Welcome

Web cultural creada hace 12 años. Administrada por María Cabal e Inés Díaz Arriero. Hace 5 años se cambió el nombre (soycazadoradesombrasylibros) de este humilde espacio y se mudó todo el contenido a la web actual. Sabemos que todo cuesta tiempo, trabajo y esfuerzo, así que encontrarás opiniones realizadas con todo el respeto y educación del mundo. Entrevistas a personas de diversos ámbitos culturales, crónicas de eventos, etc. Somos un altavoz y colaboramos con diversas editoriales, productoras, instituciones, etc. No cobramos nada y todo lo hacemos por amor al arte y a la cultura, así que ¡Gracias por pasarte por nuestro humilde espacio y seguir Paseando a Miss Cultura. Logo del blog realizado por @Arandanity Brujas realizadas por @ReiRei_Mv

Slider

Qué le ocurrió a Trevor. Parte 2

Dos textos de Lauren Kate inéditos se han dividido en tres partes cada uno y se han repartido entre 6 blogueros.Aquí tenéis un trozo de un texto ¿Que te parece? ¿Te unes a la búsqueda del resto?

1

Quizá debería haberse puesto otra cosa en lugar de aquella camiseta blanca llena
de manchas de grasa y los vaqueros recortados del taller. Luce tiró de la goma de pelo
para soltarse la larga trenza que se hacía siempre para trabajar y pudo sentir los ojos de
Trevor clavados en su pelo negro y ondulado que se abrió por su espalda. –Algo de beber
me parece buena idea.
Trevor sonrió y la llevó hacia el bar.
En medio del césped, Rachel había reunido junto a ella a su grupito de aduladoras.
Cuando Luce pasó a su lado con Trevor, Rachel levantó la nariz y husmeó a su alrededor.
–¿Qué es lo que huele a gasolinera?
–Eau de proletaria, –respondió la segunda de Rachel. Shawna Clip era tan odiosa
como Rachel, pero no tan lista.
–Disculpa, –dijo Trevor sacando a Luce de allí. –Son unas arpías.
Luce se ruborizó. No le importaban los insultos de Rachel, pero sí la había
sonrojado que Trevor se preocupara por ella. Él la miró durante un momento y se la llevó
sin detenerse en el bar. –Mejor pensado, el padre de Rachel también guarda bebida en las
cabañas. –Trevor le sonrió y señaló el bosque con la cabeza, hacia el lugar donde el
camino a la luz de la luna llevaba al lago Winnipesaukee. Las antorchas de bambú
terminaban donde estaban ellos. Más allá estaba el bosque: profundo y oscuro.
Luce dudó un momento. El bosque era una de las razones por las que evitaba
aquellas fiestas. Para cualquier otro, la oscuridad de la noche significaba hacer locuras en
el buen sentido.

2
Para Luce era la hora en la que surgían las sombras.
Otro tipo de locura mucho más terrible.
Pero esta era la primera vez que se encontraba junto a Trevor sin un escalpelo en
la mano ni respirando formaldehido. Y no iba a estropearlo como una cría miedosa que
no se atreve a acercarse al bosque.
–¿Tenemos que cruzar por allí? –Luce tragó saliva.
Él le acarició la mejilla con el pulgar. Aquello la estremeció. –Está oscuro sólo
hasta llegar al claro del bosque. Yo te llevaré de la mano todo el camino.
Era la mejor oferta que podía imaginar, pero Luce no sería jamás capaz de
explicar a Trevor por qué no era suficiente. Por qué sentía como si se adentrara en una
pesadilla de la que no podría despertar jamás. Si las sombras estaban allí dentro, la
encontrarían. Se abalanzarían sobre ella como finas hojas de hielo negro. Pero no podía
explicárselo.
La oscuridad se hizo mayor a medida que caminaban. Luce podía notar una
presencia tenebrosa en los árboles que les cubrían, escuchar un tenue silbido que recorría
las ramas, pero no despegó los ojos del suelo.
Hasta que algo la pellizcó en el hombro. Algo frío y punzante que le hizo dar un
salto, directa a los brazos de Trevor.
–Tranquila, no hay nada que temer. ¿Lo ves?
Trevor intentó que se diera la vuelta, pero Luce le apartó la mano. –Vamos de una
vez a la cabaña.
Cuando llegaron al claro, afortunadamente la luna volvió a iluminarlo todo. Una
pequeña hilera de cabañas apareció ante ellos.

3
Luce echó un vistazo al bosque, pero no pudo encontrar el camino de vuelta a la
fiesta. Tuvo la sensación de volver a escuchar la sombra sibilante en los árboles.
–Te echo una carrera, –dijo Luce.
Echaron a correr hacia la primera cabaña, Trevor justo detrás de ella, hasta que los
dos se chocaron con la puerta. Reían sofocados. El corazón de Luce estaba disparado por
el esfuerzo, el miedo y la nerviosa expectativa de lo que hacían tan lejos del resto.
Trevor buscó en su bolsillo y sacó una llave.
La puerta se abrió con un crujido y entraron en la cabaña despejada y limpia.
Había un hogar para el fuego, una pequeña cocina, y una cama king–size bien visible.
Hace sólo una hora, Luce jamás habría podido creer que estaría a solas en una cabaña con
el chico del que llevaba tres años tan colgada. Ella no hacía esa clase de cosas. No había
hecho nada igual en toda su vida.
Trevor se dirigió directo a la barra de bar que había en la cabaña y comenzó a
servir algo marrón de una botella escarchada. Cuando Luce cogió aquel vaso lleno hasta
la mitad, ni siquiera sabía que no tenía que beberse de un solo trago.
–¡Uau! Él se rió al ver que a Luce el alcohol le produjo una arcada. –Por fin
alguien que necesita un trago tan desesperadamente como a mí.
Si Luce no se hubiese retorcido porque se había abrasado la garganta, entonces
habría reído y corregido la frase de Trevor, explicándole que lo que él quería decir era:
“alguien que necesita un trago tan desesperadamente como yo”. En realidad lo que él dijo
significaba que ella necesitaba un trago tan desesperadamente como lo necesitaba… a él.
Él le cogió el vaso vacío, le pasó un brazo por la cintura y se la acercó hasta
estrechar sus cuerpos. Ella podía sentir su pecho fuerte, la calidez de su piel.

4
–Lo mío con Rachel ha sido un error, ¿sabes?
Oh dios. Ella debería sentirse mal por aquello, ¿no? Él iba a besarla y ella quería
devolverle el beso, y eso significaría que su primer beso iba a ser con alguien que tenía
novia. Una auténtica bruja, pero una novia al fin y al cabo. Luce sabía que lo de Trevor
con Rachel era un error, pero de repente se dio cuenta de que Trevor estaba mintiendo.
Porque él no lo sabía. Sólo lo decía para que ella le siguiera el juego. Porque
probablemente él sabía que ella le adoraba. Seguro que estos años la había pillado mil
veces mirándole y estaba muy seguro de lo que ella sentía por él.
Trevor le gustaba, sí, pero hasta ese momento había sido una especie de fantasía
inalcanzable y ahora, tan cerca de él, no tenía ni idea de qué hacer.
Trevor acercó su cara a la de Luce y sus labios casi se rozaron mientras ella
pensaba que sus ojos eran diferentes a los que tantas veces había observado en el catálogo
anual de la escuela.
Y de repente se dio cuenta de que en realidad no lo conocía.
Pero quería seguir. Quería saber que se sentía cuando la besaban, pero un
auténtico beso, un beso intenso abrazada contra la pared, hasta marearse, hasta estar tan
repleta de pasión que no quedara en ella lugar para sombras, bosques oscuros o visitas a
la clínica.
–¿Luce? ¿Estás bien?
–Bésame, –susurró.


© 2010 por Tinderbox Books, LLC y Lauren Kate.








*Agradecimientos a Montena

Comentarios

  1. Te atrapa y no te deja ...(me gustó . A buscar lo que falta)

    ResponderEliminar
  2. Qué precioso! :o)
    Y me ha encantado la imagen de It's not just a summer fling...
    Romanticote al máximo.
    Besotes marinos.

    ResponderEliminar
  3. Me han encantado los fragmentos, Lauren cada vez escribe mejor ^^


    Saluditos!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Ya tengo un texto completo *_*

    Gracias por el fragmento :3

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. uauh! ojala salga ya el libro!
    pasate cuando quieras por mi blog:
    http://adictaloslibros.blogspot.com
    Te espero ;)
    besos!

    ResponderEliminar
  6. Guoo!!! He buscado los tres fragmentos. Ha sido divertido ;P
    Me encanta esta trilogía, espero que en el tercero expliquen el porqué de Trevor, que no me queda claro el tema jjijijij

    Gracias a los tres blogs!!!! ;D

    Diana.T.
    Té Negro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

La nueva politica de privacidad donde encontrarás información acerca de comentarios, entradas...https://blog.paseandoamisscultura.com/2010/09/Contactme.html

Pinterest

Write to

use the form below: