esta historía.
Se lee en nada, es un libro muy ágil y con mucho corazón.


Previous Post

Next Post

Get the latest updates